Bolsa, mercados y cotizaciones

Toca desacelerar ciclo en cartera en 2022, sin olvidar que la recuperación continúa

  • Tecnología, transporte y consumo son los sectores más respaldados
  • Menos exposición a materias primas, pero no a acero ni industria
Rally Dakar. EP

No ha sido fácil emprender una carrera sin saber qué habrá al otro lado de la duna, en un clima extremo, con jornadas en las que parece que todo se puede ir al traste y cuando, al fin, tras meses de competición, el todoterreno ha vuelto a averiarse en medio de un desierto de dudas. Sin embargo, los expertos confían en que, tras una parada obligada para tomar fuerzas y reparar el daño de esta travesía por la arena, el motor volverá a funcionar, aunque haya sido necesario para ello hacer algunos cambios.

A las puertas de 2022, y tras un año en el que los valores más cíclicos brillaron y hoy tratan de recuperarse de la corrección que comenzó en noviembre, la pregunta que todo inversor se hace estos días es: ¿Debo seguir posicionado en ciclo puro o es momento de rebajar exposición e ir hacia firmas defensivas? Es difícil contestar a esto porque la recuperación que se esperaba ni siquiera se ha consolidado; y aunque cae la euforia por materias primas, petroleras y acereras, no repunta necesariamente por sectores defensivos como las utilities.

Si existe una certeza para los analistas es que los próximos doce meses depararán más volatilidad y más inflación, con lo que una de las claves es saber posicionar la cartera en aquellas compañías que templen bien o juegue a su favor el alza de los precios. "Los inversores debería preparar sus carteras para episodios de volatilidad y una inflación persistente, probablemente diversificando", comentan en Allianz Global Investors. Pero no hay que engañarse. 2022 sigue siendo el año de la recuperación, como lo fue ya 2021, que a falta de cuatro sesiones para echar el cierre, ha reportado ingentes ganancias a las principales plazas -con un 25% para el S&P 500 y otro 19% para el EuroStoxx 50, las mayores desde 2019-.

¿En qué sectores hay que estar? No hay quórum entre los analistas. Es difícil aún. Pero sí existe cierto consenso en que los sectores llamados a destacar en 2022 son el consumo (ante elevadísimas tasas de ahorro de los ciudadanos tras la pandemia), el sector financiero (con la previsión de tres subidas de tipos en EEUU este año, también en Reino Unido), la tecnología que sigue con su tendencia alcista; energías renovables y alternativas; inmobiliario, logística e infraestructuras, que se benefician del alza de la inflación -siempre que la economía crezca-; y algo de industria y de turismo, de manera selectiva, que siguen estando muy penalizados por las restricciones. Y, atención, porque hay otra novedad: los analistas prefieren Europa frente a EEUU. "En 2022 las acciones europeas se desquitarán de su peor comportamiento frente a las del resto del mundo", apunta AndBank, muy a favor del ciclo; y desde Bankinter insisten que hay más potencial aquí, aunque, un año más, veremos si Wall Street no sigue batiendo máximos.

Consumo

"Las expansiones [económicas] tienden a durar al menos un par de años, y esta no empezó técnicamente hasta la primavera de 2021 y está previsto que continúe hasta bien entrado el 2023. Por todo ello, creemos que esta recuperación tiene recorrido. El consumidor mundial ha acumulado unos impresionantes ahorros adicionales gracias a la pandemia. Así pues, esperamos que la economía mundial se mantenga firmemente en expansión [auge] en 2023, y que los mercados financieros se comporten en consecuencia, según el reloj del ciclo económico y de inversión", sostienen desde Generali Investments. Es difícil encontrar una voz contraria y que piense que 2022 va a ser un año malo, literalmente, para el mercado. Existe la creencia de que habrá ganancias en bolsa, ajustadas al crecimiento de los beneficios de las compañías, aunque más moderadas que el año que está a punto de terminar. "Estará guiado por los mismos motivos que ya han respaldado la recuperación en 2021: una demanda sólida, una política monetaria acomodaticia y una continua relajación de las restricciones ante el Covid", apunta Credit Suisse.

"El auge sin precedentes del gasto en bienes durante la recuperación se ha visto impulsado porque ha captado parte del dinero que antes se dirigía a turismo y a restauración -ante las restricciones de movilidad- y que se ha focalizado mucho en productos electrónicos. No hay que olvidar que la producción siempre ha estado por detrás de la demanda", continúa la firma suiza, lo que le lleva a posicionar al sector consumo como uno de los ganadores de 2022. Si se mira a las cotizadas europeas, el consumo y la distribución ocupan el tercer lugar por volumen de recomendaciones de compra, solo por detrás de la tecnología y el transporte. Un total del 53% de sus 104 firmas logra el respaldo de los analistas y, de media, cuentan con un potencial del 23% a doce meses. ¿Quién entra en ese consumo? Destaca el lujo, con firmas como LVMH y Kering (dueña de Gucci); firmas de alimentación y bebidas como Nestlé, Diageo y AB Inbev; y también automovilísticas, muy castigadas ante el colapso de las cadenas de suministro. Los mejores consejos son Stellantis y Daimler.

Financiero

¿Será 2022 el año del despertar de los bancos? Es una profecía que nunca llega a cumplirse, pero sí hay un cambio significativo en el contexto: los bancos centrales vuelven a la senda de subir tipos de interés. Esta vez sí. Y esto es gasolina para el sector. La Reserva Federal lo hará tres veces en 2022 -según lo anunciado-; el Banco de Inglaterra también; y el BCE dice querer esperar hasta 2023, a pesar de la presión que implica una inflación al alza. Se espera que el IPC subyacente sea del 4,4% a cierre de 2021 en EEUU y del 2,7% el año que viene; en la eurozona, del 2,6% y 3,2% respectivamente. Además, en la eurozona se ha despejado la incógnita de qué será de la morosidad después de la pandemia. No ha pasado lo peor y nadie lo espera para este año.

Para Bankinter el financiero es su cuarto sector preferido del año, por detrás de tecnología, consumo/lujo y semiconductores. "Hay una mejora de los dividendos, la morosidad está controlada y el repunte de las rentabilidades de los bonos es aire fresco para el margen de intereses" de las entidades, enumeran sus analistas. La mitad de las entidades financieras en Europa son compra dentro del Stoxx, y tienen un potencial del 20%. En España, hay tres: Santander, CaixaBank y Unicaja (aunque no se incluye en el índice europeo). Entre los mejores valores destacan las aseguradoras Prudential y AXA, en bancos, Unicredit y BNP Paribas; entre las bolsas la London Stock Exchange, y entre los reits, la alemana Vonovia y la francesa Gecina, especializadas en vivienda residencial y oficinas. Tras casi dos años de pandemia, las socimis residenciales han tomado ventaja sobre el resto de sus comparables ante el auge del teletrabajo. Solo la logística, ante el alza de la venta por Internet, supera al residencial en expectativas de rentabilidad.

Energía, industria y turismo

Las energías renovables se han descubierto en 2021 como la tendencia del momento. Los expertos reconocen que hay que estar posicionados en este tipo de compañías en 2022 y en adelante. Hay que subirse a la ola de tendencias estructurales. En lo que respecta a los valores vinculados a materias primas, el consenso está lejos de posicionarse a su favor en estos momentos. Se decanta más por acereras, donde ArcelorMittal es la mejor recomendación de todo el Stoxx. Es la favorita también para firmas como JP Morgan, que le da un potencial del 66% hasta 47 euros.

Por otro lado, Credit Suisse destaca al sector industrial como "el más sensible a la producción y tráfico de manufacturas mundial. Esperamos una moderación de las presiones de la cadena de suministro en 2022 y volver a un mundo normalizado" en el que cree que las firmas industriales "brillarán". ¿Mejores recomendaciones de entre las grandes firmas? Se siguen repitiendo las de siempre: Smurfit Kappa, Linde y Vinci. ACS se cuela también en los primeros puestos.

¿Y qué hay del turismo? A sabiendas de que será un año de volatilidad, contar con compañías como aerolíneas y hoteleras servirá para llevar al límite a la cartera, visto cómo ha resultado 2021. "Sobreponderamos aerolíneas ante un descuento muy excesivo en bolsa a la expectativa de la post-pandemia", sostiene Bank of America. Un 56% de las 18 firmas de transporte del Stoxx son recomendación de compra y este es el segundo porcentaje más elevado, por detrás de la tecnología. Ryanair e IAG cuentan con el mayor respaldo de los analistas, a pesar de que la firma con sede en Dublín acabe de empeorar sus expectativas para el año, hasta registrar, de nuevo pérdidas. Será en 2022 cuando regresen a resultado neto positivo, dicen los analistas, aunque todavía no a dividendo.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin