Bolsa, mercados y cotizaciones

Los gestores de fondos logran salvar pérdidas en el año aciago de la renta fija

  • Los productos de renta fija europea solo caen un 0,22% mientras que los de renta fija global ganan un 0,30%
Madrid

Aunque el auge de la gestión pasiva se sustenta en la idea de que los profesionales de la inversión tienen muy complicado batir a los índices de referencia con sus fondos, en el mundo de la renta fija no suele ocurrir de manera tan contundente como en la renta variable, y este ejercicio al que le falta poco para terminar es una buena prueba de ello.

Mientras que las tensiones inflacionistas a lo largo del año han elevado el rendimiento de los bonos y, por tanto, han sufrido caídas por precio -su comportamiento es inversamente proporcional al de su rentabilidad-, los fondos de deuda están consiguiendo esquivar las pérdidas. En el caso de los productos de renta fija europea, la revalorización media sufre una merma de tan solo el 0,22%, con datos de Morningstar a 20 de diciembre, mientas que los fondos de renta fija global ganan un 0,30%.

Estos porcentajes muestran que la gestión activa sí que puede ayudar a los inversores a minimizar e incluso eludir quebrantos en su cartera, sobre todo los más conservadores, que suelen tener una cantidad más elevada de su patrimonio en activos de deuda; sobre todo si se compara con la evolución de los índices de Bloomberg, que muestran una pérdida de casi el 5% en el índice global de deuda y del 1,52% en el caso del índice paneuropeo, selectivos que recogen una muestra representativa de bonos en ambas zonas geográficas.

Esta preocupación por el aumento de los precios se ha visto de manera clara en el bono a diez años norteamericano, que llegó a rozar el 1,5% de rentabilidad, aunque ahora se ha relajado 30 puntos básicos, pero el inversor ya pierde hasta un 5,03% en el año por precio. Esta inquietud se ha trasladado positivamente a los bonos ligados a la inflación, que han sido los grandes beneficiados -como se comprueba al analizar los fondos de deuda global y europea más rentables de 2021 (ver gráfico)-, debido al incremento generalizado de la subida de precios en todo el mundo; y los bonos de alta rentabilidad o high yield, aparte de los deuda subordinada y financiera, por la expectativa de subida de tipos de interés, como ya ha anunciado la Reserva Federal norteamericana para el próximo año.

Es cierto que estas medias de los fondos de deuda europea y globales están desvirtuadas por la alta revalorización conseguida precisamente por los fondos centrados en la inflación y el high yield, pero no cabe duda que la gestión activa se está imponiendo en renta fija.

Estrategias ganadoras

Rafael Valera, CEO y gestor del Buy&Hold Deuda, el fondo español con una estrategia flexible más rentable del año, al ganar un 4,80%, explica que se han centrado en deuda corporativa de sectores como banca, petróleo, navieras, líneas aéreas, hoteles, financieras de consumo o constructoras, donde "las empresas compiten fundamentalmente por precio y necesitan de la deuda para lograr unos retornos sobre el capital aceptables para sus accionistas", comenta.

"Hemos estado con duraciones cortas, teniendo en cartera una posición de bonos de Reino de España donde estamos vendidos a través de futuros, pensando que en los próximos años será difícil continuar financiándonos a niveles tan cercanos a cero como lo estamos hoy", subraya.

Mutuafondo, con un 0,81%, es el fondo español de renta fija con mayor patrimonio que mejor resultado está cosechando, solo por detrás del Caixabank Master RF Advised By, asesorado por Amundi. Gabriel Pañeda, director de renta fija de Mutuactivos, comenta que la principal estrategia ha sido apostar por la reapertura de la economía y la continuidad de los apoyos monetarios y fiscales. "Nos centramos en bonos ligados a los sectores del transporte, turismo o energía. Tanto en emisiones senior como en deuda subordinada. Lo combinamos con un posicionamiento con poca sensibilidad a tipos de interés en Europa y con coberturas ante una posible subida de los tipos de interés americanos y de la inflación, en general. En la actualidad, con los tipos en mínimos y los diferenciales de crédito estrechos, vemos oportunidades limitadas en la renta fija, por lo que volvemos a tener mucha liquidez en las carteras, por si hay alguna corrección. Esta estrategia de no perseguir al mercado nos ha funcionado muy bien en el pasado", señala.

Pese a todo, una razón para seguir apostando por la renta fija europea la proporciona Roberto Mínguez, gestor del Santander RF Ahorro. "El mercado no descuenta ninguna subida de tipos en la Eurozona para 2022 y quizá, según evolucionen inflación y crecimiento, podamos tener la primera subida para mediados de 2023. Así, la subida de tipos será mucho menor y más paulatina a este lado del Atlántico, afectando en mucha menor medida a los fondos europeos que a los norteamericanos", asegura.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin