Bolsa, mercados y cotizaciones

Jack Dorsey cambia el tuit por la revolución financiera en Square

  • El cofundador de Twitter pone fin a su segunda etapa como CEO

Jack Dorsey fue alcalde por un día del municipio de Jun cuando lo visitó en 2017, un pueblo granadino de 3.500 habitantes que se ha ganado la fama de ser el más tuitero de España por su sistema de comunicación directa entre la población y los empleados públicos. "Le entregué la vara de mando que perteneció al primer alcalde de Jun en 1812 y le expliqué que la convención española dicta que los alcaldes solo pueden pasar su vara de mando al Rey de España", escribió el entonces regidor José Antonio Rodríguez Salas en el servicio de publicación de blogs Medium. "Y, como Jack es el Rey de Twitter, se la pasé con mucho gusto", contó Salas.

Curiosamente, Medium es una plataforma puesta en marcha por Evan Williams y Christopher Stone, a su vez cofundadores de Twitter junto a Noah Glass y Jack Dorsey en 2006 -si bien este último es el rostro más conocido de la red social de los (ahora) 280 caracteres-. Dorsey es noticia porque ha anunciado que deja el cargo de consejero delegado de Twitter, aunque permanecerá por un tiempo en el consejo de administración. Da paso a Parag Agrawal, hasta ahora director tecnológico de la empresa estadounidense, nacido en Bombay y formado en ingeniería e informática en India y EEUU.

"La salida del señor Dorsey marcará un cambio significativo en la empresa, que ha experimentado durante años la presión de los inversores y las crecientes críticas de Washington, en particular de los legisladores republicanos que se quejan de que Twitter ha contribuido a sofocar las voces conservadoras en los medios sociales", publicaba este lunes The New York Times.

En el correo que dirigió a los empleados de la red social, Dorsey, de 45 años, abogó por dar paso a una nueva generación. "Creo que es fundamental que una empresa pueda valerse por sí misma, libre de la influencia o dirección de su fundador", recoge el Times.

Hay un antes y un después de Twitter, esa plataforma que permite a todo el mundo ser un portavoz de sí mismo a golpe de tuit. La red social que hasta hace poco capitaneaba Dorsey sirvió para organizar protestas en Irán (2009) o en Egipto (2011) y, de forma más reciente, durante el asalto al Capitolio en Washington. De hecho, Dorsey testificó en marzo que su plataforma había desempeñado un papel en la ocupación masiva del edificio. Algo que le costó la eliminación de la cuenta a Donald Trump, que hizo de Twitter parte de su presidencia.

Square compró este verano la 'fintech' de pago a crédito Afterpay por 29.000 millones

Después de haber sido relevado como consejero delegado en 2008, Jack Dorsey volvió como CEO en 2015 y encontró la forma de monetizar sus servicios, registrando su primer beneficio trimestral en 2017. Sin embargo, su valía para el puesto siempre ha estado en entredicho. "¿Tiene Jack Dorsey alguna idea de lo que está haciendo?", titulaba en febrero The New Republic.

"Esto es especialmente importante para los planes de Twitter, descritos de forma imprecisa, de convertirse en un servicio más descentralizado. La idea parece inspirada tanto por el amor que Dorsey ha expresado por bitcoin, y la tecnología de bases de datos distribuidas que la sustenta, como por cualquier deseo real de reestructurar las relaciones de poder entre los usuarios de Twitter y la empresa", apuntaban desde el semanario estadounidense.

"Su liderazgo ha sido cuestionado por los empleados y los inversores, que creían que estaba desenfocado y que dedicaba demasiado tiempo a Square y a otros proyectos. Su salida se produce un año y medio después de que Dorsey sobreviviera a un intento de destitución por parte del inversor activista Elliott Management", añadía The New York Times.

Square ha revelado que los negocios que solo aceptan tarjetas de crédito ya son el 14% del total

Dorsey deja Twitter con un valor en bolsa de 36.600 millones de dólares y el precio de la acción un 40% por debajo del récord que batió en marzo; pero continúa al frente de Square, empresa de pagos digitales de su propia cosecha que ya roza los 100.000 millones de dólares de capitalización. En uno de sus últimos informes, Square reveló que los negocios que solo aceptan tarjetas de crédito u otros pagos electrónicos ya son un 14% del total, frente al 6,3% de principios de 2020 en países como EEUU, Canadá, Australia, el Reino Unido y Japón.

"Hay dos grandes temas que podrían cambiar drásticamente la forma en que se realiza el comercio en el espacio de los pagos durante la próxima década. Uno de ellos gira en torno a la inteligencia artificial y el aprendizaje automático, y el otro en torno a la criptomoneda y el Blockchain", aseguraba Amrita Ahuja, directora financiera de Square, en una entrevista con McKinsey en 2020.

Este verano, Square compró la fintech australiana Afterpay, especializada en el pago a crédito, por 29.000 millones de dólares. Eso es más de lo que Facebook pagó por WhatsApp. "Nunca he visto una combinación que tenga tanto potencial para ofrecer un valor extraordinario a consumidores y comerciantes. Incluso más que eBay + PayPal", escribía Dana Stalder en el medio especializado TechCrunch, en agosto.

Hace cuatro años, Jack Dorsey dejó la huella de sus manos debajo del obelisco de Jun. Quizás, ahora, el culto a Dorsey convierta también a este municipio granadino en un pionero de los pagos electrónicos.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin