Bolsa, mercados y cotizaciones

Xiaomi debe crecer un 270% para destronar a Samsung

  • La marca china tiene un objetivo claro: ser la fabricante de teléfonos inteligentes más grande del mundo en tres años
Nuevo Xiaomi MIX 4

Ser el principal fabricante de smartphones del mundo en tres años. Ese es el objetivo que se ha propuesto Xiaomi según ha anunciado esta semana su CEO, Lei Jun, durante la presentación de sus nuevos productos, como el Mi Mix 4, el primer teléfono móvil de la compañía con cámara bajo la pantalla. Pero, ¿qué supone convertirse en el mayor fabricante? Ni más ni menos que destronar a Samsung, compañía de elMonitor, la herramienta de inversión internacional de elEconomista. El camino para lograr esta gesta no se augura nada fácil. De hecho, no es la primera compañía que se pone esta meta, ya lo hizo hace años Huawei, que no ha hecho más que encontrarse piedras en su camino, como la sanción de Washington que le prohíbe adquirir chips con tecnología estadounidense.

Más allá de problemas políticos entre Asia y Estados Unidos, la realidad es que la marca china está todavía muy lejos de los números que registra la coreana. La primera ingresó el año pasado 19.337 millones de euros únicamente de la venta de smartphones, el 62,5% de los ingresos totales, mientras que en Samsung ascendieron hasta los 71.434 millones de euros, el 36,9% del total. La china todavía debería disparar casi un 270% sus ingresos por smartphones para batir a la coreana. 

En ambas compañías, los teléfonos móviles suponen su principal vía de ingresos, sin embargo, llama la atención que esta división ha ido perdiendo peso en los últimos años. En Samsung han pasado de representar prácticamente el 50% de los ingresos en 2014 a situarse en el 37% en la actualidad. Y no es solo porque la coreana se haya dedicado a especializarse en otros campos. El total también ha disminuido, en 2014 los ingresos superaron los 80.000 millones de euros. Esta división se ha visto especialmente afectada por la crisis del Covid-19, de hecho, hay que remontarse hasta 2012 para encontrar unos ingresos tan bajos.

El caso de Xiaomi es diferente, a pesar de que los smartphones han perdido peso en el global del negocio (pasan del 81% en 2015 al 62% en 2020), los ingresos no han parado de crecer, tanto, que no se han visto afectados ni por la crisis del último año. Esta división creció el año pasado un 22,5% con respecto a 2019 y suponen casi triplicar los registrados hace seis años.

La realidad es que Xiaomi avanza a buen ritmo en su objetivo de destronar a Samsung, como demuestran los datos del segundo trimestre de 2021. Y es que se ha convertido en el proveedor número 1 en Europa por primera vez tras enviar 13 millones de unidades y alcanzar el 25% de cuota de mercado, según datos del último informe de Strategy Analytics.

"Si Xiaomi quiere mantener su posición actual e incluso mirar hacia una posición más alta, por un lado, necesita seguir promocionando productos inclusivos a escala global; y por otro, debe centrarse en la promoción de los smartphones insignia de gama alta en los mercados extranjeros", asegura Wang Xi, director de investigación de IDC China.

Los expertos apuntan que es "alcanzable" que se convierta en la principal marca mundial de teléfonos inteligentes, sobre todo, si es capaz de fortalecer su posición en China, donde se ha convertido en el principal fabricante. Pero para ello, será necesario que las tensiones comerciales entre las dos principales potencias mundiales no empañen sus perspectivas de crecimiento. A su favor destaca que a finales de mayo Estados Unidos sacó a Xiaomi de su lista negra levantando así todas las restricciones que impedían a empresas y usuarios invertir en la compañía y mantener relaciones comerciales con ella.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin