Bolsa, mercados y cotizaciones

Bin Salmán se queda con el 'depósito' medio vacío para su gran reforma

  • El Covid-19 se lleva un 55% del beneficio de la petrolera entre 2018 y 2020.
  • La firma valora recortar el dividendo o nuevas desinversiones
Mohammed bin Salmán, príncipe heredero al trono de Arabia Saudí. Foto: Reuters.

La pandemia de Covid-19 ha acelerado la necesidad de Arabia Saudí de reducir su dependencia del petróleo. Mohamed Bin Salmán, principe heredero a la corona del reino, el hombre que dirige al principal productor de petróleo del planeta, ideó un plan que anunció en 2016, Vision 2030, para dejar de vivir del crudo en 2030, un proyecto de largo plazo que se ha visto afectado por la irrupción del virus y ha forzado al dirigente a apretar el pie en el acelerador.

Antes de la pandemia Arabia Saudí ya había decidido que el petróleo no fuese su gran fuente de ingresos para el futuro, ante la caída de la demanda que estaba proyectando el país y su sustitución por otras fuentes de energía más limpias. La llegada del Covid ha desembocado en una caída del 55% entre 2018 y 2020 del beneficio neto de Aramco, la empresa pública de Arabia dedicada a la producción de petróleo, que ha visto cómo la demanda mundial de oro negro se hundía por los confinamientos en todo el mundo.

Aramco recorta dividendo

Con este panorama sobre la mesa, Bin Salmán se está viendo obligado a actuar. Las últimas noticias sobre los nuevos planes del príncipe saudí se han conocido durante este mes de abril. Una de las medidas que ha adoptado el dirigente es recortar el dividendo que reparten las empresas estatales de Arabia. Aramco es un ejemplo, como también lo es Sabic, empresa química que se encuentra en los activos estratégicos más importantes para el país. La idea de Bin Salmán es que estas grandes corporaciones árabes utilicen el payout que van a recortar para invertir el dinero de forma local, según explican desde Bloomberg, un gasto que se destinará a nuevas infraestructuras e inversión en tecnología.

Este cambio en el proyecto, sin embargo, tiene riesgos asociados que ya están destacando algunos analistas. El primero de ellos es que se reducirán los ingresos del Estado saudí por la caída del payout; al fin y al cabo, es un cambio de cromos entre el mismo dueño. Solo el gasto en salario y pensiones supone más de 130.000 millones de dólares, la mitad del gasto público de todo el país, y se compensaba enormemente con el dividendo de Aramco, propiedad al 98% del Estado, y que reparte un dividendo de 75.000 millones de dólares, el más grande del planeta.

El recorte del dividendo no es el único proyecto que está valorando Bin Salmán en este momento para Aramco y la economía saudí. La semana pasada, Bloomberg publicó que la petrolera está llevando a cabo un análisis de sus activos, con la intención de poder colocar algo en el mercado, dando entrada a inversores extranjeros en los activos de petróleo y gas del país. Hay que recordar que, aunque Aramco ya sacó a bolsa en diciembre de 2019, solo se colocó un 1,5% del capital en la bolsa saudí, y de esa porción apenas un 23% acabó en manos de inversores extranjeros, según destacó en 2019 Wassim al-Khatib, responsable de inversiones del banco saudí National Commercial Bank.

Ahora, Aramco estaría poniéndose en contacto con posibles inversores, según filtraron a la agencia fuentes internas de la compañía, para intentar vender algunos de estos activos y poder disponer de estos fondos en el corto plazo. Cualquier acuerdo está todavía por cerrar, y no son estas ventas las únicas posibilidades que se manejan: el gigante del petróleo también estaría estudiando vender participaciones en las operaciones de algunos campos en concreto, u otras alternativas como crear una joint venture con otras empresas del sector.

El proyecto de Bin Salmán

Bin Salmán es una figura que representa, para algunos, un cambio necesario y positivo para Arabia Saudí, al haber acometido algunas reformas sociales importantes en el reino, como la restricción de los poderes de la policía religiosa del país, o el final de la prohibición que impedía conducir a las mujeres, o un acelerón de la incorporación de estas al mundo laboral. Sin embargo, su mandato también ha tenido una parte muy oscura, como el asesinato del periodista Jamal Khasoggi en 2018 en el consulado saudí de Estambul, que le supuso una crisis diplomática internacional.

Bin Salmán es el hijo mayor del actual rey, Salmán bin Abdulaziz, con su tercera esposa. Conocido en Arabia Saudí como MBS, es millennial, ya que nació en 1985 en Yeda, la segunda ciudad más grande de Arabia. Estudió el grado de derecho en la Universidad Rey Saud del país, al contrario que otros miembros de la casa real, que cursaron estudios en universidades occidentales.

Después de trabajar un tiempo en el sector privado, se involucró en política con 24 años, como asesor de su padre, quien entonces gobernaba la provincia de Riad. Con el tiempo fue creciendo políticamente hasta que en el año 2014 fue nombrado ministro del Estado. Tras pasar por varios cargos, en 2017 fue nombrado oficialmente príncipe heredero.

comentarios6WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 6

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

ricardo
A Favor
En Contra

EEUU se ha quedado con un tercio de los clientes de Arabia Saudí, China compra casi todo el suyo a Irán, Rusia se ha quedado con la mitad del mercado Europeo con contratos con precio garantizado a un máximo de 50 dólares para los próximos 30 años... especular con algo que cada vez va a tener menos demanda es una verdadera estupidez el fin del ciclo del petróleo se acerca y hay prisas por vender, tonto el ultimo.

Puntuación 12
#1
Financiero
A Favor
En Contra

Se lo ha gastado todo para descuartizar a periodistas el muy salvaje.

Puntuación 11
#2
Financiero
A Favor
En Contra

#1 ¿Perdona? Deberías mirar las previsiones de la demanda de petróleo, seguirá batiendo máximos históricos durantes bastante años más...

Sobre todo con el desarrollo de India, China, sudeste asiático, asia central, etc.

Ahí les importan bastante poco las pijoprogresías de postureo que nos gustan por aquí.

Que vivas en un país y continente decadente, no significa que el mundo esté en decadencia...

Puntuación 6
#3
kuuu
A Favor
En Contra

Bin Salman es un asesino

Puntuación 6
#4
Usuario validado en elEconomista.es
aviamquepasa
A Favor
En Contra

Jua, jua, dice que 'despues de trabajar un tiempo en el sector pricado, se incorporó a la política con 24 años'. Vale, qué trabajó, 6 meses en el sector privado?

Puntuación 0
#5
semifinaljeques
A Favor
En Contra

¿por qué no hay mundial en arabiasaudita done hay muchos de estadios ya hechos?

Puntuación 0
#6