Bolsa, mercados y cotizaciones

Más de 10.000 monedas virtuales y la mayoría en máximos históricos

  • Del Bitcoin y el Ether a Cardano, Polkadot, Uniswap o Litecoin
Un mar de criptodivisas.

Existen más de 10.000 monedas virtuales en circulación en todo el mundo, casi todas ellas en máximos históricos en los últimos meses, y rara es la semana que no se añade una nueva moneda en la lista a través de su correspondiente ICO.

Hasta el momento, están abiertos los procesos de cinco criptoactivos (la divisa para el sector de infraestructuras Deca, la de comercio electrónico Eanto, y las financieras Cryto Intilligence Trading Systems, Electronic Energy y GrounderCoin), en espera de que el próximo 20 de abril se sume a la lista la también financiera Nominex.

Todas ellas competirán en un universo o quizá burbuja de criptodivisas que aspiran a hombrearse con las referencias del sector -registradas en el sitio de Coinmarket-.

Bitcoin (BTC). Es la pionera de las criptodivisas, con 12 años en circulación y convertido en un fenómeno de masas, ahora rozando los máximos históricos. Bitcoin se caracteriza por su descentralización, resistencia a la censura, seguridad y naturaleza transfronteriza. Es idónea para pagos internacionales y las remesas.

Ether (ETH) es la divisa de Etherium, "una plataforma de computación descentralizada que se podría representar como un gran ordenador que está repartido en múltiples ordenadores a la vez y trabajan de forma simultánea", según explican fuentes de IEBS, la primera escuela nativa digital online en español del mundo. Sus máximos se alcanzaron el pasado febrero, cuando rozó los 1.700 euros por Ether.

Binance Coin (BNB) es el icono del criptoexchange más grande del mundo, Binance. Se puede comprar esta moneda para pagar las comisiones derivadas de comprar otras criptodivisas y obtener un gran descuento. Los desarrolladores del Binance tratan de aumentar la importancia de su token a través de proyectos relacionados con el blockchain que puedan ser financiados por los propios usuarios con Binance Coins.

Ripple (XRP). Su objetivo principal consiste en conectar bancos, proveedores de pagos e intercambios de activos digitales, permitiendo pagos globales más rápidos y rentables. "Al igual que el Bitcoin, el Ripple es un sistema totalmente seguro y encriptado cuya información de las transacciones son públicas, pero no la información del pago. Es un sistema confidencial donde emisor y receptor son los únicos que disponen de la información y el código que la desencripta", detallan los expertos de IEBS.

Tehter (USDT). Al contrario que las anteriores, se trata de una moneda estable o stablecoin. Es decir, es una divisa respaldada por una cantidad equivalente de las monedas fiduciarias tradicionales, como el dólar o el euro. "Fue diseñado para construir un puente entre monedas fiduciarias y criptomonedas y ofrecer estabilidad, transparencia y cargos mínimos por transacción a los usuarios", según IEBS.

Cardano (ADA) es la representación de la conocida como tercera generación del blockchain, que trata de solucionar los problemas de escalabilidad propios de los blockchains precendetes, como Etherium. Su valor se ha multiplicado por 45 en el último año y "se distingue por utilizar principios matemáticos en su mecanismo de consenso y una arquitectura multicapa única, que lo hace destacar de otras cadenas de bloques de la competencia", según la escuela IEBS.

Polkadot (DOT), es un protocolo de blockchain que trata de conectar las diferentes blockchains existentes a una cadena de bloques universal. Su fortaleza reside en resolver el problema de la interopera- bilidad entre las diferentes cadenas (Bitcoin, Etherium). Tiene su propio token nativo, cuyo valor se ha multiplicado por 12 en un año.

Uniswap (UNI). Es un software que se ejecuta en la blockchain de Ethereum y permiten realizar swaps (intercambios) descentralizados. En esta plataforma, "los traders pueden intercambiar tokens de Ethereum sin necesidad de confiar sus fondos a nadie. Paralelamente, cualquiera podrá prestar sus cripto a unas reservas especiales denominadas liquidity pools. A cambio de proporcionar dinero a estas reservas, se ganarán unas comisiones. El token de Uniswap ha multiplicado su valor por diez en el último año", explican desde la escuela de negocio.

Litecoin (LTC). Creada por el exempleado de Google Charlie Lee en 2011, como una alternativa al Bitcoin. Tiene un límite superior al Bitcoin y actualmente existen cerca de 60 millones de Litecoin en circulación. Muchos apuestan por esta criptomoneda en el futuro.

Chainlink (LINK) se ha convertido en uno de los proyectos más utilizados en el ecosistema de las criptomonedas. Su fuerza reside en que conecta blockchains con el mundo real. El token o la moneda de esta red multiplicó su valor por 13 en el último año, con máximos histórico en el pasado febrero.

Diccionario de 'criptosupervivencia'

ICO. La oferta inicial de moneda (Initial Coin Offering), la forma de financiar ideas. Hay que anotarlo en la agenda ya que es el sistema por el que cualquier proyecto puede recaudar fortunas en criptomonedas o dólares con la venta de un nuevo criptoactivo.


ISO. Initial Scam Offering es la oferta inicial de estafa, término que casualmente guarda extraordinatio parecido con ICO (Oferta Inicial de Moneda).

Lambo. Es la fuerza que mueve el sistema y está inspirado en la denominación coloquial de Lamborghini, firma pionera en aceptar pagos en criptomonedas. El sueño consiste en ganar un millón de dólares para comprar el deportivo.

Minero. Los miles de usuarios con sus Nodos conectados (ordenadores y tarjetas gráficas) que producen los bloques de blockchain y que cobra en criptomonedas.



Nodo. Es el ordenador o servidor conectado que es capaz de transmitir la información, como la verificación de la cadena de cloques o la generación de los mismos. Como cualquier punto de interconexión dispone de su nombre de dominio y dirección IP.

OCD. Obsessive Cryptocurrency Disorder, que podría traducirse como Desorden Obsesivo de Criptomonedas. La nueva patología consume la vida de cada vez más criptoinversores. La enfermedad consiste en no despegar la mirada de la pantalla para vigilar cada el baile constante de los precios de los criptoactivos.

Oráculo. Es el programa que aporta información a los contratos inteligentes de blockchains para poder operar en el mundo real en cualquier sector de actividad. Es un software descentralizado ofrecido por terceros, ajenos al propio blockchain.

Pez. (Fish). En un océano con ballenas y delfines, abundan los peces, pequeños inversores con escaso volumen en criptos.

SAFU. El término procede de la palabra Safe (a salvo), mal escrita por Changpeng Zhao, el CEO de la firma de cambio Binance. El ejecutivo chino compartió un tuit donde los fondos estaban a salvo para, desde entonces, convertirse en sinónimo de criptomonedas, ajenas a cualquier vaivén.

Thhitcoin. Moneda basura, por traducir de forma benévola un sambenito que se encasqueta a los altcoin con ninguna posibilidad de supervivencia.

This is Gentlemen. Otro desliz tipográfico trasformado en leyenda cuya traducción libre podría ser "tengo muy buenas noticias". Su origen se encuentra en el mensaje de un inversor que anunció una subida del Bitcoin con la expresión traducida como  "Esto es caballeros". Ciertamente, no se trata de una expresión inclusiva.

Token. Una ficha, una unidad de valor o moneda digital construida con criptografía que depende del blockchain de otra moneda para existir. El creador de esta herramienta decide para qué sirve y cúanto vale.

Weak Hands. Una manos débiles, un blandengüe, propio de quien actúa en función de las primeras opiniones que recibe, tanto para comprar como para vender por impulso. No son inversores confiables.

Zhoutonged. En absoluto recomendable en este universo de las criptomonetas, ya que se refiere a Zhou Tong, creador de la plataforma Bitcoinica, ya desaparecida del mapa. "Hacer un Zhoutonged" es perder todo el dinero acumulado.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.