Bolsa, mercados y cotizaciones

Carmen Reinhart (Banco Mundial): "Se están autoalimentando posibles burbujas en bolsa y en bonos de alto riesgo"

  • Entrevista a la economista jefa del Banco Mundial
  • "No me preocupa la inflación, me preocupa la lentitud de la recuperación"
  • "España va a enfrentar dolorosos problemas por los que atravesó tras la crisis de 2008"
Carmen Reinhart.
Nueva York

Carmen Reinhart, economista jefa del Banco Mundial, bromea con su agitada agenda. "Me tienen como en un régimen militar", confiesa a este periódico a la hora de poner fin a nuestra conversación para acudir a su próxima reunión. Y es que, desde su desembarco en este organismo multilateral el pasado 15 de junio de 2020, no ha parado.

"La cantidad de trabajo es enorme", asegura al aludir los múltiples países que enfrentan problemas y grandes desafíos. De hecho, buena parte de su atención el año pasado estuvo puesta en las discusiones del G20 y el G7 para determinar cómo manejar los temas de deuda de los países más pobres.

En sus perspectivas más recientes, el Banco Mundial advertía de que aunque la economía mundial crecerá un 4% este año, tras sufrir una contracción del 4,3% en 2020, la pandemia ha causado un gran número de muertes, sumido a millones de personas en la pobreza y puede deprimir la actividad económica y los ingresos durante un período prolongado.

Reinhart: "Todavía no estamos viendo parte de las cicatrices que pueda dejar el Covid en la economía real"

En este sentido, Reinhart también insistía en la necesidad de no perder de vista las fragilidades financieras, ya que la crisis del crecimiento afecta a los presupuestos de los hogares y los balances de las empresas vulnerables.

A finales de marzo de 2020 ya indicó a este periódico que la crisis creada por el coronavirus sería la mayor desde la Gran Depresión. Por aquel entonces dejó claro que la probabilidad de una recuperación en forma de V era muy baja y avisaba que restaurar el comercio global tal y como lo conocíamos antes del virus no iba a materializarse.

Ahora, quien fuera subdirectora del Departamento de Análisis del Fondo Monetario Internacional, vicepresidenta de Bear Stearns, profesora de Harvard y actualmente también asesora de la Reserva Federal de Nueva York, asegura que "todavía no estamos viendo" parte de las cicatrices que pueda dejar el Covid en la economía real. Entre ellas, los problemas que pueden manifestarse en los balances corporativos.

Durante su última conversación con elEconomista, usted ya anticipó la profundidad de esta crisis. ¿Le sorprende el estado actual en el que se encuentra la economía global?

Cuando tuvimos esta conversación hace aproximadamente un año muchos apostaban que esta crisis estaría ahora, como dicen los americanos, en el retrovisor. Sin embargo, por aquel entonces ya me preocupaba que el episodio que estamos viviendo actualmente iba a ser "realmente diferente" como titulé por entonces uno de mis editoriales en el Project Syndicate. Es cierto que la tecnología ha cambiado, el mundo es distinto, pero la pandemia de 1918 comenzó aproximadamente en febrero o marzo de ese año y duró hasta 1920, dando la vuelta al mundo y generando mucha incertidumbre sobre una segunda y tercera olas.

¿Qué particularidades distingue usted de la crisis generada por el Covid?

Esto no comenzó por un exceso financiero o por el ciclo que uno asocia típicamente con la crisis financiera. Pero todo el desajuste económico que ha habido, el aumento del desempleo, la pérdida de negocios y los confinamientos tienen un efecto acumulado tanto en los balances de los hogares como en los corporativos y los soberanos. Obviamente la expansión de la política fiscal ha tratado de tapar el hueco de la parálisis económica. En los países avanzados, los gobiernos han tenido más espacio para poder compensar. En muchos países en desarrollo, no estoy hablando solamente de los más pobres, sino los de ingresos medios, esta capacidad ha sido muy limitada. A medida que va pasando el tiempo, esto va transformándose de una crisis sanitaria provocada por la pandemia del Covid, que no tenía nada que ver con lo financiero, a un problema financiero.

"Creo que va a haber importantes aumentos en la morosidad de préstamos bancarios, tanto por el lado de los hogares como por el lado de las empresas"

Entonces, ¿observa usted vulnerabilidades en este sentido?

La vulnerabilidad financiera en Europa, en Estados Unidos, en Australia, en los países avanzados, en los de ingresos medios y en los de bajos ingresos es un problema. Estamos en un estado de suspensión en el que todavía no hemos llegado al momento de la verdad, dónde tocará poner fin a las moratorias y repagar deudas. Esto es preocupante. La economía funciona bien cuando el mecanismo de crédito también lo hace, pero si este se semiparaliza o se reduce hará que la recuperación sea difícil y lenta.

¿Qué consecuencias genera ese estado de suspensión al que usted alude?

Hoy por hoy, aparte del estímulo fiscal y la gran respuesta de los bancos centrales, hay muchos programas a nivel bancario que han ofrecido suspensiones temporales, dando así espacio a los hogares y las pequeñas empresas. Hay una moratoria que es transitoria, pero uno se tiene que hacer la pregunta de qué va a ocurrir con esa deuda. ¿Qué proporción se va a pagar? Por el lado corporativo, ¿qué empresas son líquidas y cuáles son insolventes? En este momento, esa es una pregunta que es muy difícil de contestar porque todo está en un estado de suspensión. Creo que va a haber importantes aumentos en la morosidad de préstamos bancarios, tanto por el lado de los hogares como por el lado de las empresas.

¿Está el sector bancario preparado para enfrentar todo este escenario?

Por un lado, los bancos han servido de vehículo para absorber la gran emisión de deuda de los gobiernos, comprando bonos soberanos. Eso de por sí limita la capacidad de dar crédito nuevo para el sector privado. Por otro, tienes el problema potencial, que creo que es grande, de préstamos y compañías zombis. Tienes ese préstamo que se hizo antes del Covid que no se sabe todavía si es insolvente. Eso también limita la capacidad de dar préstamos nuevos. Al mismo tiempo, los bancos también están preocupados por el nivel de incertidumbre de cómo se presentará el resto de este año. Eso les lleva a reducir riesgos, a tomar una mayor cautela en la emisión de nuevos préstamos. De esta forma, endurecen sus estándares para asegurarse de que su cartera no se deteriore. A mí me preocupa que todo esto lleve a contar con una menor capacidad de emitir nuevos préstamos así como de estimular la recuperación. No estoy preocupada por repetir un momento Lehman y el drama vivido en 2008, pero sí me preocupa el deterioro en los balances tanto corporativos como de los hogares, así como de muchos gobiernos.

"Se están autoalimentando posibles burbujas en renta variable y bonos especulativos, bien sean soberanos o corporativos"

¿Le preocupa entonces que los niveles de deuda pública en algunos países se hayan disparado al hilo de los estímulos fiscales?

Soy una persona cautelosa en temas de deuda, pero considero que esto ha sido una guerra. No es un ciclo normal, no es una crisis financiera, esto ha sido una guerra. Primero hay que preocupase por ganarla y luego por cómo pagarla. El tratar de hacer lo posible por el lado fiscal para tratar de responder a un shock de esta magnitud ha sido muy necesario. Honestamente, por un tiempo todavía va a seguir siendo necesario. No quiero sonar demasiado negativa, pero no veo que con las vacunas el perfil de la recuperación vaya a cambiar de la noche a la mañana. No debemos confundir rebote con recuperación porque el rebote lo estamos teniendo dadas las caídas ya experimentadas.

Sin embargo, es cierto que parece que los estímulos fiscales y monetarios han aumentado la liquidez y la toma de riesgos en los mercados, ¿no es así?

Hoy en día Egipto, Costa de Marfil y otros países tienen acceso a los mercados de capitales, están emitiendo bonos. Lo mismo ocurre con muchas de las compañías con bajas calificaciones o con un rating considerado especulativo. Es decir, que las bajas tasas de interés y la cantidad de liquidez llevan también a tomar más riesgos y a buscar retornos. Con esa búsqueda se están autoalimentando posibles burbujas en renta variable y bonos especulativos, bien sean soberanos o corporativos. Crear o alimentar nuevas burbujas es algo que también toca el tema de la fragilidad financiera que mencionaba anteriormente. La salud financiera estará impactada por el arrastre de los préstamos en mora y por esta toma de nuevos riesgos.

Hablaba también de posibles dificultades en la deuda soberana...

En la parte soberana, lo empezamos a ver por los puntos más débiles. Sobre todo, los países más pobres, que ya entraron en esta crisis con problemas de deuda, de bajo crecimiento y caídas en las exportaciones por el desplome en los precios en las materias primas. En estos momentos, la lista de países con problemas de deuda cada vez se hace más larga.

¿Y qué me dice del papel que puedan jugar los países emergentes en la recuperación? Al fin y al cabo su papel tras la crisis financiera de 2008 fue muy importante.

Un motor que hubo después de la crisis de 2008-2009 fue China creciendo a un 10% y otros países emergentes avanzando también rápidamente. Eso es un estímulo a la economía global, al comercio, a las exportaciones. Los países emergentes, en distintos grados, porque decir países emergentes y países en desarrollo tiene una variación enorme, pero, en su conjunto, están en una posición mucho más débil de lo que estaban después del episodio de 2008. Por aquel entonces, la crisis estuvo impulsada por los países avanzados. Esta es una crisis global. Ese impulso que por aquel entonces llegó del exterior, ahora no lo veo.

"A corto plazo no me preocupa la inflación, sino la lenta recuperación"

En el debate sobre el efecto que la liquidez y los estímulos tanto monetarios como fiscales tendrán en un potencial repunte de la inflación, Carmen Reinhart reconoce que es complicado encontrar una respuesta, dado que "todavía tenemos una deficiencia de demanda enorme a nivel global".

El índice de precios al consumidor en EEUU subió un 0,3% en enero respecto al mes de diciembre, su mayor alza en cinco meses, mientras que la inflación interanual se mantuvo en el 1,4%. Las previsiones de la Reserva Federal (Fed) apuntan a un 1,8% interanual en 2021 que crecerá hasta el 1,9% en 2022, mientras que para la zona euro el Banco Central Europeo (BCE) estima un 1% este año y 1,1% el siguiente.

Los miembros de la Fed tienen pocas dudas de que los costes de muchos bienes y servicios aumentarán este año, un trago para los consumidores si los precios de la gasolina, los viajes y otros comienzan a recuperarse de las caídas. Pero sostienen que esto es parte del regreso a la normalidad, no el comienzo de un problema de inflación más persistente.

Todavía no sabemos los efectos

"Si me preguntas, ¿esto va a pasar mañana?, no lo creo", especifica Reinhart al hacer referencia a un posible recalentamiento sostenido de los precios. Al respecto, la economista jefa del Banco Mundial manifiesta que es importante no perder de vista que "todavía no sabemos muchos de los efectos de esta situación".

"A medida que empieza la recuperación tendremos una mejor idea de lo que ha pasado tanto con la demanda como con la oferta agregada", insiste, al tiempo que advierte sobre lo que realmente le preocupa en el más corto plazo, que no es precisamente la inflación. "Es cierto que hemos sufrido un shock adverso en la oferta que puede contribuir a una inflación más alta, pero esto no es lo que más me preocupa en el horizonte más cercano. Lo que más me preocupa es la lentitud de la recuperación", avisa.

"España enfrentará algunos de los problemas de la crisis de 2008"

Desde el Banco Mundial estiman que la eurozona crecerá este año un 3,6% tras haber experimentado una contracción del 7,4% el año pasado. Por su parte, el Fondo Monetario Internacional apunta que nuestro país repuntará un 5,9% en 2021 tras haber sufrido una contracción del 11,1% en 2020. Paralelamente, el déficit se reducirá este año al 8,2% del PIB tras haber alcanzado el 11,7% el año pasado y la deuda pública española se situará en el 118,9% del PIB.

Al ser preguntada por los retos en el horizonte para la economía española, Reinhart considera que España podría "enfrentar algunos de los mismos y dolorosos problemas por los que atravesó después de la crisis de 2008".

"Por aquel entonces afrontó un credit crunch que fue severo y largo. No estoy diciendo que esto vaya a repetirse con la misma severidad pero la capacidad del lado financiero, pese a las políticas del Banco Central Europeo (BCE), es limitada", aclara.

En este sentido, la economista jefa del Banco Mundial no oculta su preocupación por el sector financiero patrio, que "no está en buenas condiciones", a su juicio. "Me explico. El problema inicial no está en el sector financiero pero, dado el impacto de la crisis en la actividad económica, este no está en condiciones de ser el motor que vaya a impulsar la recuperación", advierte.

Según justifica, el shock de la pandemia a la economía real ha impactado a muchos sectores clave en España, entre ellos el turismo, por lo que nuestro país no se enfrenta una recuperación rápida sino a una recuperación que "será lenta".

Realmente Reinhart avisa que todavía va a tomar un tiempo el poder calcular cuándo se restaurarán en España los ingresos per cápita que se lograban antes del Covid.

comentariosforum9WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 9

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

mojito, mojito
A Favor
En Contra

Oro de papel. al muy corto plazo, si no hay rebote, muerte. jijiji



https://subefotos.com/ver/?34ca040a97f6adedd7eb231202acc276o.png



En fin, jiji

Puntuación -7
#1
¿AUTOALIMENTANDO?
A Favor
En Contra

¿AUTOALIMENTANDO?

CUANDO VENGA EL TRANCAZO MÁS DE UNO SE VA A CAGAR LA PATABAJO.

MECACHIS.

Puntuación 7
#2
mojito, mojito
A Favor
En Contra

Ibex. al medio plazo, nos va a recuperar todo lo perdido del añito pasado jiji



https://subefotos.com/ver/?b7da8944a937a1a1e9f16c70c35ce56eo.png



En fin, jiji

Puntuación -10
#3
jupar
A Favor
En Contra

el estallido de una burbuja autoalimenta el estallido de la siguiente, por lo que cada vez será pero y tendrán que darle más fuerte la patada hacia adelante.

Puntuación 12
#4
LA SENDA EL TONTO
A Favor
En Contra

SI SIGUEN METIENDO DINERO FICTICIO EN EL SISTEMA ESTO VA APETAR.

Puntuación 19
#5
JUAN
A Favor
En Contra

por eso sube el bitcoin, porque mucho del dinero que se imprime a lo tonto y a lo loco termina ahi.

Puntuación 18
#6
navegante, prohibido arruinar España vía impuestos.
A Favor
En Contra

De momento eso no va a ocurrir, y cuando lo haga tonto él último que se salga

Puntuación 8
#7
navegante, la izquierda predica pero no da ejemplo.
A Favor
En Contra

"Con este gobierno los problemas del 2008 van a ser algo más que dolorosos."

Puntuación 11
#8
Enrique
A Favor
En Contra

Se juntan 3 factores muy peligrosos=

1°= Sube el precio de las materias primas

2°= El cambio EUR/USD está muy alto lo que deprime las exportaciones.

3°= Se está financiando a la economía no productiva a largo plazo.

Los resultados solo pueden ser balanza comercial negativa, déficit presupuestario, endeudamiento. Lo que se traduce en más cargas del Estado para el contribuyente. Una economía improductiva basada en más servicios y con el peligro de perder su valor en cuanto el mercado pierda la confianza en la moneda por la exponencial liquidez del mercado.

Cuando la economía esta en transición los dueños de los medios de producción y de las materias primas son los reyes dado que el papel moneda tiene un valor decreciente a medida que la cantidad en circulación aumenta.

Puntuación 11
#9