Bolsa, mercados y cotizaciones

La duración del repunte del dólar dependerá del bono estadounidense

  • El Índice Dólar registró el lunes su mayor alza desde el mes de octubre
  • La perspectiva de que la Fed reduzca sus compras antes de tiempo empuja al dólar
  • El oro retrocede mientras la divisa y los rendimientos de la deuda ganan
Foto: Dreamstime

El Índice Dólar, que recoge el comportamiento de la moneda estadounidense frente a las divisas más importantes del planeta, lleva desde el pasado miércoles 6 de enero marcando ganancias. El indicador subió ayer un 0,4%, lo que supone su mayor alza diaria desde octubre. Aunque la mayoría de los analistas siguen esperando un dólar débil para este año, algunos apuntan a que el rebote de los últimos días podría ser sostenido en el corto plazo, y aseguran que todo dependerá de lo que pase con los bonos de EEUU.

El pasado 6 de enero la deuda de EEUU a 10 años consiguió batir el 1% de rentabilidad por primera vez desde marzo, la rentabilidad del bono estadounidense sigue escalando y ya se sitúa sobre el 1,18%, mientras que finalizo diciembre sobre el 0,91%.

La victoria de los demócratas en el Senado, aumentaba las esperanzas de que se pongan en marcha grandes estímulos fiscales en el país, tras el barrido del partido de Joe Biden varias casas de análisis mejoraron sus proyecciones para la economía estadounidense, ante la perspectiva de que estas ayudas acelerarán la ansiada recuperación.

Marios Hadjikyriacos, analista de inversiones de XM asegura que "la narrativa hasta ahora era que todo el estímulo de la era Trump solo generaría algo de inflación en el futuro, sin ningún crecimiento espectacular, lo que mantuvo deprimidas las tasas de interés de la deuda, pero con Biden prometiendo entregar aún más 'jugo' a la fiesta, los inversionistas ahora parecen estar preparándose para un período de abrasador crecimiento en Estados Unidos".

Según el analista, como resultado de esto las tasas de interés de los bonos han subido a medida que los inversores buscan señales de que la Fed podría reducir sus programas de liquidez, lo que a su vez, "le da algo de vida" al dólar.

Si el dólar continúa generando ganancias en los siguientes días esto se deberá en gran medida al aumento de los rendimientos de la deuda y a las señales que ofrece la Fed sobre sus intenciones. "Todo este tiempo, fueron principalmente las expectativas de mayores déficits y más inflación, por lo que el dólar no pudo despegar. Ahora, los rendimientos más altos parecen estar impulsados por la esperanza de un crecimiento más rápido que puede hacer que la Fed reduzca sus compras de QE antes, haciendo que el dólar sea más atractivo", asegura Hadjikyriacos.

El oro continúa en retroceso

El metal precioso y la divisa estadounidense siempre han mantenido una correlación inversa, así el dólar es uno de los principales factores que afecta a la fluctuación del oro. De hecho, en siete de los últimos nueve ejercicios, el Índice Dólar se ha movido en la dirección opuesta a la que lo ha hecho la materia prima en el mercado.

Desde el 6 de enero, mientras el dólar ganaba terreno, el oro lo perdía. El oro sufrió el pasado sábado su mayor caída desde noviembre, perdiendo así los 1.900 dólares y cotizando ahora sobre los 1.830, lo que supone situarse a un 8,8% de la psicológica cota de los 2.000 dólares. En lo poco que va de año el metal precioso retrocede algo más del 3%.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.