Bolsa, mercados y cotizaciones

Los dividendos del Dow Jones aún rentan 90 puntos básicos más que el bono

  • El retorno más alto de todos lo ofrecerá Chevron
Foto: Archivo.

La diferencia, en cuanto a rentabilidad, entre comprarse un bono americano a 10 años y recibir los dividendos de las cotizadas del Dow Jones se ha ido estrechando en las últimas semanas, después de que el primero cruzase, en la madrugada del martes, la barrera del 1% por primera vez desde marzo -tras ello, se mueve en el entorno del 1,07%-. Pero aun así, pese a su repunte, los pagos de la bolsa americana todavía ofrecen 90 puntos básicos más de rentabilidad que la deuda, en la que, además, el riesgo asumido por el inversor es asimétrico debido a que el margen para ganar es estrecho, y el de perder es amplio en un contexto en el que no se esperan subidas en el precio oficial del dinero en 2021 y sí que crezca, sin embargo, la inflación.

En concreto, y según las previsiones del consenso de mercado recogido por Bloomberg, la rentabilidad por dividendo esperada para este año en el Dow Jones se encuentra en el 1,98%, frente al 2,24% del ejercicio pasado. Se ha visto afectada por el golpe que ha supuesto en los beneficios de las empresas la crisis económica derivada de la pandemia, aunque en menor medida que en otras regiones, como en Europa. Uno de los motivos por los que la rentabilidad por dividendo de la bolsa americana se ha resentido menos que la de otros mercados se encuentra en la recompra de títulos que se estila, sobre todo, en la primera economía del mundo y que es otra manera, silenciosa, de que las empresas devuelvan sus ganancias al inversor, elevando el beneficio por acción.

"Los dividendos se están viendo afectados de formas muy diferentes según la zona del mundo", describen en Janus Henderson. Y "los mercados emergentes y Norteamérica están demostrando ser las más resistentes", continúan, "en parte porque los dividendos estadounidenses están protegidos, hasta cierto punto, por la reducción de las recompras de acciones". Como señala Ben Sheehan, especialista de inversión en renta variable de Aberdeen Standard Investments, durante los periodos de estrés, las empresas estadounidenses suelen optar, con más frecuencia, por la suspensión de sus programas de recompra que por la suspensión del pago de dividendos: "Sólo el 30% de las empresas estadounidenses redujeron los dividendos durante la crisis financiera de 2008", señala Jefferies. Durante la pandemia la situación ha sido similar, y los dividendos de Estados Unidos destacan hasta ahora como los más resistentes del mundo". La previsión es que hasta diez compañías del Dow Jones ofrezcan este año pagos con rentabilidades por encima del 3%, y que el de otras cuatro (JP Morgan, Intel, Johnson&Johnson y Travelers) renten más de un 2,5%.

Chevron y Dow dan los más 'jugosos'

El retorno más alto de todos lo ofrecerá Chevron, que, además, recibe una recomendación de compra por parte del consenso de mercado recogido por FactSet de forma ininterrumpida desde agosto de 2016. Se espera que reparta cuatro pagos a lo largo de este año, que sumarán, en total, 5,44 dólares por acción. A los precios actuales ofrecen una rentabilidad del 6,4%. Las cuatro entregas serán de la misma cuantía, de 1,36 dólares, y la previsión es que los distribuya en los meses de marzo, junio, septiembre y diciembre.

Chrevron es una de las compañías que forma parte de la aristocracia del dividendo norteamericano, por la tradición de haberlo mantenido intacto o incluso elevado constantemente en los últimos 25 años -a la que pertenecen otros nombres archiconocidos como el de Coca-Cola, que también se encuentra entre esas diez compañías que ofrecerán más de un 3% al accionista a través de sus pagos en 2021-. Por seguir con el ejemplo de Chevron, los 5,44 dólares que dará este año representan un 5,4% más respecto a lo que repartió el año pasado.

Tras la de la petrolera, la segunda retribución más alta del Dow Jones en 2021 será la de Dow, cuyo rendimiento previsto se encuentra en el 5,4%. En su caso, también se espera que realice cuatro pagos, uno de 70 centavos en marzo y el resto, de 74 centavos, en junio, septiembre y diciembre; que suman un total de 2,92 dólares por acción -un 4,2% más que lo que repartió el año pasado-. En su caso, y a diferencia de Chrevron, la media de bancos de inversión no aconseja comprar sus acciones, sino únicamente mantenerlas en el caso de que ya se tuvieran en cartera. Pese a ello, firmas de análisis como Deutsche Bank han mejorado recientemente el precio objetivo de la compañía en 2 dólares, hasta los 58 dólares, nivel al que ya cotiza la acción, bajo el argumento de que está mejorando las perspectivas de ganancias y flujo de caja durante los próximos 2-3 años. Si se tienen en cuenta todas las estimaciones, y no solo la de Deutsche Bank, la acción carece de recorrido, puesto que cotiza en 58 dólares y la valoración de los analistas a 12 meses vista se encuentra en los 55,77 dólares.

El otro dividendo cuyo retorno también superará el 5% este año, si se cumplen las estimaciones, es el de IBM. Alcanza el 5,31%, gracias a los 6,58 dólares que abonará a sus accionistas a través de cuatro pagos, repartidos de la siguiente manera: 1,63 dólares llegarán en marzo, y el resto, de 1,65 dólares, en junio, septiembre y diciembre. Sin embargo, y como ocurría con Dow, sus acciones tampoco reciben un consejo de compra, sino de mantener.

Más del 3% y consejo de compra

Entre quienes sí lo tienen, y defienden además rentabilidades por dividendo superiores al 3%, se encuentran, junto a Chevron, Coca-Cola, y Merck & Co. En el caso de la primera ofrece un 3,18% a través de las cuatro entregas que previsiblemente hará entre marzo y diciembre, de 42 centavos cada una. En el caso de la segunda, su retorno se eleva hasta el 3,21%, y es el resultado de pagar 1,95 dólares en tres veces.

No obstante, los anteriores no serán los primeros dividendos de la bolsa americana a los que tendrá acceso el inversor este año. Antes habrá otros que, además, ya están confirmados. Es el caso, por ejemplo, del que pagará Cisco el próximo 20 de enero, de 36 centavos por acción, que será el primero de los cuatro esperados para este año, pero que ya no se puede acceder a él (la fecha de corte expiró el pasado el pasado 4 de enero), al igual que sucede con el que repartirá Verizon, de 62 centavos, el próximo 1 de febrero, cuyo último día para incluir sus acciones en cartera y tener derecho al pago fue el 7 de enero.

El que sí está confirmado y aún se puede cazar es el que realizará Amgen, cuyas acciones reciben una recomendación de mantener, el próximo 8 de marzo, de 1,76 dólares por acción. Quien quiera recibirlo y no disponga de sus títulos en cartera tendrá de margen para comprarlos hasta el próximo 1 de febrero. Esos 1,76 dólares son el primero de los cuatros pagos, de igual cuantía, que tradicionalmente realiza la compañía. Todos ellos suman una rentabilidad anual del 3,11%, frente al 2,73% que rindió el año pasado, cuando hizo cuatro pagos de 1,6 dólares por acción, es decir, un 10% menos que en este.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin