Bolsa, mercados y cotizaciones

Ebro Foods esquiva una subida del 30% del trigo y está cubierto hasta abril

  • La compañía vuelve a ser 'compra', su mejor recomendación desde el año 2013
Fábrica San Juan Aznalfarache de Ebro Foods
Madrid

"No está bien decirlo, pero la verdad es que no me puedo quejar este año", reconoce el dueño de un pequeño local de venta de frutas y hortalizas en Madrid. Es un ejemplo de cómo la crisis del coronavirus no ha afectado a todos por igual, incluso mejorando los resultados para algunos agraciados, que han visto cómo su negocio crecía durante los últimos meses, ya que la gente se ha visto obligada a consumir más productos en su hogar, y no tantos fuera de él.

En bolsa española, Ebro Foods es una de las mejores representantes de esta situación. En los resultados que ha publicado la compañía para los primeros nueve meses de 2020, la firma destaca que la facturación ha crecido un 18,1% frente al mismo periodo del año anterior, alcanzando unos ingresos de 1.120,8 millones de euros, con un crecimiento de los márgenes ebitda de 1,9 puntos porcentuales, hasta el 14,2%.

En noviembre el grupo de alimentación Ebro Foods ha conseguido volver a tener una recomendación de compra para el consenso de mercado, algo que no lograba desde el año 2013. La compañía española tiene un ojo puesto en el Ibex 35, a la espera de que se conozca si pasará a engrosar las filas del selectivo español en la revisión que se hará el 9 de diciembre.

Buenos inventarios

Además de la mejora sustancial de su facturación en los primeros nueve meses de 2020, otro argumento a favor de la firma es la cobertura que ha realizado para esquivar subidas que está experimentando el precio del trigo en los últimos meses, con inventarios que le durarán hasta el año que viene. "Después de la fuerte subida de los precios del trigo duro en los meses de junio y julio, llegó la cosecha en Norteamérica con buenas cantidades y calidades. Con ella, hemos vuelto a niveles de precio más adecuados, que nos han permitido construir unos buenos inventarios que nos llevan hasta el primer trimestre de 2021", explica la compañía en el informe de resultados de los primeros nueve meses del año, y confirma a elEconomista que estos inventarios deberían ser suficientes para cubrir los cambios en el precio de la materia prima hasta finalizar el trimestre.

El precio del recurso agrícola sube en torno a un 30% desde los mínimos del año que tocó el pasado mes de junio, impulsado por una climatología, que no está siendo positiva para que haya una buena cosecha de trigo este año, y también por la mejora de las expectativas económicas que se ha producido en los últimos meses, tras el gran susto inicial que supuso el coronavirus para las previsiones de demanda. Al recuperarse estas, y no haber buenas perspectivas para la cosecha de este año, las alzas se han impuesto en el precio del cereal.

Ahora, según los datos que maneja Bloomberg, los inventarios de los principales países exportadores de trigo han alcanzado los niveles más bajos que se han visto en seis años, a medida que China ha ido aumentando sus importaciones, para estar sobre seguro en caso de que se pudiesen producir mayores deterioros de la oferta, en un año de pandemia.

"Los analistas no han hecho cambios en sus estimaciones de que habrá un invierno muy seco en las regiones productoras de trigo, como Estados Unidos y el este del Mar Negro", explican desde Commonwealth Bank of Australia, y avisan de que "el rally del trigo podría tener otra fase, pero para ello es necesario que el mercado vuelva a deteriorar sus perspectivas para la cosecha en Estados Unidos, Rusia y Ucrania". Aunque ocurra, Ebro Foods estará cubierta hasta abril.

Potencial y recomendación

Sin embargo, aunque la compañía ha presentado buenos resultados y está en un sector que no ha sido tan castigado como otros por la crisis del coronavirus, las acciones de la firma llevan varios meses de capa caída, y el balance anual de Ebro en bolsa todavía es negativo, con una caída del 4,3% de su precio en el año. Esto, sin embargo, ha impulsado su potencial alcista hasta superar el 14%, además de haber generado una mejora en la recomendación hasta ser la compra más clara en siete años.

"A mi juicio está bastante barata, incluso considerando que el año que viene no vamos a tener los vientos de cola que han supuesto el Covid"

A Pablo de Rentería, analista de Kepler Cheuvreux, le cuesta entender qué está viendo el mercado para que las acciones de Ebro no hayan repuntado en estos últimos meses. "Es una incógnita. Para mi gusto está bastante barata, aun considerando que el año que viene no vamos a tener estos vientos de cola que ha supuesto el Covid", explica.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin