Bolsa, mercados y cotizaciones

Carteras de fondos o planes, la manera más eficiente de invertir

  • Un claro ejemplo son los planes de pensiones de 'ciclo de vida'
Imagen: Dreamstime.
Madrid

En los últimos años, la mayoría de las entidades financieras están ofreciendo a todos sus clientes el servicio de gestión de carteras adaptado a sus necesidades financieras. O, dicho de otra forma, estamos ofreciendo soluciones de inversión adaptadas a cualquier objetivo de inversión que tenga o pueda tener en el futuro el cliente.

El inversor normalmente elige de entre las diversas propuestas en función de su aversión al riesgo, pero todos sabemos que no es lo mismo invertir si vamos a necesitar el dinero en poco tiempo o hacerlo pensando en un objetivo a más largo plazo. En consecuencia, la utilización de solo el dato de aversión al riesgo deja de tener sentido y más en un entorno de tipos de interés cero o negativos.

Si vamos a invertir en el plazo de un año y queremos rentabilizar nuestra compra a nadie se le ocurriría hacerlo en una cartera de renta variable porque las oscilaciones al alza o a la baja en ese período pueden ser amplias. En este caso estaríamos especulando, no invirtiendo.

A la hora de invertir debemos ponderar tanto el horizonte temporal como la relación que tengamos con el riesgo

Sin embargo, si nuestro objetivo es ahorrar para cubrir un gasto que creemos que vamos a tener en 10 o 20 años sería un completo error hacerlo en una inversión en mercados monetarios, especialmente en estos momentos cuando los tipos de interés reales (tipos nominales menos la inflación) se encuentran en negativo. Es decir, en lugar de ahorrar estaremos, con independencia de lo que pase, despilfarrando nuestros ahorros.

Luego, aunque seamos poco o muy adversos al riesgo, las decisiones de inversión las deberíamos tomar ponderando tanto el horizonte temporal como la relación que tengamos con el riesgo inherente a todas las decisiones de nuestra vida.

Una cartera de fondos de inversión o de pensiones, donde se combinan una serie de activos diversificados por áreas geográficas o por clases con otros que sirven como cobertura natural ante eventos inesperados, y adaptada a diferentes horizontes temporales, es el modo más eficiente de afrontar las necesidades que vayan surgiendo a lo largo de la vida de cualquier persona.

Un claro ejemplo de producto que combina perfectamente estos dos conceptos son los planes de pensiones llamados de "ciclo de vida", ya que sus dos principales características son nivelar el riesgo de las inversiones, teniendo en cuenta el plazo de tiempo que resta hasta nuestra jubilación, y disponer en todo momento de una cartera diversificada.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin