Bolsa, mercados y cotizaciones

El mercado de petróleo se enfrenta a un "cambio estructural" que podría lastrar su precio durante años

  • La recuperación del petróleo de los últimos meses podría estar acabando
  • Los cambios estructurales en el mercado ponen techo el precio del crudo
  • El futuro está en las energías verdes, los gobiernos están apostando fuerte
Foto de archivo

El mercado de petróleo ha sido de uno de los más afectados por la crisis del covid-19. Los confinamientos y las restricciones han afectado de forma directa al consumo de los derivados de esta materia primera. No obstante, aunque la situación ha mejorado desde la primavera para el 'oro negro', los efectos de la pandemia podrían afectar al precio del crudo durante los próximos años. El coronavirus está cambiando el mercado y amenaza con seguir haciéndolo. La apuesta por las energías verdes y el teletrabajo podrían dar un golpe casi letal al crudo, que ahora cotiza por encima de los 46 dólares (el Brent), tras haber caído por debajo de los 20 dólares en abril.

Philippe Waechter, economista jefe de Ostrum AM (una gestora de Natixis IM), cree que se está produciendo un "cambio estructural" en el crudo, que derivará en que "la demanda seguirá siendo moderada en los próximos años. Esto significa que el precio del petróleo seguirá siendo bajo".

Poco podrá hacer la OPEP

El experto de Ostrum AM es escéptico sobre la posibilidad de estrategias de cooperación en la OPEP: "Los productores tienen la tentación de producir más, lo que lleva a un exceso de oferta y a precios más bajos". Al mismo tiempo, Waechter considera que los niveles de PIB de la economía general "no volverán a los niveles anteriores a la crisis antes de por lo menos 2022/2023". Debajo encontraréis la versión en inglés.

Estos son los factores que dominarán el mercado del petróleo en el corto y medio plazo:

- La demanda de petróleo está condicionada por el nivel del PIB. La recesión de COVID-19 es más profunda y parece más persistente que la de 2009, los niveles del PIB no volverán a los niveles anteriores a la crisis antes de por lo menos 2022/2023. Esto significa que la demanda seguirá siendo moderada durante este período.

- Se están realizando muchos esfuerzos para reducir la dependencia del petróleo. Esto refleja un efecto ecológico, ya que muchas personas desean reducir su huella de carbono a nivel mundial. Esto significa que hay importantes avances en la búsqueda de fuentes de energía alternativas. La actual crisis sanitaria es probablemente un momento decisivo. Todos hemos sido testigos de mejoras en la eficiencia relacionadas con muchas áreas de energía alternativa.

- El enfoque de los dos puntos anteriores se ve alrededor del mercado del automóvil. Este mercado está cambiando rápidamente. Los consumidores quieren coches más limpios, los gobiernos financian incentivos para comprarlos y los fabricantes de automóviles han adaptado su oferta. Además, en Europa hay iniciativas en torno a las baterías para mejorar la capacidad de captación de energía.

- También hay grandes inversiones en hidrógenos. Todo esto significa que las empresas industriales, los gobiernos y los consumidores no ven su futuro a través de los nuevos desarrollos que dependen del petróleo. Se trata de un cambio estructural.

- El punto interesante detrás de estas dos observaciones anteriores es que los países occidentales imaginan que su proceso de crecimiento a largo plazo podría ser progresivamente menos dependiente del petróleo.

"Desde la primera crisis del petróleo hemos visto grandes mejoras en la eficiencia del uso del petróleo. Desde principios del siglo XX, el crecimiento ha dependido del uso del petróleo y del descubrimiento de nuevas reservas. Esto tal vez está terminando", explica el experto en la nota.

- El desafío probablemente será para los países en desarrollo donde la dependencia del petróleo es mayor. Su demanda seguirá siendo fuerte por el momento, ya que se asociará con una mejora en la vida de las personas. Hay mucho que hacer aquí para cambiar el proceso de crecimiento.

- La última pregunta es sobre la estrategia de los productores de petróleo. Por todas las razones desarrolladas anteriormente, la demanda seguirá siendo moderada en los próximos años. Esto significa que el precio del petróleo seguirá siendo bajo. Para muchos productores será una fuente de debilidad ya que su presupuesto depende del nivel del precio del petróleo. Muchos productores han calculado su presupuesto sobre precios más altos que los observados actualmente. Esto lleva a un gran déficit fiscal y a una reducción de los gastos. Esto tendrá dos consecuencias

Todo ello llevará a que "la inversión en petróleo se congelará a corto y medio plazo. Esto limitará la producción en el futuro, lo que llevará a un aumento de los precios. En este punto, el rápido desarrollo de las energías alternativas puede cambiar esta dinámica".

Además, "no creo en una estrategia de cooperación de la OPEP. Cuando los ingresos del petróleo son menores de lo esperado, los productores tienen la tentación de producir más, lo que lleva a un exceso de oferta y a precios más bajos. Esto es probablemente lo que podemos esperar en los próximos meses, ya que muchos productores todavía están extrayendo mucho. Esto sería una fuente de un mayor impulso de crecimiento en los países desarrollados", sentencia Philippe Waechter.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

grandezaliberal@gmail.com
A Favor
En Contra

Pues por eso y muchas cosas mas, la inversión en petroleo dará enorme rentabilidad a quien entre ahora!

Puntuación 2
#1