Bolsa, mercados y cotizaciones

El 'bono basura' retorna del estercolero al plato principal de inversión

  • Sólo 9 de 35 fondos de deuda 'high yield' mejoran al índice en la década
  • La Fed ha empezado a comprar estos títulos y el BCE se lo está pensando
Madrid

En la última década invertir en renta fija ha sido una opción muy interesante para los inversores. El índice de deuda global Bloomberg Barclays Global Aggregate, ha dejado ganancias del 3,7% anualizado desde los mínimos de 2008.

La deuda de más riesgo ha sido todavía más rentable, con un rendimiento de casi el 10,5% anualizado en el mismo periodo en el caso del indice Bloomberg Barclays Global High Yield, que recoge los títulos de más riesgo, conocidos como bonos basura, que no tienen grado de inversión para las agencias de calificación, y que tienen un riesgo de impago mayor que los bonos que sí merecen esta nota de calificación crediticia en opinión de las agencias.

En los últimos 10 años, desde mayo de 2010 hasta ahora, las subidas de la renta fija de más riesgo no han sido tan fuertes como a 12 años, ya que una parte importante de las ganancias que se han conseguido desde los mínimos de 2008 se generaron en los años inmediatamente posteriores a la crisis financiera. Cogiendo la década exacta como referencia, el índice de deuda high yield sube un 5,3% en este periodo.

La mayor parte de fondos de inversión disponibles a la venta en España que invierten en ese tipo de deuda en euros y que han estado en activo durante los últimos diez años, no es capaz de superar esta cifra, por lo que, en la mayor parte de los casos. De los 35 fondos que cumplen con estas características, según Morningstar, sólo 9 consiguen batir el 5,3% del selectivo.

El resto de fondos lo hace peor que el índice, por lo que al inversor le habría salido más a cuenta comprar un fondo cotizado que replique el Bloomberg Barclays Global High Yield (en España se comercializan varios ETFs que replican a ese índice), que pagar una comisión por una gestión activa que, en la mayor parte de los casos, no ha dado la talla.

Los tres fondos que mejor lo hacen según este criterio son el Candriam Bds Euro High Yld V EUR Cap, el UBS (Lux) BF Euro Hi Yld € I-B-acc y el AB Euro High Yield S Acc, con retornos anualizados a 10 años del 6,64%, 6,05% y 5,94%, respectivamente.

El papel de los bancos centrales

La deuda high yield ha dejado más rentabilidad, a cambio de asumir un mayor riesgo de impago que otros bonos con mejor calificación. Esto ha sido así a pesar de que los principales bancos centrales del planeta, la Reserva Federal (Fed) y el Banco Central Europeo (BCE), han estado comprando bonos con grado de inversión en los últimos años con sus programas de estímulo, pero no así los calificados como high yield, que se quedaban fuera de los programas del BCE por las normas autoimpuestas por parte del organismo europeo.

Las compras de la Fed y el BCE han sido un apoyo casi constante para los precios. Tanto, que en el caso de Europa, donde el BCE ha mantenido sus compras de bonos más tiempo que la Fed en Estados Unidos, se han visto rentabilidades negativas en muchos títulos de deuda, algo que se ha llegado a contagiar a algunos bonos sin grado de inversión, que han llegado a cotizar en negativo durante los últimos años.

Sin embargo, en los momentos complicados, como los que se han visto este año por la crisis del coronavirus y el pánico que se ha desatado en los mercados en momentos puntuales, no estar dentro del espectro de deuda que compran los bancos centrales ha podido pasar factura a los bonos high yield. En lo que va de año es la categoría de deuda que más sufre, con pérdidas que superan el 11% en el año en el índice global y de casi el 10% en el índice europeo.

Por el contrario, el anuncio de nuevos programas de estímulo por parte del BCE y la Fed ha sido una ayuda para la deuda que sí entra en su cesta de la compra. A pesar del pánico inicial, el índice de deuda global sube ya más de un 1,6% desde enero. Los bonos soberanos de EEUU suben incluso más del 8%, un avance que también ha podido estar relacionado con su condición de refugio.

¿Comprará el BCE 'high yield'?

Aunque los grandes bancos centrales han evitado comprar estos títulos en los últimos años, ahora parece que la cosa va a cambiar. La Reserva Federal ya está comprando algunos títulos sin grado de inversión, algo que anunciaron a principios del pasado mes de abril.

Si bien en el BCE todavía no ha habido una confirmación de que algo similar pueda ocurrir, por ahora el organismo ya ha abierto algo la mano al permitir que los bancos presenten deuda sin grado de inversión como colateral para recibir liquidez del BCE, algo que hasta la crisis del coronavirus no podían hacer.

Incluso, hay economistas que esperaban que esta misma semana Lagarde anunciase que empezaría a comprar directamente bonos de este tipo. No lo hizo, pero sí dejó la puerta abierta a hacerlo en el futuro cercano.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin