Bolsa, mercados y cotizaciones

La prima de riesgo de España sube a 154 puntos, máximos del 'Brexit'

  • El BCE se reunirá este jueves de urgencia para valorar nuevos estímulos
  • El interés que se exige a la deuda se acerca al pico del 18 de marzo

El dinero vuelve a huir de la deuda de los países periféricos de la eurozona, como ya la hizo a mediados de marzo, en el pico de tensión de la crisis por la pandemia de coronavirus, que llevó al Banco Central Europeo (BCE) a lanzar el programa de compras de emergencia (PEPP) de 750.000 millones de euros y después a levantar el límite por países, permitiéndose adquirir el 100% de las emisiones de cualquiera de ellos. Apenas poco más de un mes después, las ventas de bonos de España en el mercado secundario han llevado al interés que se exige a la referencia con vencimiento a 10 años hasta el 1,14%, muy cerca del 1,22% que alcanzó el 18 de marzo, a pesar de la presencia récord de la institución monetaria durante estas semanas.

Este incremento del coste de financiación de España ha elevado la prima de riesgo (el diferencial respecto al bono a 10 años de Alemania) a 154 puntos básicos, un nivel que no se veía desde finales de junio de 2016, tras el referéndum sobre el Brexit, ante las necesidades de mayor endeudamiento y las cada vez peores expectativas de crecimiento del país, por las medidas de hibernación económica tomadas para contener las expansión de contagios por coronavirus y evitar el colapso de los sistemas sanitarios.

Esta situación, similar para Italia, Portugal o Grecia -los Estados de la eurozona que partían con menor margen fiscal para hacer frente a la crisis-, obliga al BCE a estudiar nuevos estímulos monetarios, entre los que se encontrarían aceptar bonos basura en su programa de adquisición de activos, según estudiará en una reunión de urgencia este mismo jueves, y exige una respuesta eficaz de la Unión Europea (UE) en conjunto, justo antes de la celebración de la nueva cumbre.

Y con la presión de que el viernes la agencia de calificación de deuda S&P tiene previsto revisar el rating de la deuda italiana. La nota del país se encuentra dos niveles por encima del bono basura y con perspectiva negativa. Un recorte en-cendería el miedo a una crisis de deuda soberana, como la vivida en 2012 con Grecia y que estuvo a punto de romper el euro.

Italia quedaría muy cerca de quedarse fuera del paraguas del BCE y agudizaría aún más la crisis. Según avanza Bloomberg, la institución monetaria valora ya si acepta bonos basura como garantía en las operaciones de préstamo al sector financiero, ya que las actuales reglas del BCE dejarían fuera a la deuda italiana si S&P, Moody's, Fitch Ratings y DBRS rebajan el rating a bono basura.

Este miércoles, la presidenta del organismo, Christine Lagarde, dejó claro que el helicóptero de dinero, por el que el banco central ingresaría dinero de manera directa a empresas y ciudadanos, no forma parte en este momento de las opciones a explorar por el Consejo de Gobierno y también descartó financiar directamente el déficit de los países, tal como hace el Banco de Inglaterra y el Banco de Japón.

La prima de riesgo de Italia se sitúa actualmente en 226 puntos básicos, en zona de los máximos de la crisis del coronavirus de mediados de marzo, tras arrancar el año en 160 enteros. "Sería otro cambio de juego" si el BCE decide aceptar los bonos basura como garantía, apunta Piet Christiansen, estratega jefe del Danske Bank . "Pasar de no querer tocarlos a discutirlo ahora es otro punto que demuestra que la institución realmente está haciendo un esfuerzo adicional", continúa. El BCE ya ha dio pasos en esa dirección con los bancos suavizando las garantías para acudir a las subasta de liquidez a principio de mes.

El día que abrió la mano con los bancos, también aceptó bonos griegos, una medida que fue anunciada en el PEPP. Curiosamente, fue en ese mismo momento en el que dentro del eurogrupo chocaron el bloque del norte con los países del sur por los coronabonos -la emisión de deuda mutualizada-.

Como desde 2011 con Grecia, quien está empezando primero a sufrir las ventas de deuda está siendo el miembro más débil del euro. Italia es el país más golpeado por el Covid-19 y la economía que presenta mayores desequilibrios. Las medidas adoptadas por el Gobierno todavía inciden más en ellos. Italia se ha convertido en la presa más fácil para el mercado y los inversores están comenzando a cuestionarse si es sostenible esta situación.

Lo que viene después es una espiral de ventas de deuda italiana hasta que la subida de intereses sea insostenible para el país, terminando por arrastrar al resto. Está por ver si el BCE logra evitar una vez más la tensión en los diferenciales. De momento, lo que están mostrando los inversores es reticencias de cara al Consejo Europeo de hoy jueves. Los líderes de la UE debatirán el plan económico coordinado con el que el bloque busca afrontar la crisis del coronavirus. Esty Dwek, analista de Natixis IM Solutions, espera "pocos resultados concretos".

En la cumbre se debe certificar la movilización de 500.000 millones en ayudas y quedar abierta la puerta a líneas de crédito del Mede. Para los expertos, estas medidas serán insuficientes para salvar la economía. También negociarán la creación de un fondo de reconstrucción de más de un billón de euros para financiar a los países más golpeados por el virus. El BCE seguirá jugando un papel fundamental para ser el principal comprador de nueva deuda europea, ante la negativa a mutualizar el riesgo.

Récord histórico de demanda para una emisión sindicada

En el contexto de incremento del interés que se exige a la deuda de España, el Tesoro Público sigue buscando financiación con urgencia y este miércoles colocó 15.000 millones de euros en una emisión sindicada -directamente entre inversores cualificados- de bonos a 10 años, en la que asumió una prima de 17 puntos básicos respecto a la referencia de mercado. La emisión consiguió una demanda récord de 97.000 millones de euros, que casi duplicó la cota histórica alcanzada en enero, de 53.000 millones.

El interés que despierta la deuda española en los actuales nieveles de rentabilidad demuestra la liquidez que existe en mercado por los estímulos monetarios del BCE y se vio también el lunes en los más de 100.000 millones de euros que acudieron a una emisión similar de Italia, récord en la eurozona en 2020, según recoge 'Bloomberg'.

Distintos expertos consultados por 'elEconomista' coinciden en que los bonos de España o Italia son una oportunidad de compra ante los intereses que se les está exigiendo.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin