Bolsa, mercados y cotizaciones

La encrucijada china de Volkswagen en la era del coche eléctrico

  • Invertirá unos 4.000 millones de euros en China solo en 2020
  • Volkswagen recibe junto a Porsche el mejor consejo de compra del sector
  • Lanzará al mercado setenta vehículos eléctricos en diez años
Foto: Volkswagen.

El fabricante alemán obtiene, junto a Porsche, el mayor respaldo de los analistas para comprar sus acciones; su multiplicador de beneficios resulta más atractivo que el de sus competidores, y su acelerón en el coche eléctrico lo acerca a sus rivales. | Todo sobre el fondo asesorado por elEconomista, Tressis Cartera Eco30.

De las 122 factorías que Volkswagen tiene repartidas por el mundo, hay una que levanta suspicacias: la de Urumchi, capital de la Región Autónoma Uigur de Xinjian, donde reside una minoría musulmana en el noroeste de China.

Las detenciones a miembros de esta etnia se cuentan por miles, con el internamiento forzado en centros de adoctrinamiento, como ya señaló la ONU en 2018 y han informado desde la BBC al Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación.

"No ha habido y no hay educación militar para los trabajadores de la planta en Urumchi", se apresuró a desmentir Volkswagen, valor del fondo asesorado por elEconomista, Tressis Cartera Eco30. Pero parece que no desmintió su acuerdo con la Policía Armada del Pueblo, una fuerza paramilitar, a la que se relaciona con el castigo a las minorías étnicas por parte de Pekín.

Volkswagen lanzará setenta vehículos electrificados en la próxima década en todas sus marcas

El fabricante de automóviles se juega mucho en China, un territorio complejo en el que hacer negocios, y en el que la compañía confía para crecer en la era del coche eléctrico. De hecho, su filial china acaba de anunciar que planea invertir 4.000 millones de euros en el país asiático solo en 2020, país en el que, según datos de octubre, su cuota de mercado alcanzó el 19,5%.

De allí también provendrá el litio para sus baterías eléctricas, gracias a un acuerdo firmado en abril con la empresa local Ganfeng.

Es un paso imprescindible para asegurarse el metal más preciado que permitirá a Volkswagen lanzar setenta vehículos electrificados en la próxima década en todas sus marcas -con la ya anunciada reducción del número de empleados en sus plantas-, con una inversión que se estima de 91.000 millones y que empezará por la salida al mercado del modelo ID.3 el año que viene.

"Volkswagen está abrazando la electrificación para pasar página del caso dieselgate"

A punto de finalizar el ejercicio, se prevé que el beneficio neto del mayor fabricante de vehículos del mundo crezca un 17% este año con respecto al anterior, hasta acercarse a los 13.800 millones de euros, según cifras del consenso de mercado que recoge FactSet. Sería su mejor año desde el beneficio extraordinario de 21.717 millones que se anotó en 2012.

Pero es en el conjunto del periodo entre 2018 y 2021, cuando la firma automovilística ganará un 29% más y superará los 15.000 millones, frente al aumento del 13% que se estimaba en enero.

"Volkswagen está abrazando la electrificación para pasar página del caso dieselgate [por las emisiones contaminantes de sus vehículos]", subrayan los analistas Michael Dean y Gillian Davis, de Bloomberg.

"Pero las salidas a bolsa de Porsche y Lamborghini serán necesarias si es serio sobre su objetivo de capitalización bursátil de 200.000 millones de euros", añaden los expertos, quienes creen que la compañía podría transformarse en el nuevo Tesla.

No solo es que Porsche y Volkswagen sean las favoritas de los analistas por recomendación entre los grandes fabricantes, sino que su multiplicador de beneficios que incluye la deuda -de entre cinco y seis veces- es mucho más bajo que la media de once veces de la industria.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1
forum Comentarios 1
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Simonides
A Favor
En Contra

Muy bonito, ha tratado de engañar a todo el mundo con sus motores diésel y frenar la electrificación , una verdadera trampa imperdonable.

Y ahora no para de hablar de que va hacer en muchos años pero la realidad es que está muy atrasada y ha hecho mucho daño y quiere seguir haciéndolo a empresas que decididamente y sin ayudas han apostado,trabado y arriesgado todo por el eléctrico.

Peña que USA no les ponga un buen arancel para que no puedan continuar con el negocio que tienen allí donde se puede comprar el mismo coche hasta un 40% más barato haciendo dumping ya que los precios que consigue son gracias al número de coches que allí vende.

Puntuación -2
#1