Bolsa, mercados y cotizaciones

La revolución del fracking convierte al 'petróleo barato' en un peligro para la economía de EEUU

  • Cada dólar que sube el barril de crudo es un dólar que también ingresa EEUU
  • En 2006, un desplome del crudo habría beneficiado a EEUU en 226.000 millones
  • Hoy, una caída fuerte del petróleo tendría un efecto ligeramente negativo
Refinería de petróleo 'El Tesoro', en Carson (California). Alamy

Históricamente, tanto EEUU como Europa han acogido con los brazos abiertos una caída del precio del petróleo. Por el contrario, las subidas del crudo eran recibidas como un severo golpe al bolsillo de los hogares que podía dañar su consumo y la economía. En Europa sigue dominando este axioma, pero en EEUU ha ido mutando poco a poco en los últimos años a medida que aumentaba la producción de crudo doméstica y el sector del petróleo ganaba peso en la economía. Es más, en la actualidad se puede decir que esta hipótesis se ha revertido. Hoy, unos precios del petróleo bajos pueden hacer más mal que bien a la mayor economía del mundo.

UBS: "La revolución en la producción de crudo en EEUU ha cambiado la relación entre los precios del petróleo y el crecimiento del país"

EEUU es el mayor productor de petróleo del mundo con un bombeo diario que roza los 12 millones de barriles de crudo, de los cuales 8,5 millones de barriles son de shale oil o petróleo de esquisto. Este tipo de crudo extraído de formaciones rocosas (principalmente pizarra) a través de la técnica del fracking (fracturación hidráulica) ha revolucionado la industria del crudo en EEUU, que cada vez está un poco más cerca de lograr la 'independencia petrolera'. Las importaciones netas de crudo aún rondan los 2,5 millones de barriles diarios (mbd), porque a pesar de ser el mayor productor del mundo, el consumo interno todavía supera a la producción en EEUU.

Los expertos de UBS explican en un trabajo dedicado al impacto del crudo en la economía de EEUU que "la revolución en la producción de crudo en EEUU ha cambiado la relación entre los precios del petróleo y el crecimiento del país: unos precios al alza ya no restan al crecimiento. El aumento de la producción ha reducido la dependencia neta de las importaciones de petróleo durante la última década y EEUU ha encontrado el equilibrio petrolero".

Los economistas del banco suizo explican que cada subida de un dólar en el precio del petróleo se corresponde con un aumento de un dólar en la parte de los ingresos. El beneficio neto para EEUU de una caída del barril hasta los 30 dólares es cero (en realidad, ligeramente negativa), frente al beneficio de 10.000 millones que todavía hubiera supuesto en diciembre de 2018, los 50.000 millones de principios de 2018 y 222.000 millones de beneficio que hubiera supuesto un crudo en 30 dólares en 2006.

Aunque EEUU siga siendo (por muy poco) importador neto de petróleo, todo el empleo e inversión que dependen del shale oil podría sufrir drásticas caías con un crudo a la baja, lo que dañaría el mercado laboral y el dinamismo de la actividad económica en el país. "La inversión en energía sigue respondiendo a los cambios en los precios del petróleo. Cuando los precios del petróleo aumentan, los productores buscan sacar beneficio e invierten para capturar este flujo de ingresos futuros. Cuando los precios del petróleo caen por debajo del nivel de equilibrio (el nivel en el que deja de ser rentable seguir extrayendo crudo), la actividad se reduce rápidamente. Los cambios en la actividad relacionada con la energía pueden modificar el crecimiento del PIB en EEUU".

Entre 2015, 2016 y 2017, el auge de la industria del petróleo en EEUU pudo sumar hasta 240 puntos básicos al crecimiento del PIB. Sin embargo, durante esos años una subida del precio del petróleo restaba más a la economía (vía importaciones y consumo) que el impulso que suponía al PIB toda la actividad de esta rama de la industria.

El mundo del petróleo ha cambiado de forma radical en los últimos años. A día de hoy un shock alcista en el precio del 'oro negro' tendría un impacto negativo inferior sobre la economía global. La producción de petróleo a día de hoy se encuentra más repartida en el mundo y, sobre todo, más repartida respecto al PIB global. EEUU, China y Rusia se encuentran entre los grandes productores de crudo. Entre las tres potencias producen alrededor del 30% de todo el petróleo del mundo, mientras que sus tres economías en paridad de poder adquisitivo suponen alrededor del 37% del PIB mundial.

Sin embargo en el pasado, cuando la gran mayoría del petróleo procedía de Oriente Medio, un fuerte aumento de los precios del oro negro beneficiaba a una porción muy pequeña del mundo (alrededor del 5% del PIB mundial) y perjudicaba a una parte muy grande. Ahora una subida del crudo favorece a muchos sectores de grandes economías y así contrarresta parte del efecto negativo sobre los consumidores.

A pesar de ello, un alza intenso del crudo (cuando supera los 80 dólares por barril) sigue siendo negativo para la economía global en términos netos, porque golpea de lleno a regiones como Europa, Japón, India y China, que aunque produce crudo es el mayor importador del mundo de petróleo.

Hoy, los precios del petróleo cotizan en los 60 dólares por barril en el caso del Brent, de referencia en Europa. Por otro lado, el West Texas cotiza en 55 dólares por barril. Estos precios se encuentran todavía ligeramente por encima del precio de equilibrio para EEUU aunque las petroleras han congelado su nivel de producción en las últimas semanas.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum2
forum Comentarios 2
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

david
A Favor
En Contra

El problema real se va a producir cuando EEUU se acerque a los 20 millones de diarios de producción en la siguiente década una vez empiece el bombeo a gran escala en Alaska y circulo polar,y con un consumo previsto a la baja en Occidente, paises desarrollados y China, de hay el interés desarrollar Africa gran esperanza de los productores de petróleo para mantener el consumo por lo menos hasta pasado mediados de siglo.

Puntuación 8
#1
Rey Midas
A Favor
En Contra

1#

El problema del futuro no será el petróleo, sino el agua potable. Así que no hay que contaminar los acuíferos con el fracking.

Puntuación -1
#2