Bolsa, mercados y cotizaciones

El inversor europeo huye de la deuda de la región y se muda a Estados Unidos

  • En año y medio las tenencias de bonos americanos crecen un 13,7%
  • La rentabilidad negativa hace que tengan que buscar alternativas
La rentabilidad negativa expulsa a los inversores en euros. Foto: Getty.

La desesperada búsqueda de rentabilidad en el mercado de renta fija en los últimos años ha llevado a los inversores a tener que ser más creativos, explorando territorios hasta ahora desconocidos para ellos. Tras el lanzamiento del QE en la eurozona y cuando se aumentó el volumen del mismo y se incluyó la adquisición de deuda corporativa, los bonistas de la región emprendieron un éxodo hacia el papel de otros países, una situación que parece camino de repetirse ante el inminente inicio de un nuevo programa de compras de activos.

"El sentimiento cada vez más creciente y arraigado de tipos negativos para siempre en la eurozona que surgió desde el verano está haciendo que más inversores busquen más alternativas con rentabilidad positivas en el extranjero. Con las especulaciones sobre las políticas del BCE que empezaron al inicio del año, las salidas de dinero de la eurozona repuntaron otra vez", explican desde Commerzbank.

Compras de deuda americana

Con este panorama, las tenencias de deuda de Estados Unidos por parte de residentes en la eurozona se han incrementado sensiblemente tanto en los últimos meses como desde que el Bund marcó sus máximos de 2018. Desde febrero del pasado año estas se han incrementado en un 13,7%, hasta los 1,08 billones de dólares, el nivel más alto de la historia. Mientras, en lo que va de año el aumento es del entorno del 7%.

El inversor europeo cambia la deuda de la región por la de Estados Unidos

Por países, Alemania ha experimentado el mayor incremento en lo que va de 2019, pasando de 66.600 millones de dólares a casi 86.000 millones con datos de julio, un aumento del 29%. En segunda posición se sitúa España, con un crecimiento del 23,6%, hasta rozar los 43.000 millones de dólares. Francia cierra el podium con una subida del 23%, hasta superar los 136.000 millones de dólares. Finalmente, Italia, Países Bajos y Bélgica aumentan sus tenencias entre un 13 y un 11% en lo que va de año.

Este éxodo se ve compensado por los últimos movimientos de los inversores extranjeros, que logran -sobre todo en Estados Unidos- rentabilidades interesantes al cubrir la divisa. Según los datos del Banco Central Europeo recogidos por JP Morgan, los extranjeros han comprado 210.000 millones de dólares (190.000 millones de euros) en la primera mitad del año de los cuales 130.000 millones de dólares (118.000 millones de euros) corresponderían a deuda soberana. Este comportamiento contrasta con el vivido durante el anterior QE, cuando estos también huyeron en estampida, con salidas de 550.000 millones de dólares.

Así sustituyen a algunos de grandes inversores tradicionales que han desertado de la deuda soberana de la eurozona ante la ingente cantidad de bonos con rentabilidades negativas. Uno de los grandes perjudicados por la caída de los rendimientos de la deuda es el sector asegurador, que ahora tiene prácticamente imposible lograr sustituir los cupones que recibe de los bonos que tiene en cartera.

El consejero delegado de Allianz y el CFO de Talanx han indicado en entrevistas a diversos medios alemanes que el bund no es una inversión viable en este momento y el economista jefe de la asociación alemana de aseguradoras indicó que "difícilmente alguna aseguradora alemana está comprando bonos del país". Y es que el bono alemán a 10 años cotiza con un rendimiento negativo del -0,59%, el francés en el -0,26% y el español apenas ofrece un 0,12%, casi lo mismo que la portuguesa. La única deuda que da una pequeña rentabilidad al inversor es la italiana, que pese a situarse en zona de mínimos históricos da un rendimiento del 0,84%.

"El país ofrece los mejores retornos entre los grandes países para el inversor japonés al cubrir la divisa. Hasta ahora, la demanda ha sido pequeña, pero eso implica que queda espacio para comprar ante la mejora en las perspectivas", reflexionan desde el equipo de análisis de Citi.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum3
forum Comentarios 3
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Incrédulo
A Favor
En Contra

Ya lleva tiempo huyendo. No es una novedad

Puntuación 8
#1
eduardo
A Favor
En Contra

La patera Europea se hunde y es que se ve a simple vista, cuando tiempo va a aguantar sin industria, con altísimos impuestos, mucho paro, altos niveles de delincuencia y con una oleada tras otra de inmigrantes pobres a los que se les da todo tipo de servicios a cambio de nada.... vamos es solo cuestión de tiempo, cuando la gente huye es por miedo o necesidad y es lo que los inversores están haciendo.

Puntuación 9
#2
De cajón
A Favor
En Contra

Al igual que al pardillo se le caza en bolsa con el dividendo, en rf se le suele cazar tb muy bien con el tipo de interés.

A ver si se cree la gente que el dólar se va a mantener tan fuerte sine die.

Ya lo dice Trump, que será muy basto pero que sabe que un dólar fuerte no es bueno para USA.

En las guerritas comerciales una divisa débil es un misilazo para el contrario.

Puntuación -2
#3