Bolsa, mercados y cotizaciones

La distensión comercial y el níquel aúpan a las acereras y mineras un 9%

El precio del níquel alcanzó la semana pasada máximos de 5 años

La menor tensión comercial desde que tras la cumbre del G-7 las autoridades de Pekín mostrasen una firme oposición a una escalada del conflicto comercial que mantienen con EEUU, ha propiciado que el sector que agrupa a acereras y mineras del Viejo Continente protagonice un rebote en bolsa en las últimas tres semanas.

En concreto, el índice de recursos básicos del Stoxx 600 es el sectorial que más sube desde el fin de semana de Biarritz, cerca de un 9 % –por detrás de las automovilísticas, que repuntan un 12%–.

Pero la distensión geopolítica no es el único factor que se encuentra detrás de estas alzas. El precio del níquel, el metal que se utiliza principalmente para fabricar acero inoxidable, alcanzó la semana pasada los 18.120 dólares por tonelada –máximos no vistos desde septiembre de 2014– y se revaloriza en el año un 67%.

¿La razón? La decisión del Gobierno de Indonesia –el segundo mayor exportador del mundo por detrás de Filipinas– de frenar las exportaciones del metal con el objetivo de que la actual capital, Yakarta, desarrolle su propia industria siderúrgica. Precisamente, hace dos semanas, el presidente Joko Widodo anunció que a finales de 2020 se empezará a construir la nueva capital del país a finales de 2020 en la parte oriental de la isla de Borneo.

La mayor parte del níquel indonesio va a parar a China, por lo que la medida ha hecho que el precio de la materia prima se haya disparado hasta cotas no vistas en cinco años. Para los analistas de Bank of America-Merrill Lynch, el veto a las exportaciones de níquel por parte de Indonesia tendrá un impacto positivo tanto sobre el precio como sobre los márgenes de la industria europea del acero inoxidable.

Entre las mayores alzas se sitúa ArcelorMittal, que se anota un 17 % en este periodo, por detrás de la holandesa Aperam, que sube más de un 20%, la minera sueca Boliden, que repunta un 19%, y de la líder sueca en el sector del aluminio Norsk Hydro, que suma un 16%. En cuanto a la española Acerinox avanza un 11% desde el 23 de agosto y está a menos de un 1% de volver a terreno positivo en 2019.

La reacción de las últimas tres semanas ha contribuido a maquillar, en buena parte, las contundentes caídas que la industria venía protagonizando en el ejercicio, pero aún no es suficiente para borrar las pérdidas en el ejercicio. De hecho, son las grandes firmas las que sufren caídas de doble dígito. Es el caso de la acerera de la familia Mittal, que cede más de un 23%, Norsk Hydro en torno a un 19%, la austríaca Voestalpine más de un 15%, y la británica Glencore, un 12%.

Acereras y mineras las más alcista después de las automovilísticas

Se atenúan los recortes

El recrudecimiento de la guerra comercial y el miedo a una recesión global que se vivió en el mes de agosto, llevó a los analistas a reconsiderar las previsiones de beneficios del sector de recursos básicos, el más vinculado al ciclo económico. Si bien la rebaja de estimaciones respecto a lo que se esperaba a comienzos de año continúa, sí se ha moderado respecto a los tijeretazos que se vieron en agosto, y que alcanzaban el 10% para 2019.

Donde sí ha habido revisiones al alza ha sido tanto en los precios objetivos que otorgan los analistas del consenso de mercado que recoge FactSet como en las recomendaciones sobre estos valores. Así, los expertos han elevado sus valoraciones para 9 de las 20 mayores firmas por capitalización desde el 23 de agosto y cuentan con potenciales entre el 2% y el 49% de cara a los próximos 12 meses.

También han mejorado el consejo que emiten sobre sus títulos en 13 de estas compañías y sólo dos, Aurubis y Rio Tinto cargan con sendos carteles de venta.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.