Bolsa, mercados y cotizaciones

Iberdrola todavía tiene un 10% de margen hasta máximos

  • Acumula una rentabilidad del 230% desde su apertura en Ecotrader
  • Ha superado por valor en bolsa a Santander recientemente
  • Aumentará su dividendo un 15% en los próximos 3 años
Madrid

La ermita de Santa María de la Antigua tiene el honor de ser el edificio más antiguo de Madrid de igual forma que Iberdrola es la estrategia más longeva de Ecotrader, ya que se abrió en noviembre de 2012, hace casi siete años y que ya acumula una rentabilidad del 230%.

Este particular monumento no tiene signos de deterioro ya que es uno de los valores más seguros de todo el selectivo nacional por su condición de valor refugio, lo que le ha valido para recibir de forma continuada una recomendación de compra por parte de los analistas. No obstante, en los últimos meses la ha perdido no tanto porque exista ningún peligro para la compañía sino porque su ascenso en el parqué ha sido meteórico.

Sólo en lo que llevamos de año se anota más de un 33% (y superando a Santander por valor en bolsa por primera vez en la historia), situándose en máximos no vistos desde finales de 2007, cuando logró su máximo histórico en los 10,3 euros y del que sólo la separa un 10% de subida.

"Iberdrola es de esos títulos que sí o sí debe encontrarse en cartera", afirma Joan Cabrero, director de estrategia de Ecotrader. "Es un valor que presenta una fortaleza envidiable y que desarrolla una tendencia alcista que hace mucho situó a su cotización en subida libre absoluta, que es la situación técnica más alcista que existe", arguye.

El consenso de analistas que recoge Bloomberg, no obstante, se ha ido quedando por detrás de estas subidas y fija su precio objetivo de cara a los próximos 12 meses casi un 7% por debajo de los niveles actuales. La mitad del mismo recomienda comprar acciones mientras que el 44% prefiere mantenerlas en cartera.

3,7 euros en 12 años

Obviamente, si se incluyen los dividendos repartidos desde que cotiza en bolsa, la compañía sí se encuentra cotizando sobre sus máximos históricos. Desde 2007, cuando marcó los últimos (sin dividendos), ha pagado un total de 3,7 euros a los accionistas.

Esta cuantía se ha incrementado casi un 30% en los últimos 12 años y se espera que pague 0,37 euros por acción a cargo de las cuentas de este ejercicio, que a precios actuales ofrece una rentabilidad cercana al 4 por ciento. Este rendimiendo, aunque sigue siendo alto, ha perdido resuello en los últimos meses dado que viene de ofrecer rentabilidades de más del 6%.

"Los menores costes de su deuda por las políticas expansivas del BCE le permitirán seguir conservando sin sobresaltos su estructura de apalancamiento [que cerrará en 3,7 veces su ebitda este año] y, sobre todo, su política de dividendos", explica Óscar Anaya, analista de la gestora Tradition. En este sentido, el mercado espera que eleve la retribución a los accionistas en un 15% hasta los 0,42 euros de cara a 2022.

De igual forma, otra derivada de los fuertes ascensos que ha vivido la acción de Iberdrola se refleja en el PER -veces que el beneficio se recoge en el precio de la acción- que hay que pagar ahora por comprarla. En este sentido, está cotizando con una prima de casi el 20% frente a su media histórica, situada en las 15 veces.

¿Cuánto he ganado o perdido con mis acciones?:


WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.