Bolsa, mercados y cotizaciones

Fondos, ETFs y mineras para aprovechar el 'tirón' del oro

  • La demanda global de oro ha alcanzado un 7% más que en 2018
  • Las políticas de los bancos centrales y la caída del dólar apoyan sus subidas
Lingotes de oro
Madrid

El metal precioso sube más del 12% en un año en el que los bancos centrales están reactivando las compras. Los estímulos y los bajos tipos de los propios bancos centrales favorecen las subidas, y el metal puede ser atractivo para quien crea que la bolsa y la deuda ha subido ya mucho en 2019.

Las rentabilidades que se consiguen en el mercado en 2019 están siendo muy diferentes a las del año pasado. Los inversores en renta variable tienen ahora razones para celebrar, con revalorizaciones cercanas al 20% en el S&P y en Europa del entorno del 16% -no en el Ibex, que sube la mitad durante el ejercicio-.

Después de un 2018 que fue malo para la bolsa y también para el oro, que cayó un 2% durante el ejercicio, durante este año el metal también está acompañando a la bolsa en las subidas que esta está experimentando: el oro se revaloriza más del 12% y cotiza en máximos de 2013, por encima de los 1.400 dólares la onza.

Los expertos destacan cómo las decisiones de los principales bancos centrales, que se están inclinando por volver a suavizar sus políticas con bajadas de tipos y posibles inyecciones de nuevos estímulos, favorecen las subidas del metal, que además está experimentando un fuerte aumento de demanda respecto al año pasado.

Para invertir en el oro hay distintas maneras de hacerlo (fondos de mineras, fondos cotizados, acciones de empresas mineras con buena recomendación e incluso oro físico como inversión) y en el contexto actual es interesante conocerlas. Además, con el buen año que está atravesando la bolsa, si las cosas se tuercen el oro es una cobertura natural para todos los mercados. Las subidas han sido ya elevadas, tanto en bolsa como en renta fija, y es posible que haya inversores interesados en traspasar al menos una parte de sus fondos a productos que puedan aprovechar las buenas perspectivas que hay para el metal de cara a los próximos meses.

Más demanda y tipos bajos

En 2019 el oro está experimentando un incremento destacable de la demanda, en parte por el apetito que están mostrando los bancos centrales. Desde ActivTrades explican cómo "según el último informe del Consejo Mundial del Oro, la demanda mundial del metal ha alcanzado las 1.053,3 toneladas, lo que representa un aumento del 7% sobre el mismo periodo del año anterior. Todo porque varios bancos centrales y muchos fondos de inversión cotizados (ETFs) están comprando grandes cantidades de oro". Los bancos centrales "están comprando de manera muy activa. Concretamente, 145,5 toneladas en el primer trimestre, lo que representa una subida del 68% interanual", explican.

Además de que la economía está en pleno proceso de ralentización del crecimiento, lo que puede aumentar el atractivo del oro como valor refugio, los expertos avisan de cómo la política de bajos tipos de interés de los principales bancos centrales es un apoyo para las subidas del metal. "El rendimiento más bajo de los bonos [las rentabilidades negativas se están asentando en los títulos del Viejo Continente] y posibles rebajas en los tipos son factores alcistas para el oro, y también hay que señalar que el índice dólar cayó más del 2% en junio, y el precio del oro está denominado en dólares, por lo que su valor tiende a subir cuando la moneda estadounidense se deprecia", explican desde ActivTrades.

Fondos y compañías atractivos

Para ganar exposición al oro, el inversor puede comprar fondos que buscan las mejores oportunidades entre las compañías relacionadas con el metal, como algunas mineras. Según los datos de Morningstar, los dos fondos que más han subido en el lustro, entre los que están disponibles a la venta en España, en euros, con una inversión mínima no superior a 3.000 euros y una exposición al oro de al menos el 65% de su cartera (se han seleccionado fondos centrados en metales preciosos), son el BGF World Gold D4 EUR, de BlackRock, que logra una rentabilidad anualizada del 3,38% a 5 años, y el DWS Invest Gold and Prec Mtl Eqs LD, de DWS, que en el mismo periodo consigue un 3,08%.

El primero, el más rentable de la lista, está gestionado por Evy Hambro, que dirige al equipo centrado en recursos naturales de la división de renta variable de BlackRock, y explicaba a elEconomista el pasado mes de abril cómo "el oro tiene una correlación negativa histórica con el dólar que se mantiene intacta", algo positivo para el metal si se tiene en cuenta que las perspectivas de los expertos que recoge Bloomberg apuntan a una caída de más del 6% del índice dólar de aquí a 2020.

En cuanto a ETFs, el que mejor se comporta entre los que monitoriza Morningstar disponibles a la venta en España es el db Physical Gold Euro Hedged ETC, que replica los precios del oro físico y logra una rentabilidad anualizada a 5 años del 8,7%.

Quien prefiera invertir directamente en compañías que minan el metal, según los datos que recoge FactSet, entre las mineras de oro con al menos 1.000 millones de euros de capitalización y 4 analistas siguiéndolas, las que mejor recomendación tienen para los expertos son las canadienses B2Gold Corp y Endeavour Mining Corporation. Capitalizan 2.888 y 1.800 millones de euros respectivamente y cuentan con un potencial alcista cercano al 30% en ambos casos.

Otra posibilidad es invertir en oro físico de inversión, a través de compañías que venden y custodian el oro en lingotes de distintos pesos y, por lo tanto, también diferentes precios. De esta manera, el inversor se asegura de poseer el oro y retirarlo en cualquier momento y evita los riesgos que puede suponer invertir en el llamado oro papel, los activos financieros que replican al oro pero que no están respaldados por el metal físico.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0