Materias Primas

Si la 'fiebre' del fracking sube demasiado puede acabar "matando" a la industria del petróleo

  • El gasto de las petroleras está creciendo muy rápido en meses
  • Si el petróleo vuelve a hundirse, muchas firmas podrían quebrar
Foto de Reuters

Harold Hamm, un empresario multimillonario y experto en petróleo, cree que la fiebre del shale puede terminar "matando" al mercado de petróleo, incluida la propia industria del shale. Ahora que el crudo ronda los 50 dólares y muchas empresas vuelven a ser rentables, el gasto en inversión está creciendo muy rápido, lo que podría acabar arruinando a una industria que trabaja con elevados niveles de apalancamiento. | Otro gigante del petróleo se sube a la 'ola' del fracking: Shell quiere explotar EEUU, Canadá y Argentina

Hamm advirtió de esta situación en la famosa conferencia sobre petrólen de CERAWeek, en Houston. Este experto argumenta que un número importante de pequeñas y grandes empresas que trabajan con el shale están incrementando el gasto. La Agencia de la Energía de EEUU prevé que la producción de crudo se acerca a los 10 millones de barriles por día en 2018 ante esta creciente inversión.

Estas estimaciones están llevando al petróleo a mínimos de los últimos meses. Las expectativas de mayor producción ha llevado al barril de West Texas a cotizar por debajo de los 49 dólares por barril, niveles que no se veían desde el 30 de noviembre de 2016, un día después del histórico acuerdo de la OPEP para recortar la producción de crudo.

El petróleo podría volver a hundirse

Hamm comenta que la producción de EEUU "podría subir mucho... pero mejor sería que el gasto se emplease de una forma comedida, o acabará matando al mercado". Es decir, si las firmas de shale aprovechan que sus operaciones son rentables con el crudo cerca de 50 dólares e intentan producir todo lo que pueden en un corto espacio de tiempo, los precios del crudo volverán a caer a niveles con los que será difícil convivir.

Este multimillonario dirige una de las firmas de shale más grandes de EEUU, que tiene la mayor parte de sus campos de extracción en Bakken, en Dakota del Norte. Hamm, además, fue uno de los primeros empresarios en anunciar públicamente su apoyo a la candidatura del ya presidente de EEUU, Doanld Trump.

El número de perforación y exploración por parte de las empresas de shale están aumentando en los últimos meses a su mayor ritmo desde 2012. Las plataformas activas de perforación activas alcanzaron las 609 la semana pasada, mientras que hace un año su número era de 392.

Fatih Birol, director de la Agencia Internacional de Energía, comenta en una entrevista con Bloomberg que "estamos presenciando el comienzo de una segunda ola de producción en EEUU".

Mientras, Khalid Al-Falih, ministro de Energía de Arabia Saudí, ha señalado que los brotes verdes en la industria petrolera de EEUU están creciendo "demasiado rápido". El ministro ha advertido a la industria del shale: "Sería ilusorio pensar que vamos a sostener las inversiones de otros en detrimento de las nuestras propias". Este mensaje deja entrever que pacto para recortar la producción de la OPEP y otros productores no se prolongará más allá de mediados de año.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud