Materias Primas

La AIE duda de que el recorte de producción de petróleo de la OPEP dure más de seis meses

  • De cumplirse lo pactado, habrá un déficit de oferta de 0,6 millones de bd
  • Constata el impacto en los precios a corto plazo, pero duda del alcance

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) considera que si se cumpliera el recorte de producción pactado por la OPEP y por otros países petroleros, en particular Rusia, el mercado viviría una situación de déficit en la primera mitad de 2017. Pero subraya que el acuerdo sólo durará seis meses, "no extendiéndose el recorte de producción".

En su informe mensual sobre el mercado petrolero, la AIE indica que, teniendo en cuenta también que ha revisado ligeramente al alza sus cálculos sobre la demanda global de crudo para 2017 (ahora cree que el crecimiento anual será de 1,4 millones de barriles diarios, 110.000 barriles más de los anticipados en noviembre), el déficit sería de unos 600.000 barriles diarios en la primera mitad del año.

Pero el organismo dependiente de la OCDE subraya que estos cálculos están basados en el compromiso de la OPEP de limitar sus extracciones a 32,7 millones de barriles diarios y de otros productores (en particular Rusia) de disminuir su aportación en 558.000 barriles diarios, y su cumplimiento.

La AIE no confía en que el acuerdo se prolongue en el tiempo y no se atreve a hacer previsiones para después de la primera mitad de 2017. "El análisis se complica por el hecho de que el recorte propuesto es de seis meses, y será revisada en la próxima reunión ministerial de la OPEP a finales de mayo", indica en el comunicado.

La agencia subraya que el límite temporal puede entenderse como "una advertencia de que la restricción de producción no podría extenderse". Según la AIE, la curva de precios refleja un aumento a corto plazo, pero el movimiento es "relativamente pequeño a más largo plazo".

Otra lectura interesante de la agencia para pensar que el acuerdo sólo durará seis meses es la preocupación de la OPEP por los productores de petróleo que operan con mayores costes, como las empresas de fracking. De esta manera el cártel lanza un mensaje a estos productores de que "el aumento de mayor producción no les va a salir gratis al subir los precios". Los competidores "pueden pensar dos veces antes de tomar el riesgo de nuevas inversiones" para aumentar el bombeo, desincentivando la idea de que el recorte de producción garantiza un suelo en los precios del crudo. Goldman Sachs estima que con los actuales precios se reactivarán los pozos de fracking.

"Es evidente que las próximas semanas serán cruciales para determinar si los recortes en la producción serán implementados y si el reciente aumento de los precios del petróleo van a durar", explica la AIE y señala que "por motivos contractuales y logísticos", los recortes no se podrían notar como se espera. "El acuerdo es por seis meses y que debe dar tiempo a que se aplique antes de volver a evaluar nuestras perspectivas de mercado", apunta la agencia.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud