Ecoley

Nuevo palo de la Justicia europea a la elección de todos los miembros del Poder Judicial por el Parlamento polaco

  • El Abogado General estima que el régimen disciplinario de los jueces es contrario al Derecho de la UE
  • Se sanciona por el contenido de las sentencias y se limita la posibilidad de plantear cuestiones prejudiciales
Foto: Alamy

El Abogado General Evgeni Tanchev, recomienda al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), en sus conclusiones de 6 de mayo de 2021, que debe declarar que la legislación polaca sobre el régimen disciplinario de los jueces es contraria al Derecho comunitario, porque las disposiciones controvertidas no garantizan la independencia e imparcialidad de la Sala Disciplinaria del Tribunal Supremo y, por tanto, son contrarias al Tratado de la UE.

Razona que "toda falta de apariencia de independencia o de imparcialidad del tribunal perjudica la confianza que la justicia en una sociedad democrática inspira a los sujetos de derecho no debe permitirse". Y estima que puede considerarse que la falta de independencia de la Sala Disciplinaria contribuye a las dudas legítimas sobre la independencia del Presidente de esta Sala.

Esta recomendación es fruto de un recurso de la Comisión Europea en el que alega que el nuevo régimen disciplinario polaco no garantiza la independencia e imparcialidad de la Sala Disciplinaria, compuesta exclusivamente por jueces seleccionados por Consejo Nacional de la Magistratura (KRS), cuyos quince jueces son elegidos por la cámara baja del Parlamento polaco.

"Que los expedientes disciplinarios tramitados sobre la base de los actos impugnados no impliquen la aplicación del Derecho de la Unión es irrelevante"

Tanchev rechaza las alegaciones del Gobierno polaco sobre la competencia de la Justicia comunitaria en este asunto y determina que el hecho de que los expedientes disciplinarios tramitados sobre la base de los actos impugnados no impliquen la aplicación del Derecho de la Unión es irrelevante, como lo es el hecho de que la Unión no tenga competencia general en materia de responsabilidad disciplinaria de los jueces.

Además, razona que es evidente que el Tribunal Supremo y los tribunales ordinarios de Polonia se pronuncian sobre cuestiones relativas a la aplicación o interpretación del Derecho de la Unión y que, por tanto, están comprendidas en el ámbito del Derecho de la Unión.

Basa el Abogado General sus argumentos sobre la sentencia de 19 de noviembre de 2019 del propio TJUE, que declara, entre otras cosas, que el Derecho de la UE se opone a que los asuntos relativos a la aplicación del Derecho de la UE sean competencia exclusiva de un tribunal que no es independiente e imparcial.

"La acción disciplinaria debe iniciarse contra un juez por las formas más graves de mala conducta profesional, y no por el contenido de las decisiones judiciales"

Posteriormente, el Tribunal Supremo polaco, en sus sentencias de 5 de diciembre de 2019 y de 15 de enero de 2020, declara que, ante las circunstancias en las que se constituyó la Sala, el alcance de sus competencias, su composición y la participación del KRS en su la Sala Disciplinaria no puede ser considerada como un tribunal a los efectos del Derecho de la UE o el Derecho polaco. Después de esas sentencias, la Sala Disciplinaria siguió ejerciendo sus funciones judiciales.

La acción disciplinaria debe iniciarse contra un juez por las formas más graves de mala conducta profesional, y no por el contenido de las decisiones judiciales que, en general, implican la apreciación de los hechos, la valoración de las pruebas y la interpretación del derecho. y la interpretación del derecho, determina Tanchev.

Contra la dignidad del cargo

En opinión del Abogado General, una definición de las infracciones disciplinarias disciplinaria, consistente en infracciones manifiestas y graves de la ley y en la vulneración de la dignidad del del cargo, puede servir para cubrir el contenido de las decisiones judiciales y no contiene suficientes garantías para proteger a los jueces.

Además, la mera posibilidad de que se inicien procedimientos disciplinarios o disciplinarios contra los jueces por el contenido de sus decisiones judiciales crea, sin duda, un "efecto de enfriamiento" no sólo para esos jueces, sino también para otros jueces en el futuro, lo que es incompatible con la independencia judicial.

"La normativa permite al ministro de Justicia mantener abierto sin plazos el expediente"

La ausencia de indicaciones en las disposiciones controvertidas sobre los criterios según los cuales el Presidente de la Sala de lo Contencioso-Administrativo está facultado para designar el tribunal disciplinario competente, además del tribunal en el que tiene su sede el juez acusado, da lugar al riesgo de que esta facultad discrecional pueda ejercerse de manera que se socave el estatus de los tribunales disciplinarios como tribunales establecidos por la ley, concluye Tanchev.

Por otra parte, señala que la normativa permite al ministro de Justicia mantener abierto sin plazos el expediente y que en ausencia de un procedimiento regulado puede llevarse a cabo en ausencia del juez o de su defensor, por lo que las disposiciones nacionales vulneran los derechos de la defensa. Estos derechos son requisitos de la tutela judicial efectiva para la protección judicial en virtud del TUE.

Y, finalmente, concluye que el derecho de los jueces nacionales a plantear una cuestión prejudicial al TJUE se vea limitado por la posible incoación de un procedimiento disciplinario, hace que las medidas impugnadas infringen el artículo 267 TFUE, que regula la facultad de apreciación o la obligación de los órganos jurisdiccionales nacionales de plantear una cuestión prejudicial. A este respecto, recuerda que las medidas nacionales que exponen a los jueces nacionales a un procedimiento disciplinario por el hecho de haber planteado una cuestión prejudicial no pueden permitirse.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin