Ecoley

Los expertos alertan de conflictos regulatorios tras la irrupción de la teconología 'blockchain'

  • Aseguran que colisiona con el marco legal de algunas materias
  • Piden una mayor claridad en la normativa sobre las criptomonedas
  • Subrayan que entra en conflicto con el marco legal de Protección de Datos
Foto: Archivo

La tecnología blockchain ha revolucionado el mundo de la empresa por el alcance de sus potenciales aplicaciones, más que por su condición de un registro de transacciones de pago en una red. Sin embargo, los expertos jurídicos aseguran que su irrupción aún genera incógnitas, especialmente en el ámbito legal.

"Se necesita regulación para proporcionar una mayor confianza y transparencia a los usuarios pero sin que resulte una barrera reguladora alta, que puede sofocar la innovación, lo que limitaría el potencial del blockchain", apunta Lupe Sampedro, socia del área de Protección de Datos del despacho Bird & Bird. La firma ha elaborado el informe Blockchain: riesgos, recompensas y regulación, en base a su experiencia en proyectos en esta materia.

"Los reguladores en diferentes sectores aún no están actuando", señala José Luis Lorente

El documento concluye que es necesario una mayor claridad regulatoria sobre el comercio de criptomonedas y las actividades relacionadas con la recaudación de capital a través de la venta de tokens. Además, pide más precisión en la normativa que tiene que ver con la gobernanza de las redes blockchain y sus participantes.

Entre las lagunas legales aparece el Reglamento General de Protección de Datos europeo, que no hace referencia al blockchain, por lo que ninguna legislación de los países miembros aborda esta tecnología. Según el informe de Bird & Bird, blockchain entra en conflicto con algunos de los principios clave del marco legal de la protección de datos, como el derecho al olvido. "Es esencial que los reguladores europeos vigilen las tecnologías blockchain y emitan más orientación para ayudar a las organizaciones a encontrar un equilibrio entre la tecnología y el marco regulatorio", asegura Sampedro.

Regulación armonizada

La regulación de blockchain provoca un debate en relación con las criptomonedas y otros criptoactivos que no están gobernados por los marcos normativos existentes. En muchas jurisdicciones, los reguladores abordan las inquietudes en este aspecto, pero no prestan la misma atención las aplicaciones comerciales generales de las tecnologías blockchain, donde la regulación específica se considera innecesaria.

"En el caso de España, existe una regulación fragmentaria para cada sector", explica José Luis Lorente Howell, socio de Banca y Finanzas en Bird & Bird y colaborador en el informe. "No hay una regulación armonizada y los reguladores en diferentes sectores aún no están actuando", señala. "En términos de servicios financieros, existe una preocupación por parte del consumidor, el inversor y la perspectiva de las comunicaciones electrónicas, pero la CNMV aún no ha implementado la regulación", añade.

Por otro lado, el informe apunta que, atendiendo a los potenciales usos del blockchain, destaca la posibilidad de su aplicación en el área de impuestos. "Las ventajas para las organizaciones es que podrían ahorrar costes y ganar eficiencia, ya que los contratos inteligentes podrían automatizar el procesamiento del impuesto sobre la renta y aplicarse en impuestos sobre transacciones como el IVA", describe.

Sin embargo, los especialistas recuerdan que existen desafíos en la migración a un sistema fiscal basado en esta tecnología. "Requeriría un desarrollo significativo de redes y bases de datos gubernamentales, y una reforma en las leyes fiscales", explican. Algunos gobiernos, como Estonia, Tailandia, Singapur e India, ya han comenzado a experimentar con ello en impuestos y auditorías.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.