Legal

Afectados por la quiebra de Inversión Hogar en 1992 reclaman 260 millones al Santander

  • La Audiencia Provincial de Madrid ya ha dejado el caso visto para sentencia
  • La entidad defiende su inocencia y dice que las reclamaciones ya están caducadas
Una oficina del Banco Santander. | EE
Madridicon-related

El Consorcio de Compensación de Seguros (en representación de la empresa intervenida Finanzas y Crédito) y la inmobiliaria Urbanizaciones y Construcciones Andaluzas (Urcansa) reclaman al Banco Santander 260 millones de euros en concepto de daños y perjuicios por la quiebra de la constructora Inversión Hogar en 1992.

La Audiencia Provincial de Madrid ha dejado visto para sentencia el recurso contra el fallo del Juzgado de Primera Instancia número 20 de Madrid de 2017 que exoneró a la entidad de culpa en la quiebra de la constructora.

El Santander e Inversión Hogar firmaron en 1992 un convenio para asegurar la viabilidad de la empresa, según el juzgado de instancia, por lo que no cabía declararlo nulo.

Sin embargo, los demandantes denuncian que la entidad financiero provocó la suspensión de pagos de la compañía al hacer pasar el contrato como un crédito hipotecario privilegiado en vez de un crédito ordinario, lo que a su juicio vulnera el principio de igualdad de trato entre los acreedores.

Los representantes legales del banco, por su parte, defienden que nunca se ocultó la existencia del contrato, rechaza que su único objetivo fuera cobrar el crédito y, por otro lado, apuntan a que las reclamaciones ya han prescrito.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud