Inversión sostenible y ESG

Demanda récord de 123.000 millones de dólares para el bono verde de Reino Unido

  • Las peticiones duplican las que recibió el primer bono ESG de España
Foto: Reuters

En su debut como emisor soberano sostenible este martes, el Reino Unido ha roto todos los récords de demanda. Los inversores se han lanzado a devorar esta esperada colocación, que ha recibido peticiones por 123.000 millones de dólares, según informó Bloomberg. Se trata de la cifra más alta atraída tanto por el propio Reino Unido como por el mercado de deuda verde global. Consulte más noticias sobre bonos verdes en elEconomista Inversión sostenible y ESG.

El emisor soberano ha puesto en el mercado un bono verde con vencimiento en 2033, a un precio de 7,5 puntos básicos sobre la referencia que vence en junio de 2032. "Esto sugiere unos costes inferiores a los de la deuda convencional –el denominado greenium, o prima verde- de aproximadamente 2 puntos básicos", según el estratega de mercado de RBCE Europe Megum Muhic.

Todavía no se ha dado conocer el tamaño de la colocación, pero el secretario del Tesoro del país, Rishi Sunak, señaló el pasado mes de julio que se trataría de la mayor emisión soberana de este tipo, y que batiría a la que realizó Italia en marzo de este año por 8.500 millones de euros (10.000 millones de dólares).

La cifra superará sin duda la de la primera emisión ESG del Reino de España, que el Tesoro llevó a cabo hace 2 semanas, que, para una oferta de 5.000 millones de euros a 20 años, recibió demanda por más de 60.000 millones, 12 veces más.

En opinión de Scott Freedman -gestor de carteras en Newton Investment con cerca de 2.000 millones de euros bajo gestión en fondos de deuda sostenible- esta colocación será "un catalizador para las emisiones en el Reino Unido". El país prevé poner en el Mercado al menos 20.000 millones de dólares de bonos verdes en el presente año fiscal. Aún así, Reino Unido llega tarde a un mercado en el que hace tiempo entraron emisores soberanos como Francia, Polonia, Alemania, Irlanda, Italia y, hace muy poco, España.

Los fondos que capte Reino Unido se gestionarán dentro del marco de deuda sostenible del país, que ha generado diversidad de opiniones entre los inversores. Bryn Jones, gestor del mayor fondo de bonos éticos británico, alabó los requisitos de reporting, incluido el seguimiento de los impactos tanto sociales como ambientales. Sin embargo, la semana pasada Triodos Investment Management afirmó que los planes de gasto establecidos no cumplían con sus estándares en lo relativo a la tecnología para la captura de carbono y el denominado hidrógeno azul. 

En cualquier caso, la emisión estaba llamada a recibir un aluvión de órdenes: "Esperamos una fuerte demanda para los gilts verdes", señaló Agne Stengeryte, estratega de Bank of America, en cuya opinión estas colocaciones  "deberían resultar especialmente interesantes para la industria de los fondos de pensiones, en la que las cuestiones ESG [ambientales, sociales y de buen gobierno] cada vez son más relevantes".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.