Internacional

¿Cómo es posible que el primer ministro británico pueda cerrar el Parlamento indefinidamente?

  • El poder de cerrar el Parlamento indefinidamente se remonta al siglo XIII
  • Y el de dejar a los diputados sin nada que debatir, al siglo XIX
  • Algunos 'brexiters' sugieren estas opciones para forzar una salida dura
El Palacio de Westminster. Foto: Reuters.

Una de las principales amenazas que sobrevuela las primarias por el liderazgo del Partido Conservador británico es la de que el ganador decida imponer un Brexit duro por la vía más rápida: cerrando el Parlamento para evitar que los diputados puedan detenerle antes de que el país salga de la UE automáticamente el 31 de octubre. Una opción que el fiscal general, Geoffrey Cox, describió como "inconstitucional pero no ilegal". Pero más increíble es la propuesta de otra candidata 'tory', Esther McVey: dejar la Cámara abierta pero con el orden del día en blanco hasta noviembre, de forma que puedan ir a sus escaños pero no puedan debatir ni votar nada. ¿Cómo es posible que estas opciones estén sobre la mesa? La respuesta obliga a mirar a algunas de las miles de curiosidades históricas que inundan el sistema político británico.

En los orígenes del Parlamento inglés, allá por el siglo XIII, era el rey el que convocaba a los lores y algunos representantes civiles -normalmente familiares de los mismos aristócratas que no tuvieran títulos- para aprobar impuestos y leyes en momentos concretos. Una vez cumplidos sus objetivos, el rey disolvía las cámaras y mandaba a sus miembros a casa hasta la próxima ocasión.

Casi 800 años después, el funcionamiento del Parlamento ha cambiado mucho, pero en el manual de funcionamiento sigue escondida la cláusula que establece que la reina es la encargada de convocar y cerrar el Parlamento, lo que puede hacer a voluntad. Y, en su nombre, el responsable último de tomar la decisión es el primer ministro.

Normalmente, el cierre y apertura de la nueva sesión del Parlamento se produce cada año con fines meramente ceremoniales, entre mayo y junio. Un representante de la Casa Real acude a la Cámara de los Lores, donde está el trono, y lee las leyes aprobadas que han sido promulgadas por la reina. A continuación, los diputados salen, uno a uno, apretando la mano del presidente de la Cámara. Y, en la reapertura, unas semanas después, la monarca lee un discurso de investidura con el programa del primer ministro para el nuevo año, que es votado por los diputados a continuación, reafirmando la autoridad del jefe de Gobierno.

El Gobierno de Theresa May lleva dos años evitando el cierre del Parlamento precisamente por el miedo a perder la nueva votación de confianza que lleva aparejada. Y en algunos momentos puntuales, un primer ministro ha pulsado el botón del cierre para dar por terminada la sesión cuanto antes y empezar una nueva para imponerle leyes a los Lores, que tienen el poder de vetar leyes durante dos sesiones: si cada una de esas sesiones se acababa en apenas dos semanas, el Gobierno podía levantar dicho veto casi inmediatamente.

El portavoz de la oposición se remontó hasta Carlos I, rey entre 1625 y 1649, que disolvió el Parlamento durante 11 años y gobernó por decreto

Lo que nunca había pasado es que un primer ministro decida usar ese poder para imponer al Parlamento una decisión que, como el Brexit sin acuerdo, los diputados han rechazado repetidamente. Con Westminster cerrado, no pueden bloquear el Brexit duro, ni proponer una moción de censura, ni nada: no habría control posible al Gobierno en el momento más decisivo para la política británica en décadas.

El portavoz laborista del Brexit, Keir Starmer, se remontó a Carlos I, rey entre 1625 y 1649, que disolvió el Parlamento durante 11 años e intentó gobernar mediante decretos, buscando recaudar impuestos sin autorización legal. El rey fue condenado a muerte por la Cámara de los Comunes por traición después de una guerra civil. "La última vez que alguien intentó usar los 'poderes de Carlos I' no acabó bien", recordó Starmer. Mientras, el jurista David Allen Green creen que la misma reina podría negarse a firmar un decreto claramente político, o exigir primero que el primer ministro sobreviva una moción de confianza, para darle a los diputados una última opción de negarse.

Tomar el orden del día

Más sorprendente es la posibilidad de mantener el Parlamento en blanco pero sin orden del día. Aquí, la explicación es más clara: a finales del siglo XIX, ante la obstrucción permanente del Partido Nacionalista Irlandés -que pedía la autonomía para su isla-, la mayoría aprobó un cambio al reglamento de la Cámara de los Comunes que daba al Gobierno el control sobre los temas a debatir. Al contrario que en España -o en Escocia o Gales-, en Westminster no hay una Mesa del Parlamento formada por distintos partidos que decida qué leyes tratar cada día: lo decide unilateralmente el Gobierno.

La norma tiene un doble filo: cuando los partidos están en el Gobierno, les sirve para imponer el rodillo parlamentario sin oposición. Pero cuando están en la minoría, les deja con apenas una docena de días al año -los llamados 'Días de la Oposición', concedidos de vez en cuando por el Ejecutivo como un regalo magnánimo a la bancada de las minorías- en los que tratar los temas que les preocupen.

El problema surge cuando el Gobierno sobrevive en minoría, como este caso, y decide no llevar nada a votación durante meses. Dejar el orden del día en blanco. La mayoría de diputados -sumando la oposición y los rebeldes 'tories'- que quiere frenar el Brexit no podría hacer nada: ni presentar enmiendas (¿a qué, si no hay nada sobre la mesa?), ni presentar sus propias leyes de emergencia. Parálisis por inacción.

Aquí habría dos posibilidades. Una es que el presidente del Parlamento, el europeísta John Bercow, decidiera romper las normas para permitir a los diputados presentar enmiendas a cualquier cosa, para convertir hasta la moción diaria para dar por terminada la sesión e irse a casa en un proyecto de ley anti-Brexit. La otra sería impulsar una moción de censura, la única iniciativa que el Gobierno está obligado a tramitar.

La solución que había buscado la oposición es usar uno de los pocos días en los que ellos fijan el tema a debatir para presentar una moción que suspenda temporalmente el punto del reglamento que da control al Gobierno sobre el orden del día. Con esa apertura, podrían evitar cuatro meses de inactividad forzada y, por el camino, aprobar una ley que prohíba suspender el Parlamento 'a lo Carlos I'. "Si no detenemos la mecha hoy, ya no podremos desmontar la bomba en septiembre. Es nuestra única oportunidad", dijo el diputado 'Tory' Oliver Letwin.

Sin embargo, para sorpresa generalizada, el plan fue rechazado por 11 votos, y el cerre del Parlamento sigue en juego por el momento. "No celebraréis en septiembre", dijo el líder laborista, Jeremy Corbyn, tras conocerse el resultado.

Lo malo de la Constitución británica es que está llena de trampas a favor del Gobierno y vestigios históricos de siglos y siglos, en muchos de los cuales no existía un democracia como la entendemos ahora. Lo peligroso es que una mayoría simple puede hacer y deshacerlo todo a su antojo, sin requisitos de mayorías de dos tercios o Tribunales Constitucionales que supervisen los cambios. Y nadie sabe qué puede pasar en los próximos meses.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum2

Usuario validado en elEconomista.es
Diabolo
A Favor
En Contra

Europa también puede posponer el brexit a cuando abran dicha casa de pu.tas, digo parlamento.

en qué estaría pensando....

Puntuación 8
#1
Teudis Carmona
A Favor
En Contra

EL SR.TRUMP: Cualquier dirigente político es juzgado por su gestión y como ha contribuido en su campo de acción en hacer un mundo mejor. En qué mundo llego al poder y que herencia deja a los políticos sucesores. El sr. Trump igual que todos está sometido a este juicio de la sociedad y de la historia. Su entrada en la gestión ha sido con polémica, su gestión se basa en el conflicto,..¿Que está aportando este señor con su gestión?. UNA COSA ES LA GESTIÓN DE UN PATRIMONIO PRIVADO PROPIO, Y OTRA COSA ES LA GESTIÓN DE LO PUBLICO-UN CARGO COMO Presidente de los EEUU obliga a una gestión extremadamente eficaz. El sr. Trump, PIENSA QUE ESTA GESTIONANDO SU PATRIMONIO PRIVADO-El tiene que ser consciente que está GESTIONANDO LA MAYOR POTENCIA DEL MUNDO...En fin la historia le juzgara. Está demostrándose que la guerra comercial entre EEUU y China solo beneficia a ellos; (China firma un acuerdo estratégico con Rusia). Europa queda aislada y cada vez más dependiente de estos bloques debido a su debilidad. De continuar esta guerra y si Europa no toma medidas terminara por volver a caer en situaciones pasadas como el periodo entre guerras del siglo XX, o la crisis del 2008. El sr.Trump y sus declaraciones no consideran Europa ni como aliada, ni como zona preferente (Al Reino Unido le anima a un Brexit a las bravas y a no pagar deudas a Europa, si hace eso tendrá una fuerte ayuda de EEUU en forma de acuerdos preferentes)...

Puntuación -3
#2