Internacional

El Brexit sigue vivo: las negociaciones entre May y Corbyn entran en la fase final

  • La permanencia en la unión aduanera puede salvar el acuerdo de May
  • Pero supondría el fin para la premier al pactar con el laborismo
  • Corbyn no escapará de las críticas si no introduce un nuevo referéndum
El líder laborista, Jeremy Corbyn, y la primera ministra de Reino Unido, Theresa May. Reuters

El Partido Laborista de Jeremy Corbyn se ha convertido en la única y última opción de Theresa May para sacar adelante en el Parlamento británico su acuerdo de Brexit. Ambos líderes negocian a contrarreloj un pacto para que Reino Unido quede dentro de la unión aduanera de la Unión Europea de forma temporal, mientras el Gobierno de May confirma que celebrará las elecciones europeas. Si las negociaciones fracasan podría precipitarse la caída de May o tomar cuerpo un nuevo referéndum.

Tras la última prórroga de la Unión Europea a la salida del Reino Unido de la Unión Europea, el Brexit ha permanecido congelado mientras conservadores y laboristas abrían los contactos para salir del laberinto en el que ha entrado el país. Hoy se celebra la reunión clave entre ambos partidos en el que podría salir fumata blanca para sumar los parlamentarios suficientes para aprobar el divorcio con la UE.

Las negociaciones han ido encaminadas a garantizar los derechos de los trabajadores británicos en territorio europeo, pactar la permanencia dentro de la unión aduanera y establecer las condiciones de un segundo referéndum a largo plazo. Ha habido acuerdo en el plano laboral y medioambiental, según la prensa británica, pero hay disonancia en los términos de la unión aduanera y en la posible convocatoria de una nueva consulta.

Un acuerdo sobre los dos asuntos suponen traspasar las líneas rojas establecidas por May y Corbyn. La primera ministra se había comprometido sacar totalmente a Reino Unido de las reglas comunitarias. La fórmula aduanera de permanecer dentro del espacio aduanero supondría seguir sometido el país a las normas europeas en materia comercial. Por ello May propone una estancia temporal hasta 2022 para que coincida con las elecciones generales para que los ciudadanos puedan decidir con su voto la futura relación.

Para Corbyn aceptar la propuesta de May supone ceder terreno sobre la premisa de mantener abierto el comercio con la Unión Europea. La presión interna de los dos partidos también juega en contra del posible acuerdo. Las bases del laborismo y dos terceras parte de los parlamentarios del partido exigen a Corbyn que condicione el apoyo del Brexit a pactar un segundo referéndum. Algo que supondría la enésima contradicción de May en este proceso de divorcio y que se ha encargado de rechazar desde el primer momento.

El posible pacto con Corbyn, erosiona aún más May y su debilitada posición interna en el partido

El problema para la premier es que si las negociaciones fracasan se abre un escenario de elecciones anticipadas y aumento de presión para su dimisión. Pero el posible pacto con Corbyn, erosiona aún más su debilitada posición interna en el partido. Según The Guardian, el Partido Conservador pedirá su dimisión si hay acuerdo. Se espera que Theresa May tenga conversaciones hoy con el presidente del Comité 1922 a medida que aumentan los pedidos para que ella establezca una fecha de renuncia, en la que se espera una fecha salida clara para su salida como primera ministra.

Algunos ministros del gabinete pro Brexit, incluido el ministro para el Brexit, Steve Barclay, se ha sentado con desgana en la mesa de negociaciones. Las reuniones no han sido fáciles. Las propuestas del Gobierno de May no se comunicaban al equipo de Corbyn hasta las mismas reuniones y se entregaban en un papel para ser confiscado al final de los encuentras. La desconfianza entre los dos partidos es creciente.

Sin acuerdo hoy, el parlamento británico volverá a coger protagonismo con las enmiendas y los votos indicativos mientras las elecciones europeas se acercan. Hoy termina el plazo en Reino Unido para inscribirse en las votaciones al parlamento europeo del 23 de mayo. El número dos de May, David Lidington, ha confirmado que participará en las comicios europeos, convirtiendo las elecciones en la última promesa incumplida de May alrededor del Brexit.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum2

Puag
A Favor
En Contra

No lo había olvidado, es que me la sudan estos dos.

Puntuación 5
#1
pedro
A Favor
En Contra

Lo mejor es que se vayan los piratas ya de una puñetera vez.

Puntuación 0
#2