Internacional

Zimbabue recae en la crisis económica entre escasez de divisas, huelgas y falta de combustible

  • La falta de divisas ha llevado al Gobierno a imprimir dinero de nuevo
  • La capital ha suspendido la recogida de basuras por falta de combustible
Una cola de zimbabuenses espera para poder sacar dinero del banco. Foto: Reuters.

Cuando en 2017 un 'golpe de palacio' puso fin al caótico mandato de Robert Mugabe en Zimbabue para reemplazarlo por uno de sus hombres de confianza, Emmerson Mnangagwa, el país aficano parecía tener un momento de esperanza. Mnangagwa no tardó en anunciar que "Zimbabue está abierto para los negocios" y prometió derogar las medidas económicas de Mugabe más polémicas. Pero poco más de un año después, entre huelgas, un aumento de la inflación y una creciente escasez de combustible y divisas, el país parece cerca de recaer en la grave crisis que traumatizó a los zimbabuenses entre 2005 y 2009.

El domingo, el Gobierno anunció la subida del precio de la gasolina a 3,33 dólares por litro, convirtiéndola en la más cara del mundo, según recoge Bloomberg. De esta forma intenta compensar la grave crisis de combustible, que lleva semanas forzando a los conductores a hacer colas delante de las gasolineras durante horas a la espera de que llegue una nueva carga de suministros.

En respuesta, el Congreso de Sindicatos de Zimbabue, la organización que une a la mayoría de representantes de trabajadores, llamó a una huelga general desde este lunes. A ella se han unido involuntariamente numerosas empresas y pequeños coemrcios, obligados a cerrar sus puertas ante la falta de importaciones y divisas. Y hasta el Ayuntamiento de la capital ha tenido que suspender la recogida de basuras por falta de gasolina para los camiones.

Vuelve el 'dólar zimbabuense'

Uno de los motivos de esta crisis es la mala gestión de las divisas realizada por el Gobierno en los últimos años. Tras la crisis hiperinflacionaria de 2005-2009, en la que el aumento de los precios alcanzó el delirante récord histórico del 79.600.000.000% mensual, el Gobierno decidió sacar de la circulación el dólar zimbabuense, la moneda local, y operar con divisas (especialmente el dólar, pero también euros y rands sudafricanos).

Esta decisión estabilizó los precios, ya que los comerciantes tenían más confianza en monedas 'fuertes'. Pero, en los últimos años, ante una falta de ingresos internacionales en divisas, el Gobierno de Mugabe comenzó a restringir la retirada de dólares en efectivo y a animar a los ciudadanos a operar con dinero electrónico, insistiendo en que no había diferencia entre pagar dólares con tarjeta o en efectivo. De esta forma intentaba ocultar la falta de dólares que lo respaldaran, pero los ciudadanos pronto se dieron cuenta de que algo no iba bien: los bancos no permitían cambiar el dinero en las cuentas por divisas en efectivo. Los dólares que había en las cuentas bancarias no eran dólares reales. El infausto 'dólar zimbabuense' o 'zólar' había resucitado.

Como resultado, los comerciantes ya han establecido dos precios distintos para los productos: una lavadora cuesta 1.500 dólares en efectivo o 5.000 'zólares' si se va a pagar en tarjeta, según Bloomberg. Como las empresas tienen que pagar sus importaciones en divisas, muchas han cerrado por falta de dinero real. Y los médicos han convocado una huelga de 6 semanas exigiendo pagos en efectivo en vez de en 'zólares'. La inflación, por el momento, solo llega al 31%, según el Gobierno, pero, a este ritmo, la recaída hiperinflacionaria parece cuestión de tiempo.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 1
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

ricardo
A Favor
En Contra

Después de la persecución, violación y asesinato de al menos miles de blancos en el sur de Africa después del fin del apartheid que esperaban, crecimiento económico?...

Puntuación 3
#1