Internacional

La crisis de los opiáceos amenaza a la fuerza de trabajo en EEUU

Foto: Pixabay

Las sobredosis se han convertido en la principal causa de muerte para los estadounidenses menores de 50 años. El consumo de opiáceos en Estados Unidos ya está considerado una emergencia sanitaria nacional. Pero también afecta notablemente al mercado de trabajo.

Así lo señala Alan Krueger, economista de la Universidad de Princeton, en un estudio lanzado este jueves sobre la caída de la fuerza de trabajo en EEUU. A nivel general, Krueger señala que la paulatina jubilación de la generación del baby boom y la mayor afluencia a las universidades que retrasa la edad media de acceso al mercado laboral está afectando a la baja a la fuerza de trabajo del país.

Sin embargo, el investigador recoge cifras que apuntan que las áreas donde más se prescriben opiáceos es a su vez donde más ha caído la participación en la fuerza de trabajo desde el año 2000, añadiendo además que la variación entre la prescripción según las regiones tiene más que ver con las prácticas médicas que con el tipo de dolor que sufren los pacientes.

Así, el economista advierte de que "a pesar del masivo incremento de la prescripción de opiáceos en la década de los 2000, no hay pruebas de que la incidencia del dolor haya menguado".

En consecuencia, Krueger apunta que el centrarse en combatir la crisis de los opiáceos "podría ayudar a apoyar los esfuerzos para aumentar la participación en la fuerza de trabajo y prevenir que caiga aún más".

También sugiere el economista que la ampliación de la cobertura sanitaria podría mejorar la ratio de participación en la fuerza laboral, puesto que un gran porcentaje de los hombres jóvenes tienen un mal estado de salud. La mitad de los que no trabajan toman medicación contra el dolor diariamente, y el 40% asegura que este dolor les impide aceptar un puesto de trabajo.

Todo ello se produce en un momento en que Estados Unidos se encuentra en situación teórica de pleno empleo, con una tasa de desempleo del 4,4%. Sin embargo, la ratio de participación en la fuerza de trabajo se ubicó sólo en el 62,9% en agosto, según cifras del Departamento de Trabajo de EEUU.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0