Internacional

Los letrados del Senado de EEUU permiten acelerar la tramitación del plan de infraestructuras de Biden

  • No tendrán que esperar hasta otoño, como se pensaba hasta ahora
Chuck Schumer, líder del Senado. Foto: Reuters

El presidente de EEUU, Joe Biden, tiene prisa para aprobar todas las leyes posibles antes de las legislativas de noviembre de 2022, en las quepondrá en juego su ajustada mayoría parlamentaria. Y los letrados del Senado se han puesto de su parte: tras revisar una de sus normas, permitirán a la mayoría presentar una cifra ilimitada de leyes fiscales cada año, en vez de solo una, como hasta ahora. Una decisión que abre la puerta a una tramitación mucho más veloz para la ley de infraestructuras que Biden presentó la semana pasada.

El Senado de EEUU requiere, por accidentes de la historia, un 60% de apoyos para tramitar cualquier ley. A lo largo de los años, la mayoría cualificada se ha ido reduciendo, de la unanimidad total, a dos tercios, a un 60%, ante la parálisis legislativa que conllevaba, dado que la oposición podía bloquear absolutamente todo sin límite alguno, lo que utilizaron en su día los senadores racistas del sur para vetar durante casi un siglo cualquier intento de mejorar la situación de la minoría negra. En 1974, los senadores eliminaron de raíz esta restricción para las leyes fiscales, que desde entonces se pueden aprobar por mayoría simple. Con un límite: solo se podía tramitar una por año. Hasta ahora.

Este lunes, el líder del Senado, el demócrata Chuck Schumer, planteó un nuevo cambio para reducir un poco más las restricciones. Y con el visto bueno de los letrados, ahora la mayoría del Senado podrá enmendar ilimitadamente esa ley anual, lo que en la práctica supone que podrán aprobar un número infinito de leyes fiscales cada año sin tener que hacer megapaquetes que incluyan todo tipo de asuntos en un solo texto.

El plan de Biden hasta ahora era tramitar la ley de infraestructuras en otoño, cuando comenzara el nuevo año fiscal en EEUU y se reiniciara el contador del límite. Con este cambio, sin embargo, el Congreso podría empezar a tramitarla en cualquier momento, y su único obstáculo sería Joe Manchin, el senador más conservador de la mayoría demócrata y voto decisivo para aprobar cualquier cosa. Manchin se ha mostrado molesto por la decisión de poner las subidas de impuestos casi exclusivamente sobre las empresas, y ha pedido al Gobierno "repensar" las alzas fiscales. Biden había planteado subir el tipo del IRPF, aunque dejó esa parte para más adelante.

El proyecto de inversión en infraestructuras del nuevo Gobierno prevé gastar 2,3 billones de dólares en carreteras, puertos, redes eléctricas, plantas de hidrógeno, cargadores para baterías de coches o banda ancha para los millones de estadounidenses que aún tienen un acceso lento a internet, entre otros asuntos. Su objetivo es impulsar la creación de empleo con 3 millones de puestos de trabajo adicionales a lo largo de esta década, según las estimaciones de Moody's.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin