Internacional

¿Será Europa la mayor beneficiada por un triunfo demócrata?

  • La relación económica entre EEUU y Europa pasa por uno de sus peores momentos
  • Trump ha marcado cuatro años de incesantes polémicas mundiales
Joseph Biden, candidado demócrata a la presidencia de EEUU. Imagen: Reuters.

El mundo se enfrenta a una de las elecciones a la presidencia de Estados Unidos más reñidas de las últimas décadas. Tras cuatro años de incesantes polémicas que han marcado el mandato del presidente Trump, la relación económica entre Estados Unidos y Europa pasa por uno de sus peores momentos.

En este sentido, observando el programa con el que se presenta el candidato del Partido Demócrata, Joe Biden, y algunas declaraciones de los últimos años, se alberga la esperanza en Bruselas de mejorar sustancialmente la relación con la mayor economía del mundo y encauzar las tensiones geopolíticas existentes.

La mayor parte de los creadores de opinión, analistas y estrategas económicos ven a Trump como el causante de las difíciles relaciones entre Estados Unidos y la Unión Europea. Sin embargo, una buena parte de la política desplegada por el actual inquilino de la Casa Blanca no es nueva, sino que parte de viejas tensiones entre ambos lados del Atlántico como son a) la participación americana y europea en la financiación de la OTAN, b) el predominio de las grandes plataformas norteamericanas en el desarrollo digital europeo, c) la dependencia de las importaciones de bienes europeos por parte de Estados Unidos (especialmente autopartes y materiales refinados) que le lleva a tener un déficit persistente en una balanza comercial cuyo tamaño total equivale prácticamente al PIB de España (1,3 billones de dólares), d) la posición europea en el conflicto geopolítico Estados Unidos –China y e) la desigualdad de trato en las reglas comerciales (especialmente en servicios) entre los dos bloques, cuya resolución no ha sido posible en el seno de la Organización Mundial de Comercio (OMC) desde la Ronda de Doha.

Yendo por orden, en primer lugar, se sitúa uno de los mensajes de la campaña de Trump de 2016, también apoyado por la entonces candidata demócrata, Hillary Clinton: el exceso de aportación de Estados Unidos en la financiación de la Alianza Atlántica, cuando la mayor parte de los países miembros europeos ni siquiera cumplen el objetivo del 2% del presupuesto en gasto militar. Esta es una cuestión de primer orden a la cual Trump ha dado una enorme importancia, pero sobre todo ha colocado a la Unión Europea ante el espejo de sus contradicciones. Mientras desde Bruselas se reivindica la 'soberanía europea', una de las parcelas más importantes de ella como es la seguridad y la defensa exterior se prefiere seguir poniendo en manos de la misma potencia desde hace más de medio siglo, exigiéndole al mismo tiempo mayores desembolsos mientras una buena parte de Europa mantiene la dependencia energética de uno de los principales enemigos de la OTAN como es Rusia. En este aspecto, si Biden gana las elecciones, su pensamiento no será muy distinto del que diferentes presidentes anteriores han manifestado: la necesidad de una mayor contribución europea.

En segundo lugar, otro de los ámbitos de la 'soberanía europea' es la digital, con un mercado copado por las 'over-the-tops' americanas. Aunque por razones algo distintas a los europeos (relativas a la falta de competencia, violaciones de la privacidad, tráfico de datos sin el consentimiento de los usuarios, ejercer como editores de contenidos cuando no son un medio de comunicación, entre otros), la Administración Trump ha sido quien más ha plantado cara a estas compañías, incluso activándose los mecanismos que en un futuro no demasiado lejano supondrán la aplicación de una nueva 'ley anti-trust' o un proceso a la Rockefeller, pero del siglo XXI, para romper aquellas posiciones de dominio que colocan 'murallas chinas' a la entrada de nuevos competidores.

En tercer lugar, el origen de la disputa más enconada entre Washington y Bruselas es la posición deficitaria de la balanza comercial americana, siendo fuertemente deficitaria en bienes, pero superavitaria en servicios gracias a la influencia de los digital americanos señalados anteriormente. Esta situación se ha acrecentado en los últimos años, siendo globalmente más perjudicado Estados Unidos. La Unión Europea supone el 19,1% de las exportaciones americanas en 2018 (su principal mercado de exportación) según los datos publicados por el Departamento de Comercio, representando el mayor peso el comercio con Reino Unido, Alemania y Holanda, con dos bienes principales: aeronaves y bienes de equipo. En este sentido, la modificación del estatus británico tras el 'Brexit' es de enorme importancia para Estados Unidos, siendo este su principal mercado de exportaciones en el continente europeo, por un valor en dicho año de 66.200 millones de dólares.

Al mismo tiempo, tiene una importante dependencia de las importaciones de origen europeo de producto farmacéutico y bienes de equipo, siendo especialmente dependiente de Alemania (más de la suma de Reino Unido e Italia juntas, que son el segundo y tercer origen más importante de las importaciones hacia América). También aparecen las importaciones de productos agroalimentarios elaborados como cerveza, aceite, 'snacks' elaborados o frutas y verduras procesadas. En total, el déficit de la balanza de bienes ha escalado en la última década un 77,1%.

Debido a esta estructura de comercio exterior, agudizada en los últimos años, en el momento en que se puso en cuestión el sistema de ayudas americanas a Boeing por parte de la Unión Europea y el establecimiento de los impuestos sobre determinados servicios digitales en varios países (especialmente Francia), la Administración Trump atacó inmediatamente a aquellas importaciones que más impactan sobre los sectores productivos nacionales como es el caso de los productos agroalimentarios. El ataque se fundamentó sobre unas bases ciertas como es el efecto que sobre los precios en origen de las materias primas agrícolas tiene el primer pilar de la Política Agraria Comunitaria (PAC), estimándose por parte del Departamento de Comercio una distorsión promedio del 17%, con lo cual, en esa cifra se establecieron algunos aranceles concretos como el caso del vino o de la aceituna negra.

Ni en la parte americana ni en la europea son inocentes en materia de distorsión de los precios de determinadas mercancías y servicios por el efecto que tienen las políticas de subvención directa. Una vez más se ha revelado la incapacidad de la OMC para resolver un conflicto pre-existente que tampoco ahora se ha resuelto ni es probable que resuelva Biden, el cual ideológicamente parte de posiciones más defensoras del proteccionismo comercial que Trump que es un 'proteccionista táctico'.

Por último, la posición europea ante las tensiones geopolíticas Estados Unidos-China muestra las fisuras derivadas de una falta de claridad y cohesión política entre los Estados miembros, donde hay partidarios de un mayor acercamiento hacia China. Una victoria de Biden puede mover a la Unión Europea hacia posiciones más cercanas a Norteamérica, pero a sabiendas que sería un mandato más bien anti-chino como el de Obama, con lo cual Europa tendría más inconvenientes que ventajas.

En suma, no está claro, en el caso europeo, quién o quiénes serían los mayores beneficiados por una victoria demócrata. A tenor de los movimientos de las últimas semanas en el mercado financiero, parece que serían más beneficiadas las compañías que se encuentran en una peor posición competitiva respecto a Estados Unidos, las cuales son al mismo tiempo las más perjudicadas por los aranceles que se han ido imponiendo sucesivamente a las importaciones europeas.

comentariosforum9WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 9
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

JuanSinMiedo
A Favor
En Contra

Los PROGRES europeos, tienen su esperanza en el viejecito demócrata, los mismos...tienen muy...muy....mala memoria, pues en todos los mandatos de los Demócratas en E.E.U.U. a Europa, la ha ido no mal.... FATAL!!

La explicación es bien sencilla, y mas hoy día, que la ECONOMÍA, está totalmente GLOBALIZADA.... Todas las empresas europeas, dependen de mayor, o menor medida, de sus correspondientes homólogas, tanto norteamericanas, como asiáticas, y los inversores invierten tanto en un lado como en el otro del Océano, por tanto si la economía de E.E.U.U. se estanca, o hasta retrocede, la europea, lo hará el doble, o el triple.

Yo, comprendo que cuando uno es de IZQUIERDAS, a Trump, se le vea como el mismo Belcebú en persona, y no por su carácter, sino por lo que el representa, o sea el CAPITALISMO, Y LA ECONOMÍA DE MERCADO, y ya sabemos que eso, en Europa, y muchiiiiiiiisimo mas en la España SOCIAL-COMUNISTA, pues se vea horroroso.

JUSTO....JUSTO, LO CONTRARIO QUE OTROS VEMOS.

Puntuación 25
#1
Si si buaff como nos iría de cine
A Favor
En Contra

Si si Europa ganadora por goleada si gana el anciano progre. Ya lo estamos viendo como nos va con nuestros progres.

ASÍ sería no quieres sopa pues toma dos tazas

Puntuación 22
#2
jsus
A Favor
En Contra

¿Esto es lo de vender la piel del oso antes de haberlo cazado?

Puntuación 16
#3
Carlos
A Favor
En Contra

Como gane Biden, en Europa se acabarán las libertades (oficial y legalmente)...

...y vamos a tragar tanto NWO, LGTBI+HDLGP, Islam, elcolorquenosepuededecir, feminismo y transexualismo, que lo del blanqueamiento del judaísmo tras la WWII va a parecer poca cosa

Puntuación 19
#4
Los Chinos todo lo que ganan va a la buchaca
A Favor
En Contra

Los Chinos trabajan mucho y consumen muy poco.

A todos nos iría muy buen si hicieran lo contrario.

Puntuación 6
#5
Usuario validado en Google+
Javier C
A Favor
En Contra

Prefiero aTrump que a los pedófilos.

Puntuación 14
#6
BASURA NO
A Favor
En Contra

EL ÚNICO EUROPEO QUE GANARÍA SERÍA EL HP DE SOROS

Y TODA SU COHORTE DE GLOBALISTAS

Puntuación 14
#7
Yo mismo
A Favor
En Contra

Espero que gane Trump porque si no EEUU lleva el mismo camino que Europa, decadencia y muerte (económica). Los chinos ya se estan frotando las manos si gana el viejo Biden. De Europa mejor no hablar porque se ve a la legua que se dirige al abismo.

Puntuación 13
#8
incredulo
A Favor
En Contra

Europa no sé. Lo que sí sé es que los más perjudicados serán los habitantes de EEUU. Pero si gana Biden, pues que disfruten lo votado. En España estamos también disfrutando lo votado.

Puntuación 11
#9