Internacional

Un tribunal escocés rechaza una orden judicial para asegurarse de que Johnson pida la prórroga del Brexit

  • El Gobierno se había comprometido a cumplir la ley voluntariamente
  • Si no pide una prórroga, Johnson podría ser juzgado por mentir al tribunal
Foto: Archivo

Un tribunal de Escocia ha rechazado este lunes una petición de emitir una orden judicial para obligar al primer ministro, Boris Johnson, a pedir una prórroga del Brexit si el Parlamento no ratifica ningún acuerdo antes del 19 de octubre, después de que el 'premier' se comprometiera en un documento judicial a cumplir la ley y pedir la extensión por voluntad propia.

Los denunciantes, un grupo de activistas que ya habían vencido al Gobierno en el cierre del Parlamento, consideraban que Johnson no era de fiar y, por lo tanto, solicitaban una orden judicial para forzarle a cumplir una ley aprobada en septiembre en el Parlamento por la cual los parlamentarios buscaron evitar un divorcio caótico.

El tribunal ha tumbado la iniciativa, sobre la que aún cabe recurso. El abogado Jo Maugham ya ha adelantado que este mismo martes apelarán ante la instancia más alta de Escocia para tratar de revertir el rechazo de este lunes, según informa la radiotelevisión pública BBC.

La clave de la decisión estuvo en que el Tribunal separó los "argumentos políticos", en referencia a la insistencia permanente de Johnson de que habrá una salida de la UE el 31 de octubre con o sin acuerdo, de la "parte legal". Los abogados del Gobierno se comprometieron a cumplir la ley, que en la práctica quita de las manos a Johnson la decisión sobre si pedir o no una prórroga, y el fiscal general, Geoffrey Cox, puso sobre la mesa su dimisión si el Ejecutivo no cumplía con sus obligaciones legales.

Precisamente, la semana pasada se filtraron esos documentos gubernamentales presentados al tribunal escocés, que apuntaban al compromiso del 'premier' británico de remitir una carta para pedir la extensión formal del artículo 50 -que supondría una extensión del Brexit más allá de la fecha prevista del 31 de octubre- si no se cerraba un acuerdo con la UE antes del día 19 de este mes.

Varios expertos juristas señalaron que este compromiso documental es tan vinculante como la orden judicial que habían pedido los denunciantes, y advirtieron que Johnson se enfrenta a sanciones personales por desobediencia si intenta saltarse sus obligaciones legales tras haber prometido que las cumpliría ante un juez.

La admisión del primer minsitro representa, sin duda, un giro en los acontecimientos, toda vez que Johnson ha asegurado hasta la fecha que o conseguía un acuerdo con la UE o la alternativa era una salida abrupta. No obstante, Johnson intentó salir al paso a golpe de tuit para cubrirse políticamente:  "Con acuerdo o sin acuerdo, pero sin retraso".

"Respetaremos la ley y dejaremos la UE el 31 de octubre", ha insistido el jefe de Gobierno este lunes, antes de conocer la decisión judicial, según The Guardian.

En este sentido, Johnson ha afirmado que salir de la UE "es lo que la gente votó" en el referéndum de junio de 2016. "Creo que la mayoría de la gente solo quiere que haya Brexit", ha añadido, a la espera de conocer la respuesta europea a su plan para eliminar la salvaguarda en la frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte. La UE no ha rechazado de plano la propuesta, pero ha puesto sobre la mesa una larga lista de problemas y ha dado a Johnson "una semana" para presentar cambios a su plan. Si no los presenta, todo indica que la cumbre del 17 de octubre estará dedicada a acordar una nueva prórroga del Brexit, en vez de a hacerlo realidad.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0