Inmobiliaria

Nyesa incorporará nuevas compañías a sus filas y propondrá un 'contrasplit'

  • El primer accionista ha adquirido los derechos de crédito de Banco Sabadell
  • La cotizada también tiene intención de desinvertir en Costa Rica
Edificio Torres de Hércules

Nyesa se aleja del fantasma de la liquidación y se prepara para incorporar nuevas empresas al entramado del Grupo que le hagan crecer. Serán sociedades estratégicas, de diferentes sectores y "alto valor añadido".

Según ha explicado Liberto Campillo, director de Expansión y Desarrollo de Nyesa, están en negociaciones con una piscifactoría, una empresa de eventos o una almazara del sur de España. También integrará una cartera de suelos urbanos de cerca de 10 millones de euros, dos hoteles -que podrían gestionar un grupo hotelero 'líder'- y dos centros deportivos. 

En total, las nuevas sociedades tendrán un valor conjunto aproximado de entre 50 y 75 millones de euros. Se espera que las primeras se incorporen a Nyesa entre julio y septiembre de este año. 

"Estamos buscando incorporar con nosotros un cashflow positivo y optimizar los ingresos", ha dicho Campillo. La operación se llevaría a cabo mediante la suscripción de ampliación de capital no dineraria a cambio de acciones de Nyesa

La inmobiliaria también propondrá en la próxima Junta General de Accionistas, prevista para el mes de junio, un contrasplit -agrupación de acciones que podría ser en la proporción de 10 acciones por 1. "Nuestra idea es que la acción siga teniendo un valor centesimal, pero no tan reducido como ahora", ha asegurado Campillo. 

Deuda y desinversiones 

Nyesa ha anunciado que Mariano Schoendorff, accionista de referencia de la compañía, ha adquirido los derechos de crédito que la entidad Banco Sabadell mantenía frente a Nyesa. Schoendorff tiene intención de capitalizar dicha deuda, lo que podría suponer la reducción de cerca de 11 millones de euros del total de la deuda.

En cuanto a Rusia y el impacto que podría tener la guerra en su negocio, la cotizada ha dejado claro que el mercado ruso ha perdido mucho peso en su negocio y que "no les afectará para nada". En la actualidad, cuenta con un activo destinado a arrendamiento industrial y valorado en 8 millones de euros. "Es un activo muy a largo plazo. No contamos con él para hacer nuestros cálculos", añadía Campillo. 

La cotizada también ha comunicado su intención de desinvertir en Costa Rica, país en el cuenta con tres activos. Uno de ellos es el Proyecto Finca Playa, una parcela de 4,4 hectáreas de extensión con una superficie edificable de 813.000 m2 y con la posibilidad de realizar proyectos hoteleros y/o residenciales.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin