Inmobiliaria

Los directivos del sector inmobiliario piden seguridad jurídica y agilizar los fondos europeos

  • Reclaman a la administración mas suelo y colaboración público privada
  • Apuestan por la digitalización y la sostenibilidad en la construcción

La revista Inmobiliaria de elEconomista ha preguntado a los principales protagonistas del sector por los retos a los que se tiene que enfrentar este año el mercado. Además de pedir una mayor seguridad jurídica y de destacar la importancia que se le debe dar a la llegada de los fondos europeos, que deben canalizarse con la mayor agilidad posible, todos coinciden en que se tienen que ofrecer soluciones sostenibles e imaginativas para completar la demanda creciente de vivienda en España.

En este sentido, los expertos calculan que se necesitan más de un millón de nuevas viviendas en alquiler a precio de mercado y alrededor de 800.000 viviendas asequibles. Además de la importante inyección que supondrán los más de 5.000 millones de los Fondos Next Generation, "los nuevos modelos de construcción más sostenible y eficientes como la industrialización permitirán renovar el parque inmobiliario en línea con las nuevas demandas de los clientes y sus necesidades", explica Francisco Pérez, CEO de Culmia.

En la parte de la promoción residencial, Borja García-Egotxeaga, CEO de Neinor Homes, apunta que el sector mantendrá en 2022 "una tendencia positiva en ventas, pero va a afrontar un año complicado en costes", debido a que "el precio de los materiales de construcción está disparado". Igualmente, David Martínez, CEO de Aedas Homes, considera que "asistiremos a un crecimiento moderado y sostenible de una demanda solvente de vivienda de obra nueva. El reto más importante del sector es convertir un negocio en una industria confiable y predecible".

Jorge Pérez de Leza, CEO de Metrovacesa, también cree que la vivievienda nueva va a experimentar "un crecimiento sostenido en los próximos meses" y en este caso el directivo apunta que "el reto que sin duda está marcando la hoja de ruta es la sostenibilidad, que se está situando como un eje prioritario en toda la cadena de valor de una vivienda".

Por su parte, José Carlos Saz, CEO de Habitat Inmobiliaria, destaca como los principales retos "la falta de suelo finalista y la excesiva demora en la concesión de licencias. Al encontrar una solución conjunta, daríamos con una gran oportunidad para el sector y para el conjunto de la economía y la sociedad española: incrementar la actual escasa oferta de vivienda".

Ley de vivienda

En este sentido, Raúl Guerrero, CEO de Gestilar, destaca que en el sector "preocupa la nueva Ley de Vivienda, que puede convertirse en una Ley ineficaz con un efecto contrario al perseguido".

Por su parte, Juan Antonio Gómez-Pintado, presidente de Vía Ágora, señala que una de las tensiones del sector viene por "el encarecimiento de los materiales y los costes de construcción, aunque se trata de un problema circunstancial. Por otro lado, existe una creciente disparidad entre la oferta y la demanda de empleo, con un porcentaje de vacantes sobre empleos creciente".

Además, Manuel Balcells, director General de Inbisa, apunta que los promotores deben "hacer frente a las altas exigencias de las entidades bancarias para el acceso al crédito, que nos exigen altos porcentajes de precomercialización para su financiación".

Evolución del precio

En cuanto a los precios de la vivienda, Ricardo Sousa, CEO de Century21, espera que "en 2022 los precios se van a estabilizar en ciudades como Madrid, y podrán subir en algunos mercados secundarios y municipios del área metropolitana de la capital. Esto generará una progresión positiva en el número de transacciones".

Pedro Soria, CCO de Tinsa, cree que "mientras la oferta continúe su reactivación a un menor ritmo, afectada por el incremento de las materias primas, escasez de mano de obra y largos plazos de tramitación de licencias. Ese desacople podría seguir tensionando los precios de vivienda al alza en el segmento de obra nueva".

En esta línea, Carlos Smerdou, CEO de Foro Consultores, destaca que "el coste del suelo está tirando del precio final de la vivienda, y aquí las Administraciones tienen mucho que decir, facilitando la disponibilidad de suelo en las zonas más demandadas".

Por otro lado, Miguel Pereda, Presidente de Grupo Lar, considera que "es fundamental que las Administraciones Públicas proporcionen estabilidad y dejen de utilizar políticamente la vivienda, que apuesten de forma decidida por aumentar el parque público de vivienda en alquiler, y que contribuyan a dar soluciones para la falta de suelo urbano en las principales ciudades".

Seguridad jurídica

José Ignacio Morales, CEO de Vía Célere, apunta que "será fundamental la colaboración de la administración pública, a través de medidas que generen seguridad jurídica para la inversión y mediante la puesta en el mercado de más suelo residencial para la construcción de promociones, tanto para su venta como el alquiler".

En la misma línea, Eduard Mendiluce, CEO de Anticipa y Aliseda, demanda que "hay que apostar por medidas que fomenten la oferta y huyan de una regulación excesiva del mercado inmobiliario, que no penalice a los propietarios de viviendas ni perjudique a la inversión, justo en el sentido contrario de lo que propone el Gobierno con la Ley de Vivienda. Hay que trabajar por un modelo basado en incentivos sólidos, seguridad jurídica y estabilidad normativa".

Mikel Echavarren, CEO de Colliers, cree que este año "el inmobiliario se ve afectado por situaciones de incertidumbre global, que en 2022 podrían ser relevantes, como Ucrania, o de inseguridad jurídica y medidas populistas de nuestro país".

Igualmente, Teresa Marzo, CEO de Elix, considera que "el reto del sector es potenciar la colaboración público-privada y desarrollar un marco legal que aporte mayor seguridad jurídica en España para atraer inversión".

Antonio Carroza, CEO de Alquiler Seguro, advierte de que "intervenir un mercado implica la expulsión de operadores, en el caso español supondrá la salida de los inversores que comenzaban a apostar por el alquiler residencial desde la oferta, tan necesitada de profesionalización".

Crece el apetito inversor

Para Concha Osácar, fundadora y socia de Azora, "el mayor reto del sector para 2022 será encontrar el equilibrio adecuado entre el riesgo y el retorno de las inversiones, ante una continuación de la llegada de capital".

Según José Luis Miró, CEO de Almar Consulting, "probablemente por parte de los inversores aún existen miedos y desde las pymes españolas vamos a tener que romper esa barrera psicológica poniendo en valor nuestros activos, haciendo uso de las ayudas que llegan de Europa por la sostenibilidad, optimizando los procesos mediante la digitalización e impulsando la demanda".

Adolfo Ramíez-Escudero, presidente de CBRE España, destaca que "el apetito inversor, apoyado en la recuperación de los fundamentales de mercado, es sólido y nos permite augurar buenas perspectivas y actividad". Así, Enrique Losantos, CEO de JLL, destaca que "en estos casi dos años de pandemia hemos evolucionado a nuevas formas de trabajar, comprar, aprender, relacionarnos y valorar todos los espacios vitales de nuestro día a día. La industria inmobiliaria está siendo motor de esta evolución", por eso cree que "el reto del sector para 2022 es seguir siendo motor del cambio".

Jaime Pascual-Sanchiz, CEO de Savills Aguirre Newman, apunta que "afrontamos 2022 con mucha energía en el sector, como parte fundamental en la recuperación económica" y considera que "hemos avanzado muchísimo en sostenibilidad, tecnología y en centrar la actividad del sector en las necesidades reales de las personas".

Para Humphrey White, CEO de Knight Frank, "entre los principales desafíos se encuentra el incremento de la inflación, que está en el punto de mira de los distintos Bancos Centrales, la sostenibilidad y el impacto medioambiental. Los activos con mayor atractivo para inversores seguirán siendo, entre otros, el segmento de vivienda de alquiler (BTR) y el logístico".

En el ámbito de las oficinas, Juan José Brugera, CEO de Colinial, apunta que "el producto de oficinas seguirá evolucionando hacia una excelencia mayor, lo cual se verá reflejado en tres pilares fundamentales: eficiencia, entorno y experiencia".

Importancia del ESG

Oriol Barrachina, CEO de Cushman apunta que "este año 2022 veremos la aceleración de aspectos que han venido para quedarse. El ESG es uno de ellos, y con total probabilidad tendrá un papel aún más protagonista en el sector debido al interés de inversores en activos sostenibles, y al creciente y constante compromiso medioambiental de los ocupantes".

Así, Sandra Daza, directora General de Gesvalt, destaca que "la digitalización y la sostenibilidad serán dos ejes centrales en el sector inmobiliario y a través de los que emergerán las diferentes estrategias de negocio de las compañías del sector".

En esta línea, Consuelo Villanueva, directora de Instituciones y Grandes Cuentas de Sociedad de Tasación, señala que "España tiene encima de la mesa una financiación que debe aprovechar si quiere seguir avanzando en su recuperación y alinearse con los objetivos de la UE en materia de transformación ecológica, digital y resiliencia".

El papel de los servicers

Por su parte, Ana Aránguez, directora de gestión de portfolio de Sareb, explica que "a lo largo de este ejercicio debemos avanzar en la definición y aplicación de soluciones efectivas para paliar la dificultad de acceso a la vivienda en nuestro país. Una de las claves pasa por ser capaces de satisfacer la demanda futura de vivienda sin tensiones, y en ello puede jugar un papel decisivo la puesta en valor y monetización de activos improductivos procedentes del sector financiero. En 2022 los grandes tenedores y sus 'servicers' tendrán que seguir mostrando su mejor 'expertise' para rentabilizar este tipo de activos, definiendo y ejecutando las estrategias que les permitan poner activos en el mercado".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud