Inmobiliaria

Fondos oportunistas compran hoteles en la costa, Madrid y Barcelona con descuentos de hasta el 10%

  • La inversión hotelera oscilará entre los 2.000 y 2.500 millones en 2022
  • La tarifa promedio diaria se ha situado en 102,90 euros

Los fondos oportunistas han puestos sus ojos en los activos hoteleros. La crisis derivada del coronavirus ha obligado a cerrar muchos establecimientos, y por consiguiente, ha dejado interesantes oportunidades de compra. De hecho, los activos se están vendiendo con descuentos de entre el 5% y el 10% de su valor inicial.

Los hoteles más deseados son los que están ubicados en las zonas costeras y en las grandes ciudades como Madrid, Barcelona, Sevilla, Valencia o Málaga. "Actualmente hay un montón de vehículos que están entrando y adquiriendo hoteles para hacer fuertes inversiones en reposicionamiento de hoteles y de marcas con grandes inversiones en Capex", ha explicado Luis Martín, director corporativo de desarrollo de negocio en Gesvalt, durante la presentación del informe del Estado del sector hotelero en España elaborado por las consultoras Atlas Real Estate Analytics y Gesvalt.

Los expertos han descartado que el interés de los inversores se traslade del sector residencial al hotelero debido a la nueva ley de vivienda, aunque sí que han constatado el interés por los cambios de uso. "Muchos inversores que buscan gangas hoteleras no solo están centrados en el segmento hotelero, sino que también planean hacer cambios de uso o transiciones a otro segmento de residencial como son las residencias de estudiantes o el coliving", explicaba Daniel Bermúdez, COO de Atlas RE Analytics.

Inversión de 2.500 millones

La inversión hotelera oscilará entre los 2.000 y 2.500 millones en 2022, según las estimaciones de Gesvalt, que señala que el 84,5% de los hoteles de España abrió sus puertas en 2021, es decir, hay un total de 14.462 establecimientos operativos.

En cuanto a la tarifa promedio diaria, ha llegado a los 102,90 euros, lo que implica una "recuperación casi completa", respecto a las cifras de hace dos años, situándose solo un 0,2% por debajo. Además, el número de camas promedio refleja una "recuperación total", con un incremento del 0,1% hasta un total de 109 por establecimiento.

Sin embargo, otras estadísticas se encuentran por debajo de los niveles previos a la pandemia, como los ingresos por habitación disponible en temporada alta que, con 57,20 euros, están un 25,8% por debajo de los números de 2019. Además, la ocupación promedio se ha situado en un 56%, también por debajo del dato anterior al estallido de la crisis.

El mismo informe constata que existen diferencias significativas entre las regiones interiores y las costeras en el ritmo de reaperturas, ya que mientras que las provincias interiores partían con un 55% de los hoteles abiertos en enero, las zonas costeras solo contaban con un 42% de establecimientos operativos en el mismo periodo del año.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin