Inmobiliaria

La inversión hotelera se reactiva en el primer semestre con Madrid a la cabeza

  • Se han invertido 1.094 millones hasta junio
  • Madrid ha superado el volumen de inversión de Barcelona
Madrid

Los inversores apuestan por el sector hotelero. El primer semestre del año ha cerrado con un volumen total acumulado de inversión de 1.094 millones, repartidos en 52 operaciones hoteleras.

En concreto, en España se transaccionaron un total de 43 hoteles, 6.715 habitaciones y otros 9 activos entre suelos para desarrollo de hoteles e inmuebles para su reconversión, según los últimos datos de Colliers.

El dinamismo reciente del mercado, que en tan sólo seis meses ha superado el volumen total de inversión de 2020 situado en 955 millones de euros, parece haber vencido el acusado descenso producido como consecuencia del impacto de la Covid-19 sobre el sector turístico y recuperado la estela de los años pasados, donde se registraron récords históricos en el mercado de inversión hotelera en España.

Los inversores han retomado su apuesta por el sector hotelero con operaciones en los destinos más prime, a los que se les pronostica una más pronta recuperación. Los principales destinos turísticos nacionales -Madrid, Barcelona, Baleares, Canarias y Costa del Sol-, han concentrado el 81% del total invertido durante el primer semestre del año con 887 millones de euros. A pesar de que Madrid ha superado el volumen de inversión registrado en Barcelona, es destacable la aparente recuperación de la Ciudad Condal de la extraordinaria imagen de la que gozaba ante la comunidad inversora internacional, con un volumen de inversión cercano a los 200 millones de euros en el primer semestre del año, y tras años de actividad por debajo de lo que sería esperable para un destino turístico de primer nivel.

Canarias, Baleares y la Costa del Sol

A nivel vacacional, tanto los archipiélagos como la Costa del Sol siguen manteniendo el protagonismo que les ha venido caracterizando estos últimos años. Baleares, con 223 millones de euros de inversión, se ha posicionado como líder indiscutible del sector vacacional, impulsado como consecuencia de las decisiones estratégicas de venta tomadas por las cadenas patrimonialistas.

Las cadenas hoteleras, protagonistas de la desinversión En lo que se refiere a la tipología de inversores, las cadenas hoteleras han protagonizado la mayor parte de las operaciones desde el lado del vendedor, registrando 31 operaciones (4.946 habitaciones) por aproximadamente 670 millones de euros, lo que supone el 61% de la inversión total acumulada durante el primer semestre del año.

Tanto el perfil de las operaciones como de los activos involucrados en las mismas han sido muy heterogéneos, siendo clave la calidad del activo, así como el grado de interés estratégico para el operador de continuar involucrado en la operación futura del establecimiento (sale & leaseback o sale & management back).

El segmento urbano supera ligeramente al vacacional. En concreto, durante el primer semestre de 2021 el segmento urbano ha superado ligeramente al vacacional, rompiendo la tendencia histórica en lo que se refiere a la inversión hotelera.

Dicho segmento ha acumulado 649 millones de euros (59%) frente a los 445 millones (41%) registrados en inversión hotelera vacacional. "Consideramos que esta variación respecto a la tendencia histórica se explica por las oportunidades surgidas entorno a activos muy prime, muchos de ellos localizados en las zonas más turísticas de las dos principales ciudades del país. Es posible que de cara al cierre del año, el sector vacacional recupere su tradicional liderazgo", asegura Laura Hernando, Managing Director de la división de Hoteles de Colliers.

Perspectivas

En cuanto a las perspectivas del mercado de inversión hotelera del segundo semestre 2021, desde Colliers aseguran que la actividad inversora que han observado hasta la fecha "no es más que la punta del iceberg, ya que el apetito inversor se encuentra en máximos históricos tras meses de sequía desde el lado comprador y los niveles de liquidez, extremadamente altos, no hacen más que aumentar la presión compradora", explican.

"Si a esta situación le sumamos la ansiada reapertura de financiación bancaria, todos los elementos nos hacen prever un cierre de año en niveles ya cercanos a los alcanzados antes de la pandemia", concluye Laura Hernando.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.