Infraestructuras y Servicios

Sacyr crecerá en Italia con una nueva autopista de peaje millonaria

  • Se adjudicará próximamente junto con su socio local Fininc la construcción y explotación de la Via del Mare
Sede de Sacyr

Sacyr tiene en Italia su primer mercado a nivel global por cartera de contratación -ingresos futuros- tanto en la rama de construcción como de concesiones. Una posición que reforzará previsiblemente en las próximas semanas con la adjudicación de una nueva autopista de peaje en el país.

En concreto, la alianza estable que mantiene con la italiana Fininc, instrumentada a través del consorcio SIS, es el ofertante preferente para hacerse con el contrato de construcción y explotación del proyecto de la Vía de Mar (Via del Mare), en la Región del Véneto. Las obras requerirán una inversión cercana a los 300 millones de euros y la cartera de concesión, a tenor de las valoraciones hechas en otros de sus activos en Italia y a falta de concretar los detalles tarifarios con la Administración, podría elevarse por encima de los 1.000 millones de euros en los 32 años de vida que prevé el contrato. Desde Sacyr han declinado hacer comentarios.

Sacyr ha impulsado este año su cartera de obras en Italia con relevantes proyectos como la línea ferroviaria de Catania por hasta 645 millones

La Via del Mare tendrá una longitud de 18,6 kilómetros y conectará la A4 en Meolo con la rotonda de Frova, en Jesolo, una ciudad próxima a Venecia, al noroeste de Italia. El proyecto permitirá un acceso desde la A4 a la costa marítima y ayudar así a descongestionar el elevado tráfico en la zona. El proyecto verá la luz tras más de una década paralizado. El coste de las obras original se estimaba en 200 millones, pero ahora se elevaría a 300 millones. Las autoridades transalpinas prevén oficializar la adjudicación antes de acabar el año. Podrían esperar para hacerlo a que SIS concluya las últimas obras de la autopista Pedemontana-Veneta, también en la Región del Véneto, y se pueda inaugurar el tramo que abarca el túnel de Malo, de 6 kilómetros de longitud. Su inauguración se proyecta para el mes de noviembre.

Sacyr, que participa con el 49% en SIS, sumará en Italia su cuarta autopista en régimen de concesión. Esta semana, el grupo español y su socio italiano han recibido la confirmación por parte del Consejo de Estado del contrato de explotación de cinco tramos de autopista en el entorno de Turín varias autopistas suman 320 kilómetros y que están en operación: A21 Turín-Alessandria-Piacenz, A5 Turín-Ivrea-Quincinetto, enlace A4/A5 Ivrea-Santhià, el Sistema de Autopistas de Circunvalación de Turín (Satt) y el tramo Turín-Pinerolo. El Consejo de Estado rechaza así la pretensión, instrumenda a través de un litigio, de ASTM, sociedad de Gavio y Ardian, de hacerse con el contrato. Sacyr y Fininc se adjudicaron en junio de 2021 el proyecto, pero no ha sido hasta ahora cuando se ha ratificado. El contrato prevé unos ingresos por tráfico superiores a los 2.900 millones durante los 12 años de la concesión, con una inversión para mejoras de 800 millones.

Las otras dos autopistas que Sacyr explota en Italia son la Pedemontana-Veneta, el principal proyecto en concesión de Sacyr con una inversión de 2.600 millones y una cartera de ingresos de más de 12.000 millones durante los 39 años del contrato; y la A3 Nápoles-Pompeya-Salerno, con obras de mejora por 390 millones y una cartera durante 25 años de 2.700 millones.

Al margen de confirmar la adjudicación de las autopistas de Turín y a la espera de corroborar el contrato de la Via del Mare, Sacyr, a través de SIS, ha impulsado este año su cartera de construcción con relevantes proyectos como el diseño y ejecución de un trazado de hasta 11,5 kilómetros en la línea ferroviaria de Catania (Sicilia), con una inversión asociada de que podría alcanzar los 645 millones de euros.

Puente de Mesina

Además, el pasado mes de marzo el Gobierno de Giorgia Meloni reactivó el proyecto de construcción Puente del Estrecho de Mesina, que con 3,2 kilómetros le convertiría en el más largo del mundo. Webuild -antigua Salini- y Sacyr se hicieron en 2005 con el contrato de construcción, valorado en 3.800 millones, y ahora, tras casi dos décadas bloqueado, renegocian las condiciones.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud