Industria

Envision, el gigante chino de las baterías de litio que se ha fijado en Extremadura para poner en marcha su gigafactoría

Proyecto de la gigafactoría de Navalmoral de la Mata, Cáceres. Foto: Archivo.
Cáceresicon-related

El grupo chino Envision y su filial creada en España Envision Aesc Spain aterrizaron en Navalmoral de la Mata (Cáceres) con un proyecto de creación de una gigafactoría para la fabricación de baterías de litio, que creará 3.000 empleos nuevos verdes de alto valor añadido y contará con una inversión superior a los 2.500 millones de euros cuando esté plenamente operativo en 2025.

El plan del gigante chino se basa en el desarrollo y la fabricación de baterías desde una planta de cero emisiones, integrada en diferentes plataformas eléctricas, incluyendo un sistema de baterías extraíbles y adaptadas para otros modelos de movilidad innovadores. Se instalará en la parcela I-67Exponavalmoral, el Parque de Desarrollo Industrial Norte de Extremadura, con una superficie de 1.088.399 metros cuadrados.

Pero, ¿qué es Envision? El grupo fue creado en 2007, tiene sede en Shanghai y es líder mundial en el desarrollo y fabricación de baterías de alto rendimiento para vehículos eléctricos y sistemas de almacenamiento de energía. Envision cuenta con oficinas en Asia, Europa, América del Norte y del Sur y ha establecido centros globales de I+D en Singapur, Dinamarca, Alemania y Estados Unidos. Según su propia filosofía, es "más que una empresa de energía", ya que considera que la energía es "la puerta de entrada para acelerar el desarrollo sostenible".

Durante los últimos 15 años, ha producido baterías eléctricas para más de un millón de coches en 59 países, logrando un récord impecable de "cero incidentes críticos". El grupo, que poco ha anunciado del resto de planes que va a desarrollar el consorcio Envisión Energy, pretende impulsar un proyecto conjunto en España apostando por la economía verde y el impulso de las energías renovables.

Envision en España

El gigante chino firmó con el Gobierno de Pedro Sánchez un acuerdo que pondrá encima de la mesa unos 3.800 millones de euros, financiados en parte por la Unión Europea para desarrollar 4 grandes proyectos de carácter ecológico.

De este modo, además de la gigafactoría de baterías en Navalmoral de la Mata, el grupo pondrá en marcha una planta de hidrógeno verde en Alcázar de San Juan (Ciudad Real), con una inversión que supera los 900 millones de euros y que servirá para proporcionar energía para un proyecto de cero emisiones netas. Con esta apuesta por el hidrógeno verde, se crearán entre 500 y 700 empleos de manera directa.

A ésto se sumaría también una planta de aerogeneradores inteligentes junto con otra de ensamblaje de turbinas. Esta apuesta por la generación de energía eólica y de ensamblaje de turbinas eólicas se llevará a cabo en Las Navas del Marqués, Ávila, por valor de 100 millones de euros. Además, también tiene en proyecto un centro de desarrollo de productos digitales con una inversión de 300 millones de euros y creará 300 puestos de trabajo de altísimo valor añadido.

La fábrica de baterías

La de Navalmoral será la segunda gigafactoría de baterías de España, tras la que levantará el Grupo Volkswagen en la localidad valenciana de Sagunto y que estará gestionada íntegramente por la compañía dependiente del Grupo Volkswagen, Power Co. En el caso de la gigafactoría de Cáceres, tendrá una capacidad de producción de 30 GWh, que se desarrollará en tres fases distintas de 10 GWh cada uno. Además, esta capacidad permitirá fabricar hasta 400.000 vehículos Tesla Model 3, según ha podido saber elEconomista.es de fuentes conocedoras de la operación.

El encargado de liderar el aterrizaje de esta gigafactoría en suelo extremeño es el presidente de Envisión Aesc, José Domínguez Abascal, nacido en Sevilla en 1953, y extitular de la Secretaría de Estado de Energía del Ministerio para la Transición Ecológica desde junio de 2018 hasta enero de 2020.

Es además catedrático de Estructuras de la Escuela de Ingenieros de la Universidad de Sevilla y, desde 2008 hasta 2015, fue secretario general técnico de Abengoa, así como asesor del anterior presidente en temas de I+D y tecnología. También fue presidente de Abengoa entre septiembre de 2016 y marzo de 2017.

La compañía, puntera a nivel mundial en tecnología verde, ha sido una de las beneficiarias de la sección A de la segunda edición del Perte del Vehículo Eléctrico, con un total de 300 millones de euros en ayudas, de los que 200 millones son subvenciones y los restantes 100 millones de euros son préstamos.

¿Por qué en Extremadura?

Extremadura se ha posicionado en la carrera por el coche eléctrico. El grupo alemán de Volkswagen ya se fijó en esta zona del sur de España para instalar su fábrica de baterías de litio, y aunque finalmente se quedó en Sagunto (Valencia), la región supo aprovechar este impulso para atraer nuevas inversiones. El trabajo estaba hecho y esta comunidad pudo ofrecer condiciones muy atractivas para grandes compañías.

Extremadura tiene sol, suelo y agua, puede producir la energía más barata y menos contaminante, y esa fue la principal baza del anterior equipo de gobierno, liderado por el socialista Guillermo Fernández Vara, que supo posicionar esta ventaja competitiva para las grandes inversiones vinculadas al vehículo eléctrico y a la industria verde. Primero llegó la fábrica de diamantes sintéticos de Trujillo (Cáceres) y ahora se anuncia oficialmente la construcción de esta industria millonaria en el primer semestre.

Pedro Sánchez se reúne con el presidente de Envision. Foto: EFE.

Además de su capacidad en generar energías renovables, Extremadura se sitúa a la cabeza de la guerra del litio, cuenta con los proyectos más avanzados de exploración y desarrollo de la minería de toda la Unión Europea.

Este material se ha convertido en el nuevo oro blanco, en el petróleo de la nueva economía, y quien domine estas reservas serán los nuevos magnates en la nueva revolución industrial. Este mineral será estratégico y fundamental en el nuevo orden económico mundial, y tras los esfuerzos de la Unión Europa en recuperar la soberanía energética, ha declarado al litio como Materia Prima Estratégica, marcándolo como una materia de "interés general" y protegiendo así sus reservas. Porque quien controle su autonomía con este mineral será capaz de encabezar esta revolución industrial verde.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud