Industria

Acerinox crece en aleaciones y compra la estadounidense Haynes

  • La cotizada española pagará 740 millones de euros por la compañía y se compromete a invertir otros 200 millones en cuatro años 
  • Vehicula la operación a través de North American Stainless (NAS), su filial en Estados Unidos 
  • Las patentes y su presencia en el sector aeroespaacial, claves
Acerinox crece en Estados Unidos. EE
Barcelonaicon-related

Acerinox ha encontrado en las aleaciones de alto rendimiento la vía para crecer ante la atonía del acero. Aunque todavía representa una pequeña parte del negocio de la compañía (menos del 20%), ya dijo en el último día del inversor que sería uno de los motores de su expansión en los próximos años. Y las operaciones inorgánicas estaban sobre la mesa. Menos de dos meses después llega la primera adquisición: la estadounidense Haynes por 798 millones de dólares (740 millones, al cambio actual), que pasará a formar parte de North American Stainless (NAS), su filial en el país.

La organización liderada por Bernardo Velázquez hizo pública este lunes la adquisición, que todavía debe ser refrendada por los accionistas de Haynes, las autoridades de competencia de los Estados Unidos y del Comité de Inversiones Extranjeras de dicho país. Espera que la compra esté cerrada en el tercer trimestre de 2024. Con ella, crecerá en dos segmentos estratégicos: Norteamérica y las aleaciones, un campo que se ha convertido en la punta de lanza de la organización.

La cotizada comprará todas las acciones de Haynes, especializada en aleaciones de níquel y cobalto, en circulación a un precio de 61 dólares (56,6 euros, al cambio actual), lo que supondría una prima del 22% respecto a la cotización media de los últimos seis meses de la firma estadounidense. Según el consenso de los analistas, la adquirida cerrará 2024 con unos ingresos de 649 millones de dólares (604 millones de euros) y un Ebitda de 96 millones de dólares (89,4 millones de euros).

Además, se comprometió a una inversión de 200 millones de dólares en Estados Unidos en los próximos cuatro años, principalmente en las instalaciones de la empresa en Kokomo (Indiana). Parte será destinada a la renovación de equipos, pero otra parte se usará también para ampliar capacidad con nuevos hornos y fraguas.

Haynes es importante para Acerinox por su papel en el sector aeroespacial estadounidense –el 49% de su negocio-, un campo en el que se augura un importante crecimiento en los próximos años. También por las 17 patentes en vigor o en proceso que luce -cada aleación es una patente diferente- y que se suman a las 35 que ya tiene VDM Metals. La firma concentra además su actividad en Norteamérica (58%) frente al 16% que tiene la cotizada española.

La transacción se hará íntegramente en efectivo, una cantidad que Acerinox financiará con la liquidez que tiene disponible. El propio Velázquez explicaba que "la deuda no es un dolor de cabeza" en sus últimas apariciones, pues aspira a cerrarla por debajo de los 440 millones de 2022 y el objetivo es alcanzar las 1,2 veces el Ebitda. Está previsto que el múltiplo aumente hasta las 1,5 veces en 2024 por la operación. El movimiento no implicará una reducción a la política de dividendo prometida al mercado.

Acerinox crece en Estados Unidos

"Esta adquisición está alineada con la estrategia de Acerinox de mejorar nuestra exposición a productos con valor añadido con un énfasis en la excelencia y la sostenibilidad, aprovechando nuestra exitosa adquisición de VDM Metals en 2020", destacó Carlos Ortega Arias-Paz, presidente del Consejo de Administración de Acerinox

Con la adquisición, Acerinox fortalece su liderazgo mundial en el segmento de las aleaciones de alto rendimiento y se refuerza en Estados Unidos, un mercado que resiste mejor que el europeo la subida de los costes y la atonía de la demanda. En el país se ampliará su estructura operativa con una red de distribución y ventas locales. Suma además tres centros de producción.

Las sinergias esperadas son de 71 millones de dólares (66 millones de euros), principalmente por el ahorro de costes, y se augura un rendimiento del capital empleado (ROCE) del 15% en el primer año. La cotizada tiene grandes esperadas puestas en este apartado, pues ya batieron las sinergias esperadas con la adquisición de VDM Metals, que ahora espera replicar en Estados Unidos.

En una comparecencia con analistas, Acerinox señaló que no esperan contratiempos gubernamentales debido a que la exposición de Haynes en materia de defensa es pequeña. Tampoco por parte de los sindicatos, que ya estaban informados de la operación.

Acerinox redobla así su apuesta por las aleaciones de alto rendimiento. Como ya explicó en el último día del inversor, en sus planes está que este negocio y el acero inoxidable de alto valor añadido le ayuden a ganar hasta un 3,5% de margen en los próximos cinco años. En enero anunció una inversión de 67 millones para la división.

Con las aleaciones, además, Acerinox logra protección frente a la sobreproducción china, que sega los precios, "algo solo entendible en una economía que no es de mercado", y frente a los vaivenes del acero inoxidable. "Es probable que tarde o temprano entren en el sector, pero tenemos años de ventaja", señalaba hace meses Velázquez.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud