Industria

La francesa Peek a Boo pacta comprar el fabricante de chupetes y biberones Suavinex

Suavinex es una de las marcas más conocidas de chupetes en España.
Valencia

Una de las marcas españolas de chupetes, biberones y todo tipo de artículos para bebés más conocidas, Suavinex, está a punto de traspasar la mayoría de su capital a uno de los grandes grupos europeos del sector, el francés Peek a Boo. Los socios del fabricante alicantino, la familia Lubián, ha llegado a un acuerdo para la venta de una participación mayoritaria.

Según fuentes de la empresa la operación aún no se ha cerrado a la espera de concretar algunos flecos pendientes, como obtener el visto bueno de las autoridades de competencia. Aunque el nuevo socio se hará con el control, en principio no asumirá el 100% del capital.

Peek a Boo es un grupo que abarca casi todo el catálogo imaginable de puericultura infantil y para bebés. El grupo surgió en 2012 a partir de la empresa Béaba, que en los últimos años ha entrado con fuerza en el mundo de los accesorios y complementos especialmente diseñados para bebés, como robots de cocina y productos para higiene alimentaria infantil. Además también incluye la firma de ropa infantil y textil Red Castle.

Durante los últimos años el grupo francés ha crecido mediante la compra de otras empresas como la alemana Bonavi y la belga Childhome, a las que ahora se suma Suavinex.

Negocio internacional

El grupo alicantino además de en España vende sus productos en 40 países y cuenta con una factoría en Eslovaquia, junto con filiales en Francia, Italia y China. Suavinex nació en 1980 a partir de Exclusivas Rimar, originalmente dedicada a la fabricación de productos de higiene femenina e infantil, una línea que el grupo mantiene.

La empresa alicantina llegó a superar los 50 millones de euros en ventas consolidadas en 2017, aunque en los últimos años sus ingresos descendieron hasta los 42 millones con la pandemia en 2020, en que el grupo registró pérdidas. Su plantilla ronda los 370 trabajadores.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.