Industria

SP-Berner, proveedor de artículos plásticos de Mercadona, vende su fábrica en China

Sede de la empresa en Aldaia (Valencia).
Valencia

El fabricante de productos plásticos para el hogar y la industria SP-Berner, proveedor de artículos como cubos y escobas de los supermercados de Mercadona y que también fabrica otros productos industriales para Tesco o Unilever, ha vendido su factoría productiva en China.

Según fuentes de la empresa valenciana, Sp-Berner, cerró la venta de su factoría en China en el mes de junio, "para así concentrar sus recursos y esfuerzos en Europa, como foco principal en su estrategia sostenible". 

Los cambios en la cadena de suministro global derivados de la pandemia del coronavirus y el encarecimiento de los costes productivos en el gigante asiático también han influido en la decisión de la empresa familiar que produce desde productos de consumo para la limpieza del hogar, la higiene personal e incluso muebles de exterior. Desde el fabricante plástico apuntan que los costes del transporte, el encarecimiento de las materias primas y la coyuntura económica han formado parte de los motivos para dejar su factoría china después de 16 años de actividad en ese país.

Según la memoria de 2020, la planta china ubicada en Suzhou contaba con 416 trabajadores. Además de la fabricación, China también suponía un mercado para el grupo valenciano, con 11 millones de euros en ventas ese año.

Las ventas crecen un 15%

El grupo valenciano facturó 159,91 millones de euros en 2021, lo que supone un incremento del 15% respecto a 2020. Un año en que precisamente se vio afectada por la paralización de la actividad de su factoría en China. El aumento de las ventas ha sido del 14% a nivel nacional, un 8% en Europa y 30% en el resto del mundo.

El fabricante registró unos beneficios de 9,48 millones antes de impuestos, que según señala se han visto minorados por los fuertes incrementos de precios sufridos en el suministro energético, en las materias primas de petroquímica y en el coste del transporte.

Sp-Berner es una compañía familiar valenciana con una tradición de 58 años en el sector de la transformación del plástico. Su actividad industrial comenzó en 1964 "con la primera generación, que levantó el negocio de cero y fue creciendo poco a poco hasta convertirse actualmente, ya con la tercera generación, en un referente del sector en Europa con presencia en más de 50 países", según la propia firma.

Hace más de 10 años invirtió en una planta propia de materiales reciclados en la que transforma los plásticos usados en nuevo material para fabricar productos que faciliten la vida en el hogar. En 2021 el 40% de la materia prima utilizada ha sido plástico reciclado.

Durante el ejercicio 2021 la empresa de la familia Escarpa ha centrado sus principales inversiones en su nueva planta de material reciclado y en la automatización de sus plantas de producción, continuando con su cultura de reinversión de los beneficios, para ser cada vez más competitivos y sostenibles. El grupo recicla anualmente más de 20.000 toneladas de plástico postindustrial y postconsumo.

De cubos y cepillos a muebles

La compañía posee uno de los complejos más grandes del sector de inyección de plástico en España, con una superficie total de 347.350 metros cuadrados en sus instalaciones fabriles en Aldaia, además de contar con un centro logístico en Paterna. La firma emplea a 811 trabajadores.

Su organización comercial está formada por cuatro grandes áreas estratégicas de negocio. La primera es la División de Consumo donde se incluyen artículos de limpieza, menaje hogar, ordenación y cuidado personal, con cepillos de dientes y cepillos para el cabello.

La segunda es la División Mueble de Jardín y Publicitario, que congrega mobiliario de jardín, artículos de camping y mueble publicitario; mientras que la tercera es la de Industrial, que ofrece soluciones logísticas (cajas, pallets, flejes de plástico) y taponería para los sectores de alimentación, droguería y perfumería. Finalmente la cuarta área estratégica de Recycling de plásticos.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.