Franquicias

Los sectores con mayor potencial para invertir en franquicia en 2021

  • El reparto de las ventas online es uno de los retos para este año
  • La principal transformación va a producirse en la restauración
Un camarero prepara el servicio en un restaurante.
Madrid

El sistema de franquicias tiene la vista puesta en el futuro, tras dejar atrás uno de los años más complicados de la historia reciente, marcado por la pandemia provocada por el coronavirus y la consiguiente crisis económica. Una crisis que, pese al shock que ha supuesto para el sector, ha sido capaz de sortear con mayor fortaleza, gracias a las ventajas que aporta emprender bajo el paraguas de una marca consolidada.

"La franquicia se hace valer en tiempos de crisis, se abre camino por su capacidad de adaptación y resistencia", explica Enrique Luque, consultor especializado en retail y socio director de Opteamism. "Tras las crisis, las empresas que perecen son sustituidas, otras se adaptan, sobreviven con nuevas propuestas que rentabilizan los nuevos inversores y alivian a veteranos franquiciados que tienen contrato vigente", asegura.

Además, se muestra optimista, y cree que "el viento sopla a favor de la franquicia si la situación actual aporta a la bolsa de inversores, emprendedores y autónomos en búsqueda de actividad profesional por el desempleo, tasas bajas de interés, y el alto nivel de ahorro sumado a un periodo de crecimiento mayor a cinco años desde la última crisis económica". "Tal combinación puede facilitar la apuesta por las nuevas franquicias de los nuevos y consolidados franquiciadores, de los inversores con solvencia y ahorro y de las entidades de crédito que apoyarán negocios con garantías", prevé el experto.

Ventas online

Por supuesto, la situación sigue siendo compleja, y las franquicias se enfrentan a importantes retos y dificultades a lo largo de este año. "El principal reto va a ser hacer partícipe al franquiciado de las ventas online que se puedan producir desde la central franquiciadora", apunta Pablo Gimeno, presidente de Grupo PGS.

"Es un problema que no ha surgido con el coronavirus, que viene de antes, pero que hay que resolver, haciendo partícipe al franquiciado de aquellas ventas online que se puedan producir en su territorio. Es una fórmula que no es fácil de medir, pero habrá que adaptarla a cada uno de los formatos, ya sean moda, restauración u otros", advierte.

En la misma línea se manifiesta Luque: "La oferta de veteranas franquicias viene preparada para afrontar una nueva forma de hacer negocios, conectado a la tecnología, con una oferta online que permita el pago, la comanda, el pedido, la devolución, etc. Y tal digitalización no tiene vuelta atrás, más que por el hecho de trabajar el canal online, como por la exigencia del cliente final".

El otro gran reto, según Gimeno, está en la ubicación. "Hay que medir el grado de presenciabilidad, de ubicación y de gasto en local que se puede asumir en este nuevo escenario, marcado por la incertidumbre", apunta Gimeno. "El virus acabará pasando, y el mayor debate será si estar dentro o fuera de un centro comercial, y en qué condiciones", insiste.

"Con la nueva oferta de ubicaciones por el confinamiento, no sólo las oportunidades se abren a nuevos franquiciados, sino que los veteranos, poseedores de más de una unidad franquicia, y las centrales franquiciadoras ponen en práctica la estrategia de realizar cierres para poder desarrollar unidades en mejores ubicaciones", apunta en la misma línea Luque. "Los multifranquiciados pueden apostar en el nuevo tapete inmobiliario y ganar ubicaciones premium a precio de crisis", concluye.

Sectores clave

Con todos estos condicionantes, ¿qué sectores pueden ser los más interesantes para invertir en 2021? El primero que pone sobre la mesa Luque es el de la paquetería-mensajería. "Todos hemos vivido el aumento de la actividad del comercio electrónico, y por ello, el mercado mundial de transporte urgente y de paquetería ha crecido un 7,2%. Nuestro hábito de compra ha cambiado, y siempre usaremos el e-commerce por comodidad", apunta el experto.

Otro segmento de actividad destacado, según Luque, es el de los supermercados y la alimentación. "Han crecido en facturación tanto por la necesidad de la población como por habilitar el comercio online y la logística necesaria para atender la demanda. Y es una rutina que se mantendrá, por ventajas diferentes a las del Covid-19", concluye.

También destaca la importancia el sector de la limpieza y desinfección. "Algunos servicios han sido fundamentales, como los especializados en limpieza y desinfección dada la necesidad creada por la pandemia". Enfocada tanto al cliente final, como para empresas, obligadas a mantener entornos seguros para sus trabajadores y sus clientes.

Por su parte, Pablo Gimeno pone el foco en el sector de la moda. "Se va a seguir consumiendo moda, y además está adaptado al comercio online".

Pero donde coinciden los dos expertos es en las opciones que ofrece la restauración. "Se va a vivir una gran transformación, es un sector en shock, con todas las cadenas que no saben si meterse en el modelo de cocinas ciegas -para mi es el aspecto clave-, productos de quinta gama... Los grandes grupos están decidiendo hacia dónde van a ir, y los que acierten les va a ir muy bien", apunta Gimeno.

"El plato preparado que se pueda acercar a tu casa, el lujo gourmet asequible de conceptos especializados, o restaurantes con menú temático o los rótulos de siempre, han sido habilitados por la logística y o la venta para llevar, para crecer en facturación o compensar pérdidas", concluye Luque.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.