Franquicias

La franquicia, oportunidad para invertir incluso en crisis

  • El autoempleo surge como alternativa tras la crisis por el coronavirus
  • Los expertos defienden este tipo de vía ante el "empezar de cero"
Foto: iStock.
Madrid

La pandemia provocada por el coronavirus ha provocado una crisis económica y social sin precedentes. En esta situación, ¿es un buen momento para invertir en franquicias? ¿Se confirma el dicho de que las crisis son una oportunidad?

Y de entre todas las opciones disponibles, las franquicias son una de las mejoras alternativas para invertir en la actualidad. "Es un momento muy bueno para hacerlo", incide Pablo Gimeno, fundador de Grupo PGS, impulsor del programa Invest in Franchises. "En momentos de crisis muchas personas recurren al autoempleo, y la franquicia en este sentido tiene la ventaja de que te ofrece su conocimiento, su know-how, una marca, un programa contable, etc., te dan muchas facilidades para conseguir emprender", apunta el experto. "Es más fácil montar un negocio así que empezando desde cero", insiste.

Pero no es el único perfil que podría estar interesado en abrir una franquicia, los inversores "también repuntan en los momentos de crisis, porque surgen nuevas oportunidades", asegura Gimeno. "Bajan los alquileres, la mano de obra es más barata, los bancos están más abiertos a conceder créditos porque la rentabilidad en otras inversiones tiene más riesgo, etc. A lo que hay que sumar que hay mucho dinero en circulación ahora mismo", explica el responsable de Grupo PGS. "En esta crisis, con tantos créditos y tanto dinero a tipo 0, hay mucha capacidad para financiarse para abrir un negocio de un perfil más inversor", sentencia.

Una idea que también comparte Gabriel Moyá, director de la Dirección de Franquicias de Banco Sabadell. "Que en las crisis surgen oportunidades es una realidad", señala. Y pone como ejemplo el caso de los alquileres. "Puede haber un local que siempre ha sido interesante para una marca, pero que le resultaba muy caro y que además siempre estaba ocupado, y ahora con la crisis ha quedado vacío y está disponible a un precio inferior al de mercado de antes de la situación actual; en estas circunstancias sí que pueden cuadrar los números para hacerse con él", explica. "Te puedes encontrar con un establecimiento en zona premium por un precio más bajo".

Además, Moyá recuerda que muchas marcas están ofreciendo ayudas tanto a sus franquiciados como a los interesados en unirse a la marca. "Hay enseñas que han reducido o eliminado los royalties o los márgenes de entrada, ofrecen las mismas ventajas a los nuevos franquiciados que a los que ya están dentro... podrías acabar pagando menos de lo que se pagaba antes, y teniendo los mismos o incluso más servicios", asegura.

Plan adaptado

En definitiva, es una oportunidad excelente para abrir una franquicia, pero es necesario contar con un plan de negocios adaptado a las nuevas circunstancias que ha provocado el covid-19. "Hay negocios que están facturando menos, pero que siguen facturando, y que con una adaptación al nuevo escenario siguen siendo rentables", explica Moyá.

Hay que tener en cuenta que algunos sectores han salido reforzados de esta crisis, como puede ser el de la distribución alimentaria y los supermercados. Pero además hay muchos otros que siguen funcionando y que siguen creciendo. "Seguimos cerrando operaciones de apertura de ópticas, dentistas, panaderías, lavanderías, centros médicos y de estética, etc.", confirma Moyá, que destaca que septiembre ha sido un buen mes para Sabadell en el campo de las franquicias. "Y esperamos seguir creciendo hasta final de año", adelanta.

Pero incluso en sectores que se han visto especialmente afectados por la pandemia y las restricciones sanitarias, como puede ser la hostelería, hay marcas que siguen siendo rentables, aunque hayan visto disminuida su facturación. "Hay compañías que han empezado a hacer envíos a domicilio, que hasta ahora no los hacían; que han podido aumentar el tamaño de sus terrazas, pudiendo compensar las limitaciones de aforo, etc. -todo esto son avances que los franquiciados logran con el apoyo de sus centrales- y que han sido capaces de actualizar sus planes de negocio y las condiciones que les aplican a sus nuevos franquiciados, que nos explican, que demuestran profesionalidad, y que por lo tanto van a seguir teniendo el respaldo del banco", asegura Moyá. "La gente va a volver a ir a los restaurantes, y estas compañías van a estar en una posición privilegiada para competir", adelanta.

Por supuesto, invertir en una franquicia en un momento como este también presenta retos. "Esta crisis es distinta a todas las que hemos vivido en los últimos 100 años, el mayor riesgo para un inversor es que ponga en marcha un negocio y que algunas limitaciones legislativas le impidan llevar un funcionamiento como el que tenía previsto", advierte Gimeno.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.