Especial Tecnología y Startups

Habilidades para poner en valor a las personas sobre las máquinas

  • El 50% de los empleados necesitará volver a formarse en los próximos cinco años

El desarrollo e implantación de la inteligencia artificial ha generado el temor entre muchos trabajadores de que esta tecnología pueda hacer peligrar sus trabajos. Sin embargo, no todo se puede automatizar.

Hay habilidades intrínsecas al ser humano que nunca podrá realizar una máquina y son éstas las que hay que poner en valor. Para ello, es esencial la formación. De hecho, según el informe de Boston Consulting Group, Decoding Global Talent, en su versión de 2018, existe un déficit profesional para cubrir determinados puestos de trabajo que requieren de individuos con capacidades tecnológicas especializadas.

A este respecto, el informe del Foro Económico Mundial The Future of Jobs 2020, señala que hacia 2025 la automatización podría eliminar hasta 85 millones de empleos en todo el mundo, a la vez que se crearán 97 millones de nuevas ocupaciones. "Durante la próxima década, gran parte de los puestos de trabajo de nueva creación serán ocupaciones totalmente nuevas o bien empleos existentes que experimentarán transformaciones significativas en cuanto a nuevas habilidades", señala el estudio. En este punto es donde entran en juego el upskilling y el reskilling.

El upskilling implica aprender nuevas habilidades que se adapten mejor a los puestos actuales. En este sentido, de los trabajadores que logren mantener sus puestos de trabajo en los próximos cinco años, el 50% necesitará volver a formarse para afianzar sus competencias básicas y obtener nuevas, según el Foro Económico Mundial. Para ello, los empleadores esperan ofrecer recapacitación y actualización de competencias al 70% de sus empleados y empleadas para el 2025.

En el caso concreto de España, el 46% de las empresas prevé formar a sus empleados internamente, es decir, desarrollarán sus propios programas de formación y aprendizaje interno. Mientras, el 22,1% buscará servicios externos y el 16,6% contratará proveedores de formación privados.

En su blog de educación digital, Telefónica indica que, por una parte, existe una sobrecualificación académica en ámbitos de conocimiento que no resultan relevantes en la realidad empresarial, y, por otro, incluso los perfiles que se mantienen actualizados encuentran dificultad para formarse específicamente en las competencias digitales y profesionales que emergen.

Nueva normalidad

El reskilling supone un completo reciclaje profesional que viene impulsado, principalmente, por el cambio tecnológico en las empresas. Tanto es así que, como señala el Foro Económico Mundial, alrededor del 50% de las personas que se dedican al Big Data y la inteligencia artificial provienen de otros campos.

En este contexto, el informe Las empresas españolas frente a la revolución del reskilling, elaborado por EY y Future for Work Institute, apunta que el reciclaje profesional de los empleados será una de las principales prioridades en materia de gestión de personas para la mayoría de los empleadores una vez se supere la pandemia. Cuatro de cada cinco empleadores incluyen a las empresas y a las propias personas entre los tres principales responsables de resolver las carencias de capacidades a las que se enfrentarán las empresas de aquí a 2022. Las compañías de matriz extranjera y las de más tamaño tienden más a considerar que la primera responsable es la empresa, mientras que las empresas españolas y las de menor tamaño tienden a considerar que la primera responsable es la propia persona.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) estima que aproximadamente 1.250 millones de personas trabajan en sectores que corren riesgo de sufrir un impacto particularmente "drástico y devastador" a consecuencia de esta crisis. Por tanto, es probable que muchas personas tengan que aprender a hacer otros trabajos porque la demanda de los que hacían hasta ahora se va a reducir significativamente.

En este escenario, entre los grupos profesionales cuya demanda va a aumentar más de aquí a 2022 la mayoría de las empresas menciona a los profesionales y técnicos de las tecnologías de la información y las comunicaciones y los profesionales de nivel superior y medio de las ciencias y la ingeniería. Por su parte, las habilidades que más se necesitarán, según el estudio de EY, son la creatividad, la recopilación, evaluación y análisis de información, el trabajo en equipo, y habilidades de formación y coaching.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin