Energía

El recibo del gas se suma al eléctrico y subirá en octubre alrededor del 5%

  • La electricidad repunta un 2% en lo que va de año
  • El fuerte encarecimiento del petróleo eleva los precios de los hidrocarburos
Foto de archivo

Los precios de la energía en España están disparados. El recibo del gas natural subirá el próximo octubre alrededor de un 5% para los consumidores domésticos por el fuerte incremento de la materia prima, un extremo que ya se ha hecho sentir en el coste de la bombona de butano, que aumentó ayer un 4,9%.

La subida del gas se unirá a la registrada en el trimestre anterior del 3,4%, lo que supondrá que en apenas seis meses el precio de este hidrocarburo se incrementará del orden de un 8%, justo para el último trimestre del año, el de mayor consumo.

Parece que estos fuertes aumentos todavía no están en el punto de mira del Ministerio de Transición Ecológica, que hoy presentará su plan para paliar únicamente la subida de la electricidad.

El recibo de la luz se encuentra en uno de los niveles más altos de los últimos cuatro años, pese a que el aumento si comparamos lo que llevamos de 2018 frente al mismo periodo de 2017 apenas supone un incremento del 2% para un consumidor medio.

Ante esta situación, la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, tiene previsto comparecer en el Congreso de los Diputados hoy 19 de septiembre para explicar este incremento en el precio de la luz registrado en los últimos meses, y que se ha agudizado en agosto con un encarecimiento del 35,5% con respecto al mismo mes del año pasado, registrando su nivel mensual más alto desde enero de 2017.

En su comparecencia, Ribera abordará este encarecimiento en el precio de la luz y aprovechará también para tratar el estado actual del bono social eléctrico y la pobreza energética, informaron a Europa Press en fuentes ministeriales.

Según se desprende del simulador de la CNMC, un consumidor medio paga este año alrededor de 10 euros más, pero si miramos al ejercicio de 2016, el aumento rondaría los 50 euros. El consumidor tipo, por lo tanto, ha visto cómo su recibo se encarece casi 10 euros, desde los 446,55 euros que pagaba el ejercicio pasado a estas alturas hasta los 455,58 euros de este año.

Para una familia con dos hijos, la evolución es similar y se pasa de un recibo de 584 euros del año pasado hasta los 596 euros de este año, es decir, 11 euros más.

Si miramos la evolución de los precios durante los tres últimos años se puede observar un fuerte incremento. De hecho, si comparamos las cifras para un consumidor medio, en el año 2016 a esta fecha solo había desembolsado 391 euros, es decir, casi 60 euros menos. Para una familia con dos hijos, la diferencia asciende a los 80 euros.

Ante esta volatilidad de los precios, las eléctricas aprovecharon el III Foro de Energía de elEconomista para reclamarle al Gobierno que tome medidas para reducir esta fuerte volatilidad. Si observamos la evolución de este año para un consumidor medio, el 30 de enero de este año, el recibo de la luz le costaba un 14% menos que el año anterior. A finales de marzo, la rebaja ya se quedaba en el 5% y en julio los precios de 2018 y los de 2017 se igualaron. Desde ahí, el coste del recibo no ha dejado de subir y la perspectiva es que siga haciéndolo en lo que queda de año hasta cerrar un ejercicio en el que se superarán previsiblemente las cifras de 2015, el año más caro hasta el momento desde la existencia del PVPC.

La situación, no obstante, tiene una parte positiva. Los clientes que han acudido al mercado liberalizado han visto cómo los precios de la electricidad no han variado este año, pero deben estar atentos a la revisión de los próximos ejercicios, puesto que los futuros para el año próximo están elevados y podrían llevarse alguna sorpresa.

La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, anunciará un paquete de medidas que permitan reducir el coste de la electricidad. Por el momento, el Gobierno no ha dejado traslucir gran cosa de las ideas que baraja, entre las que se han manejado una rebaja de los impuestos, desligar el precio del CO2 del mercado mayorista eléctrico o crear una cesta de productos que permita rebajar esta volatilidad.

Asimismo, se espera que el Ejecutivo dé pasos en el desarrollo del bono social, al que apenas hay apuntados 650.000 clientes en estos momentos El bono social tiene actualmente una complicada tramitación llena de papeleos que el Gobierno podría facilitar, al tiempo que prepara una campaña de información para que se conozcan los nuevos requisitos.

Los altos precios del mercado mayorista tienen además un problema añadido para los grandes consumidores de electricidad que necesitan precios previsibles para poder planificar su producción. El sector mantiene una queja constante por el diferencial existente con otros países europeos.

Asimismo, algunas de las grandes industrias que tienen instaladas cogeneraciones para optimizar el consumo de calor y electricidad están viendo cómo no se soluciona la situación de la vida útil de estas instalaciones que se espera que puedan ir cerrando progresivamente en los próximos años si no se aprueba el plan renove que ya está contemplado en la ley.

Según los datos de Acogen, hasta 2020 un total de 141 industrias llegarán al final de vida útil de sus plantas con una potencia de 1.213 MW y esta cifra alcanzará las 304 industrias en 2025.

Por otro lado, en lo que respecta a los precios de los carburantes el aumento de precio también ha sido más que considerable por culpa de la fuerte subida de los precios del petróleo. El crudo ha pasado de pagarse de media, en 2016, a 43,65 dólares por barril, a los 54,24 dólares de 2017 y los 71,29 dólares de media que hemos pagado hasta agosto. Esta subida lógicamente se ha trasladado a los postes de las estaciones de servicio, donde a principios de año un litro de gasolina se pagaba a 1,24 euros y en estos momentos alcanza ya de media los 1,34 euros. El diésel, por su parte, ha subido en lo que va de ejercicio desde los 1,14 euros hasta los 1,24 euros. Si comparamos con la misma fecha de 2017, la diferencia es aún mayor puesto que la gasolina se pagaba a 1,21 y el diésel a 1,08 euros.

El butano sube un 4,9%

El precio medio de la bombona de butano subió ayer un 4,95%, hasta los 14,61 euros, frente a los 13,92 euros. Este aumento es el segundo consecutivo, tras el repunte del 4,9% que sufrió también en julio. En las anteriores revisiones de marzo y mayo el precio cayó un 4,9%, respectivamente.

Facua reclama al Gobierno que modifique los instrumentos de cálculo en la revisión de tarifas para que garanticen la protección de los consumidores.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud