Energía

Reino Unido se convierte en un exportador clave de gas natural a Europa en pleno frío invernal

  • La isla solo tiene reservas de gas para 9 días en sus almacenes
  • El precio del combustible en la UE es más alto y sale más rentable exportar
Foto: Europa Press

Con los conductos rusos cortados, el gas natural de Reino Unido se ha convertido en un elemento clave para sortear el frío del invierno en Europa. El gas británico, que normalmente se queda almacenado en estos meses, está manteniendo abastecido a un continente que empieza a sentir los efectos del frío.

Los flujos de gas británico a través del oleoducto Interconnector a Bélgica, el más grande de los dos enlaces entre las regiones, son los mayores registrados en esta época del año desde al menos 2016. Desde luego, es algo nunca visto en diciembre, cuando las exportaciones normalmente se detienen o incluso se dan la vuelta, para cubrir la demanda de gas en la fría Gran Bretaña.

No es difícil entender por qué. Con el cierre de los suministros rusos como consecuencia de la invasión de Ucrania, la producción británica del Mar del Norte, los amplios suministros de Noruega y las terminales de gas natural licuado (GNL) del sur de Europa son los sustitutos que quedan. Los precios del gas en el Reino Unido también han sido más bajos que en Europa en los últimos meses, lo que ha estimulado a los comerciantes a seguir exportando al continente.

"A diferencia de años anteriores, anticipamos que el Reino Unido seguirá siendo un exportador neto de gas al continente este invierno, aprovechando su mayor disponibilidad de capacidad de regasificación y las importaciones récord de GNL", dijo Mauro Chavez, director de investigación de gas europeo y GNL en Wood Mackenzie.

Esto no significa que no habrá días en los que escaseen los suministros en el Reino Unido. Después de un otoño inusualmente cálido, tras un verano de temperaturas récord como consecuencia del cambio climático, el clima invernal finalmente está llegando a Europa y se espera que las temperaturas en Londres caigan bajo cero a partir del miércoles. El aire frío del Ártico traerá heladas durante la noche y el riesgo de lluvias invernales y nieve, según prevé la Oficina Meteorológica británica.

Mientras tanto, las instalaciones de almacenamiento de gas de Gran Bretaña pueden cubrir tan solo unos 9 días de demanda, casi nada comparados con los 89 días de las de Alemania, lo que hace que el Reino Unido sea especialmente vulnerable a olas de frío prolongadas o interrupciones del suministro.

"Es difícil pronosticar exactamente qué tipo de suministro habrá disponible en un día determinado, principalmente porque los suministros flexibles dependen del precio", explicó el operador de red National Grid. "El patrón de comportamiento histórico que hemos observado en el pasado se ha visto afectado por varias incertidumbres este invierno debido al clima geopolítico".

comentariosicon-menu1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Usuario validado en elEconomista.es
aviamquepasa
A Favor
En Contra

Mira, otro a quien le interesaba dinamitar el Nordstream....

Puntuación 6
#1