Energía

Reino Unido levanta la prohibición sobre el 'fracking' para hacer frente a la crisis energética

  • El proceso estaba paralizado desde 2019 tras producirse un sismo de 2,9 grados
El ministro de Energía británico, Jacob Rees-Mogg. Foto: Europa Press

Reino Unido ha optado por una solución polémica frente a la crisis energética que atraviesa Europa: levantar el veto al 'fracking'. La fracturación hidráulica estaba prohibida en el país desde 2019 debido a la polémica que suscita debido a problemas medioambientales como movimientos sísmicos y contaminación. Otros países como Francia o España también lo han prohibido. Sin embargo, desde Downing Street han desenterrado esta práctica debido a que fortalecer el suministro energético es "una prioridad absoluta".

La prohibición de 2019 se dio en medio de un alud de críticas debido a que se registraron diversos temblores y, en último término, un terremoto de magnitud 2,9 en la región con mayor presencia de fracturación hidráulica de todo Reino Unido. Cuando el Gobierno de Boris Johnson aprobó la prohibición, aseguró que solo la levantaría "si se podía demostrar categóricamente que el proceso es seguro". Sin embargo, el nuevo Gobierno de Liz Truss asegura que ese mecanismo de producción puede ser la clave para maximizar las reservas e, incluso, lograr ser un exportador de energía al combinar la producción con nuevos proyectos de hidrógeno y energías renovables.

El ministro de Energía y Empresa, Jacob Rees-Mogg, explicó esta medida afirmando que "a la luz de la invasión ilegal de Ucrania por parte de Vladimir Putin y la militarización de la energía, fortalecer nuestra seguridad energética es una prioridad absoluta" Para llegar allí, "necesitaremos explorar todas las vías disponibles para nosotros a través de la producción solar, eólica, de petróleo y de gas, por lo que es correcto que hayamos levantado la moratoria [sobre el 'fracking'] para utilizar cualquier fuente potencial de gas doméstico".

Rees-Mogg, durante su intervención en el Parlamento, ha defendido de forma activa el impulso de la fracturación hidráulica en Reino Unido, avisando de que "parte de la oposición al 'fracking' está siendo financiada por Putin" para que Europa mantenga su dependencia energética de Rusia.

Una de las preguntas, sin embargo, es si el proceso llegará a tiempo para salvar el duro invierno que se avecina. El actual ministro de Hacienda, Kwasi Kwarteng, dijo hace unos pocos meses, cuando era él ministro de Energía, que "incluso si levantáramos la prohibición del 'fracking' mañana, tardaríamos hasta una década en lograr los volúmenes necesarios para que fuera rentable, y lo haríamos a un alto coste para nuestras comunidades".

Críticas desde el Partido Conservador

La medida ha despertado una amplia polémica de inmediato. El Partido Conservador se presentó a las elecciones en 2019 con la promesa de implantar una moratoria contra este proceso, ante las numerosas críticas que había recibido. "Estableceremos una moratoria sobre el 'fracking' en Inglaterra con efecto inmediato, tras haber escuchado a las comunidades locales", decía el texto. Numerosos diputados 'tories' ya han expresado su oposición a la medida, muy impopular entre el público. Pero la idea de la flamante primera ministra es tomar todas las decisiones impopulares de entrada, y esperar a que empiecen a dar resultados positivos antes de las elecciones, que se esperan en verano-otoño de 2024.

Al margen del 'fracking', Reino Unido limitará los precios mayoristas del gas y la luz para consumidores, tanto empresariales como domésticos, con el fin de salvar un invierno que cada vez para más crítico. La idea de esta medida, según Truss, es reducir sensiblemente el actual precio máximo del mercado mayorista de 242 euros por megavatio hora en la luz y 86 euros para el gas. Según las previsiones a las que apunta el Ejecutivo, de no hacerse nada los mercados mayoristas de luz y gas ascenderían en invierno hasta los 688 y 207 euros. En ese sentido, otra de los propuestas que plantea Downing Street es fijar los precios para los hogares en una factura anual de 2.868 euros hasta 2024. El coste de la medida podría ascender a los 250.000 millones de libras en 2 años, según las estimaciones realizadas por Sky News. La industria, por su parte, lo estimaba en unos 100.000 millones al año.

comentarios5WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

delgado
A Favor
En Contra

^>

Sarta de majaderías y desinformación, eso sí bien pagadas

Cortesía del diario NIUS

La petrolera anglo-holandesa Shell ha anunciado que se retira del controvertido proyecto Cambo de extracción de gas y petróleo en el Mar del Norte, convertido en caballo de batalla de los ecologistas. Esta decisión ha generado un fuerte debate político y social en el Reino Unido sobre si se debe seguir invirtiendo en combustibles fósiles. El yacimiento petrolero de Cambo se encuentra a 125 kilómetros mar adentro de la costa de las islas Shetland, en el norte de Escocia, en una de las zonas más ricas en fósiles del Mar del Norte y uno de las reservas más profundas descubiertas en el norte de Europa (está a 1.100 metros de profundidad).

La zona está operada la compañía energética Siccar Point, que lo descubrió en el año 2001. El yacimiento de Cambo tenía licencia del Gobierno desde hacía 20 años y estaba solo pendiente de la autorización final del regulador del petróleo y gas británico (OGA), que todavía no se ha pronunciado. Siccar tenía el 70% de las acciones del proyecto y Shell el 30%. Esperaban extraer 170 millones de barriles equivalentes de petróleo y 1.515 millones de metros cúbicos de gas a partir de principios de 2022 y durante los 25 años que, calculan, pueden durar las reservas.

Puntuación 0
#1
A Favor
En Contra

Mala noticia para Putin y los Sátrapas de Oriente Medio. Tendrán que aumentar la financiación de las organizaciones ecologistas europeas.

Puntuación 2
#2
Usuario validado en Facebook
Víctor Hdez
A Favor
En Contra

Lo realmente polémico es haber cerrado tantas plantas nucleares para vendernos al gas ruso o prohibir el fracking para luego comprar petróleo a países donde no está prohibido... eso sí que es absurdo

Puntuación 1
#3
PROYECTORES.COM.ES
A Favor
En Contra

Esperemos cruce la cordura el canal de la mancha

Puntuación 0
#4
De vuelta de todo
A Favor
En Contra

Todo un síntoma de desesperación energética. Hay que apuntalar nuestro modelo de negocio como sea y al coste que sea A este lado del canal de la mancha también llegará. Es igual el color de quien gobierne pues en el fondo son todos iguales, aunque hablando de fracking y con el terremoto que viene me parece que estos planes se van a quedar en nada más pronto que tarde.

Puntuación 0
#5