Energía

Hungría apoyará el embargo de crudo ruso si recibe nuevas ayudas financieras de la UE

  • El primer ministro húngaro busca modernizar sus infraestructuras

Hungría ha comunicado que condicionará su apoyo a la propuesta de la Comisión Europea de embargar las importaciones de petróleo ruso a cambio de recibir nuevas ayudas financieras. 

Concretamente, el primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, espera que Bruselas le ofrezca "un programa de modernización en la infraestructura de abastecimiento de energía que costaría muchos miles de euros", según ha indicado el ministro de exteriores del país centroeuropeo, Péter Szijártó.

"No solo se trata de las refinerías y oleoductos, sino que también esperamos propuestas sobre el futuro de Hungría", dijo el jefe de la diplomacia húngara en un vídeo publicado en la red social Facebook.

El ministro de exteriores húngaro insistió además en que su país solo apoyaría las sanciones europeas al crudo ruso si el Ejecutivo europeo propone soluciones para modernizar sus infraestructuras de forma que aseguren el abastecimiento energético, aunque reconoció la dificultad para lograr este objetivo.

Dependencia

Hungría es un país altamente dependiente de los flujos de petróleo y gas de Rusia ya que no cuenta con salida al mar -importa el 65% del petróleo y el 85% del gas que usa-, por lo que estaría dispuesto a apoyar un embargo energético a Rusia únicamente si "se aplica al transporte marítimo del crudo y no afecta al transporte por oleoductos".

Tanto la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, como el presidente de Francia, Emmanuel Macron, han intensificado en los últimos días las conversaciones con Orbán para intentar llegar a un acuerdo que disipe sus reticencias a aprobar el sexto paquete de sanciones contra el Kremlin por la invasión de Ucrania. 

El sexto paquete, propuesto el miércoles pasado, incluye vetar las importaciones del petróleo ruso en un máximo de ocho meses, con la excepción de Hungría y Eslovaquia, que obtendrían plazos más prolongados. 

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.