Energía

El Tribunal de Cuentas Europea investigará las ayudas para las plantas de baterías

  • Los auditores quieren saber si se ha logrado el objetivo de convertir a la UE en el segundo productor

El Tribunal de Cuentas Europeo ha iniciado una auditoría para averiguar si la Comisión Europea ha desarrollado con eficacia una cadena de valor en el sector de las baterías, y si los proyectos apoyados en los Estados miembros maximizan el impacto de la financiación europea.

La auditoría se inscribe en el contexto de un rápido incremento de la producción europea de baterías previsto para 2025 y de que la UE llegue a ser el segundo productor mundial de baterías después de China.

Los auditores señalan que el incremento de la producción sostenible de baterías de la UE no solo facilitará la transición hacia una energía limpia, sino que también será la clave para la competitividad de su industria automovilística y reducirá su dependencia de los proveedores de baterías. La UE se enfrentará asimismo a la decisiva labor de asegurar el suministro de materias primas.

"Las baterías tienen gran importancia para el papel de Europa como potencia industrial clave y líder de la transición a una energía limpia, así como para su autonomía estratégica" afirma Annemie Turtelboom, Miembro del Tribunal que dirigirá la auditoría. "Evaluaremos si la acción de la UE está favoreciendo el auge de las baterías en Europa y contribuyendo a la creación de una cadena de valor competitiva y sostenible".

Para lograr la neutralidad antes de 2050, la Comisión ha optado por el desarrollo y la producción de baterías sostenibles como imperativo para Europa, y ha concedido financiación sustancial en este ámbito en los últimos años. Esta situación probablemente se prolongará en el futuro. De aquí a 2025, se espera que la producción europea de baterías se multiplique casi por diez con respecto a 2020, pasando de 44 GWh (6 % de la capacidad global) a 400 GWh.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.